Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Bancadas miden fuerzas entorno a la contrarreforma eléctrica propuesta por AMLO

Solo PAN y Movimiento han dicho “no” a la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador, mientras que el PRI y el PRD aún lo piensan.
lun 04 octubre 2021 04:25 PM

Sesión ordinaria semipresencial de la Cámara de Diputados.
El Partido de la Revolución Institucional (PRI) será clave en las negociaciones del Congreso para aprobar las reformas impulsadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI), cuyos votos serán indispensables para que prosperen reformas constitucionales en esta 65 Legislatura, condicionó su apoyo a la contrarreforma eléctrica, hasta que se realice un “debate público” sobre sus efectos.

Sin el respaldo de los 71 diputados del PRI, esa reforma constitucional no podrá concretarse. Todo el bloque de la autodenominada “cuarta transformación” reúne 277 votos, sin embargo, aún le faltan 57 para alcanzar la mayoría calificada que es de 334, es decir, dos terceras partes de los 500 diputados.

Publicidad

Morena tiene 201 diputados que, junto con los 33 del Partido del Trabajo (PT) y los 43 del Verde Ecologista (PVEM) suman 277 votos. Ni los votos del Partido de la Revolución Democrática (PRD) ni los de Movimiento Ciudadano (MC) le permitirían alcanzar ña mayoría calificada, por lo que todo quedará en suspenso, en espera de la definición del PRI.

El presidente Andrés Manuel López Obrador deberá esperar hasta que el tricolor defina su postura respecto a la contrareforma eléctrica, enviada el pasado viernes 1 de octubre a la Cámara de Diputados, con la que busca “recuperar la rectoría del Estado” en el sector eléctrico.

El presidente nacional del tricolor, Alejandro Moreno, recordó que la Cámara de Diputados no ha instalado comisiones, por lo que aún no puede dictaminar la iniciativa –que busca revertir la reforma eléctrica apoyada por el PRI en el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto-.

En entrevista radiofónica con Ciro Gómez Leyva, el priísta descartó que su partido esté bajo coacción del gobierno federal y sus investigaciones sobre varias figuras de ese partido.

“A nosotros no nos asustan ni nos amedrentan, lo hemos dejado claro. Somos un partido político firme. Estamos convencidos de que hoy tenemos que ir al debate público con responsabilidad”.

El PRI se sostendrá en la necesidad de organizar u convocar a la realización de un “parlamento abierto, como expresó desde el viernes en cuanto se conoció la propuesta, del Ejecutivo federal, misma que revertirá la reforma peñanietista avalada en 2013 por PRI, PAN, PVEM y Nueva Alianza.

La iniciativa presidencial plantea reformar los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución para suprimir el Consejo regulador (CRE) y el Consejo Nacional de Hidrocarburos, reincorporar el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) a la Comisión federal de Electricidad (CFE), someter a los generadores privados a la CFE y cancelar los certificados de energías limpias.

Publicidad

PAN rechaza reforma

El día que el presidente remitió su iniciativa a San Lázaro, la bancada de diputados del Partido Acción Nacional (PAN) anunció su voto “totalmente en contra de la propuesta de reformas” por cinco razones. El instituto político explicó que ésta atenta contra el libre mercado, aumenta el control del Estado en el sector “y perjudica a las familias mexicanas”.

El grupo parlamentario, que lidera el diputado Jorge Romero Herrera, agregó que desaparecerán los órganos reguladores del sector, “violarán" los tratados internacionales y cancelarán las certificaciones de energías limpias.

De acuerdo con la bancada panista, la reforma es “expropiatoria” y de aprobarse generará pérdida de empleos, no solo por la cancelación de proyectos aprobados en generación de energías limpias, sino además por la pérdida de confianza de quienes pretendían invertir en México.

"(En el PAN) no vamos a acompañar ninguna reforma que genere ningún tipo de retroceso, ninguna reforma que provoque que se encarezca el costo de la energía, que se ponga en riesgo el tener la energía eléctrica o que se controle”, declaró el líder del PAN, Marko Cortés.

Otra bancada que anticipó su rechazo a la iniciativa presidencial fue Movimiento Ciudadano (MC), aunque con 23 diputados no haría la diferencia en contra o a favor de las reformas.

Jorge Álvarez Máynez, líder de los diputados de MC, aseveró que “el problema de la reforma eléctrica no es limitar la participación privada al 46% del mercado. El problema es que, bajo esos términos, van a acabar con la inversión privada” y al cancelar los certificados de energías limpias “quieren destruir el país de nuestras hijas y de nuestros hijos”.

En Twitter, le legislador criticó con ironía los “foros” que el PRI quiere realizar para determinar el sentido de su voto sobre la reforma eléctrica.

Al igual que el PRI, Luis Ángel Espinosa Cházaro, coordinador de la bancada del PRD, dijo que analizarán “detenidamente y con cautela” la propuesta presidencial, pero no se aceptará si hay afectaciones a los ciudadanos. El líder nacional de ese partido, Jesús Zambrano, ha guardado silencio.

La propuesta de López Obrador coincide parcialmente con la postura perredista de rechazo a la reforma energética de Peña Nieto que fue aprobada en 2013, pero, los 14 votos -por ausencia de un diputado que no ha rendido protesta-, no harían diferencia para la aprobación de las enmiendas.

Publicidad

El PRI también será factor en el Senado

En caso de que la contrarreforma sea aprobada por la Cámara de Diputados deberá pasar al Senado, donde Morena y aliados tampoco tienen mayoría calificada indispensable para modificar la Constitución.

En esa Cámara el margen es más reducido, pues Morena, PT, Encuentro Social y PVEM suma 76 senadores (de 128), y requiere 9 para lograr los 85 que son mayoría calificada de dos terceras partes.

El bloque perdió al menos dos votos, de los senadores Germán Martínez y Nancy de la Sierra, quienes se salieron de la bancada de Morena y podrían votar en contra, como lo hicieron el 2 de marzo en contra de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que buscó, vía ley secundaria, lo que ahora se pretende con la enmienda constitucional.

Del llamado grupo parlamentario Plural se anticipan al menos 4 de 5 votos de rechazo a la propuesta del presidente López Obrador, sumados a los del senador Emilio Álvarez Icaza y el panista Gustavo Madero. Alejandra De León sí votaría con Morena.

El bloque opositor, que ya ha expresado su rechazo a la propuesta, lo formarían 24 del PAN y 8 de MC (32 votos), más los tres plurales (35).

En espera queda el PRI con sus 13 votos y el PRD con tres. El bloque morenista sólo necesita 9 para que la iniciativa pase por el Senado y tendrían que ser, como en el caso de la Cámara de Diputados, del tricolor.

De pasar la contrarreforma energética por las dos cámaras, solo se requerirá al menos la mitad más uno de los Congresos locales, es decir, 17. Y Morena y sus aliados sí tienen mayoría en 20 congresos estatales.

Publicidad
Publicidad