Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Fuego amigo, el verdadero adversario de los presidenciables de Morena

El adversario de Morena no está afuera, sino en casa, por lo que para obtener la candidatura los aspirantes deberán sortear obstáculos que les pongan otros morenistas, advierten expertos.
lun 08 agosto 2022 06:00 AM
Candidatos de Morena 2024
De acuerdo con expertos, el verdadero adversario para Morena y sus precandidatos no está en la oposición, sino en el propio partido.

Rumbo a las elecciones presidenciales de 2024 , el verdadero adversario de Morena está en casa y no en la oposición. Hoy el partido fundado por el presidente Andrés Manuel López Obrador es una marca ganadora, por lo que prácticamente sea quien sea el candidato tiene el triunfo, casi, en la bolsa, pero antes de la contienda presidencial, los aspirantes deberán superar la lucha interna que se está dando entre morenistas, es decir, el fuego amigo.

“El principal adversario de Morena no es la oposición porque ésta se encuentra desdibujada, desarticulada y desorganizada, y en algunos casos desprestigiados, como es el del PRI”, afirma el analista político y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México, Édgar Ortiz Arellano.

Publicidad

Desde que se dio el banderazo de salida con rumbo a las elecciones del 2024, Morena ha convocado a la unidad. Primero lo hizo en un evento en Toluca, Estado de México, cuna del priismo y del otrora grupo Atlacomulco, en el que tres de las corcholatas (Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Ricardo Monreal) mejor posicionadas centraron su discurso en la unidad. El segundo capítulo fue en Coahuila, donde el próximo año también habrá elecciones, desde esas tierras nuevamente el llamado fue a la unidad interna.

En ambos eventos, se pidió “piso parejo”, “reglas claras”, lo que a decir de analistas políticos consultados es una muestra de la lucha interna que ya se está viviendo en esa fuerza política.

“Hay una unidad forzada porque Marcelo Ebrard ha exigido piso parejo. Si realmente se cree que va a haber unidad, uno no le pone la sombra de la duda”, refiere Roberto Alonso, analista político de la Ibero Puebla.

Aunque faltan 22 meses para la elección de 2024, las expectativas de triunfo hoy favorecen a Morena, por lo que más que preocuparse por la oposición, sus esfuerzos deben estar centrados en evitar fracturas que dañen la competitividad del movimiento, reto nada fácil porque en el partido hay varios frentes abiertos y voces que acusan de inequidad, imposición y falta de reglas claras.

Gustavo López Montiel, profesor de Ciencia Política en la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, sostiene que en Morena confluyen experredistas, expriistas y morenistas, lo que dificulta su vida interna y la generación de acuerdos.

 

“Es un partido que tiene un origen muy diverso, una de sus principales debilidades es que las corcholatas reflejan esas diferencias: Claudia Sheinbaum, que es apoyada por morenistas duros; Marcelo Ebrard, que es apoyado por políticos que provienen de otros partidos, pero con posiciones más modernas; Monreal, a pesar de que es uno de los fundadores no es de los grupos duros. El secretario de Gobernación, que tiene un pasado en el PRI aunque es cercano a a López Obrador. Esto hace que la configuración de fuerzas sea muy diversa y que cualquiera que quede como candidato pueda generar una fractura interna”, explica.

Conforme más se acerque el proceso de selección de candidato, el “fuego amigo” será más frecuente, sin embargo, los especialistas sostienen que ello podría causar daños al partido.

“Lo más sensato es ver fuego amigo cercano a la fecha de la designación del candidato porque si empieza en breve habrá más desgaste y eso le terminará cobrando factura a Morena quede quien quede. Los meses que vienen va a seguir prevaleciendo el mensaje de la unidad, el mensaje de que Morena está conquistando el país, que está avanzando territorialmente, y ya cercano a la fecha de la designación podamos ver algunos señalamientos. Se irán con cuidado, sin embargo harán lo que tengan que hacer para obtener la candidatura de Morena”, alerta Roberto Alonso.

Para atacar a sus contrincantes, cada morenista “echará mano” de las debilidades de sus compañeros de partido.

A decir de los expertos, la de Ebrard será el incidente de la Línea 12 del Metro; de Sheinbaum es la derrota de Morena en la capital del país de 2018 (la más significativa que ha tenido el partido en su historia); la de Monreal es ser considerado como el “rebelde” y la sombra de “traición” que contribuyó a que el partido perdiera espacios clave en la capital del país. En tanto que a Adán Augusto López se le podría criticar por lo que haga en su paso por la Secretaría de Gobernación o por su cercanía con el presidente de la República.

 

Cada una de las corcholatas está buscando crecer. Entre más tiempo, más posibilidades hay de posicionarse en busca de la candidatura. El propio presidente Andrés Manuel López Obrador les ha autorizado construir sus plataformas, solo les ha pedido no desatender sus responsabilidades.

“El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un margen de decisión de quién será el candidato, pero él también los deja jugar para ver qué apoyos reúne cada uno, eso explica el esfuerzo que hacen visitando los estados. Hay un esfuerzo de las corcholatas de estarse haciendo de apoyos, que son indispensables para que López Obrador tome la decisión, por eso par a los presidenciables es necesario hacerse de ciertas estructuras”, considera Javier Rosiles, columnista de Expansión Política.

El reto del partido es llegar a la elección de su candidato lo menos fracturado para contender el primer domingo de junio de 2024, de lo contrario, la oposición podría resultar favorecida.

“También hay que cuidar la causa y un ataque demasiado frontal, incisivo o agudo entre los presidenciales puede ser contraproducente y representar el oxígeno que hoy no tiene la coalición opositora”, advierte Roberto Alonso.

El presidente va a tener que asegurarse que exista la disciplina suficiente para que los problemas no generen divisiones que afecten los resultados de 2024”
Édgar Ortiz Arellano, analista político y catedrático de la UNAM.

Publicidad
Publicidad