Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Atrasos, protestas y conflictos ‘manchan’ programa de fertilizantes en Guerrero

Agricultores reclaman por retrasos en la entrega, mientras el gobernador acusa irregularidades. Funcionarios federales reconocen que hay rezago, pero niegan actos indebidos.
vie 09 agosto 2019 05:30 AM
Protestas en Guerrero
El gobierno de Guerrero tiene registrados más de 130 actos de protesta como bloqueos y manifestaciones, de mayo a la primera semana de agosto, por las fallas en el reparto del fertilizante.

ACAPULCO, Guerrero.— Distintas regiones de Guerrero llevan tres meses con protestas, bloqueos carreteros y frecuentes retenciones de funcionarios, debido a las inconformidades que han generado la ejecución del Programa Nacional de Fertilizantes y los retrasos en la entrega de este producto a los agricultores.

El 8 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció en Ciudad Altamirano que el programa comenzaría en Guerrero bajo un plan piloto y, de acuerdo con su funcionamiento, se evaluaría extenderlo al resto del país.

Antes del anuncio, Guerrero tenía 24 años con programas de fertilizantes ejecutados por los gobiernos federal, estatal y municipales. Este es el primer año que la Federación absorbe totalmente la compra y el reparto del producto, pero, a decir de agricultores y del gobernador Héctor Astudillo, lo ha hecho mal.

Publicidad

Para Astudillo y los productores, el gobierno de López Obrador no solo se ha retrasado en la entrega del fertilizante, sino que también ha empleado la estructura de los Siervos de la Nación —personas contratadas para levantar el “Censo del Bienestar”, con el que esta administración definirá a los beneficiarios de sus programas sociales— para hacer la distribución con fines políticos.

Incluso, Astudillo ha acusado a Jorge Gage, coordinador del programa, de no seguir las instrucciones de López Obrador y ni siquiera visitar Guerrero con frecuencia.

“No estoy satisfecho por el trato ni por el desarrollo de la operación del programa (...) Se ha fallado al incumplir la petición del presidente Andrés Manuel López Obrador en términos de que el fertilizante debería ser gratuito para todos los productores de Guerrero”, dijo el mandatario priista en una conferencia de prensa reciente.

Lee: Con 18,147 siervos, AMLO construye un censo bajo sospecha de sesgo

Los ‘baches’ del programa

El cierre del programa se tenía previsto para el 15 de julio. Ante los retrasos en la entrega, la Federación amplió el plazo hasta el 6 de agosto, pero la fecha llegó sin que se alcanzara la cobertura total. Astudillo afirmó que 70,000 campesinos se quedaron sin recibir fertilizante.

 

Pablo Amílcar Sandoval, ‘superdelegado’ del gobierno federal en Guerrero, reconoció en entrevista que no se cumplió con la meta de llegar a 400,000 productores, aunque negó que el programa y la estructura de los Siervos de la Nación hayan sido usados con fines políticos.

“Los Servidores de la Nación no han determinado montos ni beneficiarios ni inscribieron a los solicitantes (...) No son los Servidores de la Nación los que han establecido o hayan metido ruido en el programa”, dijo a Expansión Política, si bien aceptó que debe hacerse una investigación para identificar los errores en el reparto y en las propias reglas de operación.

Ante la situación, Astudillo ha pedido al gobierno federal mantener el programa. Afirma que la mayoría de los campesinos que aún no reciben fertilizante pertenece a las regiones Centro y de La Montaña, la más pobre del estado.

“Exhorto a que no se cierre y se haga el mayor de los esfuerzos por entregar el fertilizante a los auténticos campesinos. Aquí en Guerrero no existieron resistencias de grupos ni personas que se opusieran al programa. Lo que se hizo fue expresar inconformidades y ha existido disposición por parte de nosotros”, dijo.

En Guerrero, los diputados locales de Morena han defendido el programa federal, mientras el gobierno del estado, en voz también del secretario de Desarrollo Rural, Juan José Castro, ha acusado retrasos, manipulación política y falta de transparencia.

Lee: Campesinos mantienen bloqueos en nueve estados y plantones en CDMX

 

Las cifras y las protestas

Durante el arranque del programa el 8 de mayo, el secretario de Agricultura federal, Víctor Villalobos, señaló que se atendería a 400,000 pequeños productores. Sin embargo, al menos 70,000 se quedaron desatendidos.

El ‘superdelegado’ dijo en entrevista que el número de beneficiados es similar al del año pasado: 326,500, más 30,000 que afirma recibieron sus vales pero no han ido a las bodegas a recoger el fertilizante.

“Hay varios señalamientos que se hacen sobre el tema, sobre el reparto, y se debe investigar; se dice sobre las reglas de operación, pero es un tema que no se resuelve sin una investigación”, señaló.

En el terreno, los campesinos empezaron a expresar su molestia a los pocos días de que arrancó el programa. Comenzaron a manifestarse, a bloquear vialidades y a retener funcionarios para reclamar por situaciones como el retraso en la apertura de bodegas, acciones que se intensificaron a partir de julio. Según el gobernador, de mayo a la primera semana de agosto se han registrado más de 130 manifestaciones en las regiones de La Montaña, Costa Chica y Centro.

 

Campesinos han bloqueado al menos cuatro veces la Autopista del Sol y retenido tráileres, en tanto, a finales de junio, pobladores de Zapotitlán Tablas retuvieron casi dos días al alcalde, Joaquín Luciano Rosendo, y al delegado federal en esa zona, Julio Lázaro Bazán, para exigir que se atendieran sus demandas.

Al respecto, el presidente López Obrador dijo en su momento que esas protestas son de grupos que “se oponen al cambio” y a la forma en la que se reparte el fertilizante ahora, y argumentó que antes se distribuía “con moche”.

Resultados y cosechas, en el aire

Además de los retrasos, los agricultores señalan que el fertilizante entregado es para suelos ácidos, cuando en Guerrero también hay suelos alcalinos, sumado a que la semilla mejorada que han recibido no ha sido probada todavía. Al final —dicen—, esto podría derivar en que no se den las cosechas.

Ex director de Coneval explica confusión con su salario tras críticas de AMLO

El presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos estatal, Antonio Colín, dijo en entrevista que todas estas situaciones fueron advertidas al gobierno federal desde marzo pasado.

“El paquete que se entrega es considerado para el tipo de suelo ácido, y en Guerrero hay dos tipos de suelo, ácidos y alcalinos. El fertilizante entregado es ácido, es decir, no dará resultados en muchas zonas, de eso se les avisó con tiempo”, advirtió Colín.

“También por la premura hicieron un solo paquete con la semilla mejorada, de la cual el resultado no es confiable porque no ha sido probada, no se ha demostrado su calidad”, agregó.

Según el ingeniero agrónomo, el gobierno federal ha invertido 1,500 millones de pesos en el programa, cuyos resultados están en el aire. En su opinión, esto no significa que deba echarse abajo, pero sí que se la Federación necesita instalar mesas de trabajo para definir una mejor estrategia para 2020.

“Hay zonas en donde decidieron no sembrar porque se quedaron esperando el producto. Hay quienes solo tienen para su parcela lo que se les da cada año, y no es la culpa del presidente, es de los encargados, que no trabajaron bien. No se tuvo a la gente apropiada”, consideró.

Publicidad
Publicidad