Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El PRI se hunde de cara al 2024: ahora, solo encabezará tres estados

De 19 entidades que gobernaba en 2015, para este 2022 solo lo hará en Durango, Edomex y Coahuila, los dos últimos con elecciones el próximo año.
lun 06 junio 2022 03:30 PM
Alejandro Moreno en el PRI
En la dirigencia de Moreno, se incrementaron las derrotas del tricolor.

Lejos quedaron aquellos festejos en los que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se jactaba de gobernar en todo el país: tras la jornada electoral de este 5 de junio, se perfila a mantener solo Estado de México y Coahuila, que tendrán elecciones el próximo año, y Durango, donde no ganó solo sino con sus aliados de Acción Nacional (PAN) y del Revolución Democrática (PRD), hasta hace algunos años fuerzas políticas antagónicas.

Desde la aparición de Morena en las boletas, el PRI ha ido perdiendo uno a uno sus estados, algunos de ellos en los que por más de 90 años no había habido alternancia, como el caso de Hidalgo. De 19 entidades que gobernaba en 2015, al tricolor solo le quedan tres, gobernando a 21.9 millones de personas, el 17% de la población total, sobre todo por la cantidad de población en el Edomex.

Publicidad

Al cierre de la casillas, el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas “Alito”, festejó con el priista Esteban Villegas, virtual gobernador de la entidad con más del 54% de los votos. Pero en esta ocasión, a diferencia de cuando ostentaba el reconocimiento de "partido hegemónico", pudo ganar de la mano del PAN –partido en el poder en la entidad– y el PRD.

En entrevistas, Moreno Cárdenas señaló que la coalición es potente, pero reconoció que hay que afinar la estrategia y empezar a trabajar ya en la elección del Estado de México y Coahuila, los dos estados en los que aún gobierna y que tendrán cambio de gobierno en el 2023. Y sobre todo hacia 2024, año en el que podrían llegar con solo un estado bajo sus siglas.

“Creo que la coalición tuvo la oportunidad de demostrar que tenemos capacidad, que tenemos proyecto, que vamos juntos”, dijo en entrevista con Noticieros Televisa, en tanto que en Radio Fórmula afirmó: “claro que hay tiro para el 2024 y les vamos a ganar la presidencia de la República”.

No obstante a las frases triunfalistas, con “Alito” en la dirigencia el PRI ha perdido 10 estados a manos de Morena y sus aliados, en los últimos tres procesos electorales y recuperado solo uno. En 2019, cuando él asumió la presidencia del CEN, el PRI gobernaba en 12 entidades, ahora solo en Durango, Estado de México y Coahuila.

En 2016, el PRI perdió seis estados en manos de sus ahora aliados del PAN (Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz), y recuperó Oaxaca, que estaba gobernada por Gabino Cué, de Movimiento Ciudadano, lo que fue suficiente para que el entonces líder Manlio Fabio Beltrones renunciara.

Entonces, Enrique Ochoa , exdirigente de la CFE, asumió la tarea de dirigir al partido rumbo a las elecciones de 2017 y las presidenciales de 2018, en medio de altos niveles de inseguridad y de corrupción. El líder renunció antes de concluir la campaña de José Antonio Meade para darle oportunidad a un priista de cepa, René Juárez , de multiplicar esfuerzos. Los resultados no fueron positivos, pues obtuvieron la votación presidencial más baja en la historia del partido y la casi desaparición de los priistas en el Congreso de la Unión. Entonces, también renunció el hoy difunto René Juárez al frente del partido y Claudia Ruiz tomó las riendas hasta que “Alito” asumió.

Publicidad

Las derrotas para el PRI en 2022

Si bien el PRI festejó el triunfo en Durango, una entidad gobernada por el PAN –su ahora aliado, en Oaxaca e Hidalgo–, sus candidatos fueron derrotados por los abanderados de Morena. En el caso de Hidalgo, se trataba de la propia secretaria general del partido, Carolina Viggiano, quien compitió por la alianza opositora.

“Hay que decirlo fuerte y claro, en esta elección tuvimos una descarada intromisión del gobierno federal, el proyecto del candidato morenista no fue mejor que el nuestro, se escudó en el marketing y sombra de su protector”, aseguró Viggiano en un mensaje por la noche, cuando los resultados preliminares no le favorecían.

Aunque en Hidalgo se rompieron más de 90 años de gobiernos priistas, pues el partido no había perdido en ninguna elección, el virtual ganador de la contienda Julio Menchaca se formó en las filas del tricolor. Mientras que en Oaxaca, el morenista Salomón Jara venció al candidato de la coalición PRI-PRD, Alejandro Avilés, de quien dicen es cercano.

La consultora Spin planteó que las derrotas en Hidalgo y Oaxaca muestran que “la base electoral del PRI se ha trasladado hacia Morena, lo cual deja en una situación de fragilidad a la alianza opositora, y de eventual desaparición del propio PRI”.

Pero para el politólogo Javier Rosiles, no es “el fin” para el partido, aun cuando llegaría debilitado para los comicios próximos y rumbo al 2024. “Ya solamente le quedan el Estado de México y Coahuila, yo no creo que esto sea el fin del PRI, pero claro que se le quitan bastiones importantes”, aseguró en la mesa de análisis Decisión 2022 de Expansión Política.

Publicidad

Ambas entidades tuvieron un factor en común que refuerza la idea de que los priistas se están mudando a Morena: los actuales gobernadores Omar Fayad, de Hidalgo, y Alejandro Murat, de Oaxaca, fueron señalados por “vender la plaza” y de ser cercanos al presidente Andrés Manuel López Obrador.

“El PRI solo ha aportado derrotas a la alianza opositora, no solo por la realineación de su base electoral hacia Morena, sino quizá porque la escasa movilización el día de la elección es un acuerdo con los gobernadores para que una vez que terminen sus periodos, obtengan a cambio algún beneficio”, señaló en un análisis Luis Estrada.

Y es que en las elecciones pasadas, al menos tres gobernadores del PRI que perdieron en los procesos electorales ante morenistas, fueron propuestos como embajadores o cónsules. Tal es el caso de Claudia Pavlovich, exgobernadora de Sonora, que ahora es cónsul con Barcelona; de Quirino Ordaz, exgobernador de Sinaloa, ahora embajador en España, y de Carlos Aysa, exgobernador de Campeche, que fue nominado para embajador de República Dominicana.

Publicidad
Publicidad