Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"Dejé entrar a dos rateros a mi edificio porque iban disfrazados de fumigadores"

Este nuevo modus operandi de delincuentes se basa en aprovechar el estado de vulnerabilidad de algunas personas tras eventos como los sismos. Te relatamos 3 historias.
vie 23 septiembre 2022 04:47 PM
robo-casa-habitacion-.png
Algunas personas aprovechan momentos de confusión como los sismos, además de la buena voluntad de las personas para cometer ilícitos.

“El 19 de septiembre de 2022, después del sismo, entre las 4 y 5 de la tarde, yo salí de mi departamento, para ir a ver a mi familia, y al salir del edificio (cuya puerta principal) se abre y cierra con llave, había dos personas, no mayores de 30 años, iban con chaleco y cargando un tanque, en cuanto me vieron que iba a salir tomaron sus cosas como para entrar, y les pregunté si iban a entrar y me dijeron que sí, y ya los dejé pasar, pero me les quedé viendo, traían puesto un chaleco que en la espalda decía algo de 'fumigación no sé qué', incluso, observé que el logo comenzaba con la letra S”...

Sin embargo, no lo eran, todo fue un engaño. Situaciones como los sismos son aprovechados por delincuentes, quienes se visten con algún atuendo que les hace parecer trabajar en algún oficio o profesión con la finalidad de timar y aprovecharse de las buenas intenciones de las personas. Te relatamos tres hechos.

Publicidad

Daniel recibió una llamada de la persona que le renta su departamento ubicado en la alcaldía Azcapotzalco quien le cuestionó si había dejado ingresar a dos personas en la tarde aproximadamente a las 17:00 horas de este lunes, cuando los habitantes de la Ciudad de México resintieron un temblor de magnitud 7.7, a lo que él joven respondió que sí.

“(Entre) dos o 3 horas después me marcó la persona que me renta el departamento y me comentó, ´oye, ¿tú dejaste pasar a dos personas hace rato?´ Es que eran rateros, querían pasar a un departamento, (aunque) no pasó nada, no pasó a mayores”, relata Daniel.

Sin embargo, y a pesar de que no se consumó el delito, el hombre de 33 años sí se sintió culpable al enterarse de que había dejado ingresar al edificio en donde vive a dos presuntos delincuentes y, con ello, poner en riesgo a sus vecinos.

“Sentí pena y miedo, porque sentí que había expuesto a mis vecinos. Por descuido, confusión, dejé entrar a dos rateros al edificio donde vivo disfrazados como fumigadores”, comentó cabizbajo el joven al dar su testimonio a Expansión.

Ingresan vestidos con atuendos de trabajo

Un caso similar vivió Yared, aunque no durante algún sismo, sino en la pandemia de covid-19. Hace aproximadamente dos años en la zona de Acoxpa, alcaldía de Tlalpan en la Ciudad de México, cuando vivía junto a dos roomies.

“Un sábado, un hombre y una mujer entraron al edificio vestidos de 'doctores', diciendo que harían encuestas de salud, y como era un tema de salud, la vigilante los dejó pasar, pues además de ir vestidos como doctores, y enseñar credenciales de un centro de salud, también portaban un contenedor tipo hielerita”, relata la mujer de 32 años.

La licenciada en administración financiera cuenta que anduvieron tocando en los diferentes departamentos que conforman los edificios que en su mayoría son habitados por trabajadores que regresan por las noches de sus actividades, además de que algunos son rentados en plataformas como Airbnb.

“Era sábado, a mí no me tocaron (la puerta, pero) sí anduvieron tocando en diversos departamentos, le tocaron a mi vecino de arriba”, explica la joven quien también detalla que la vigilante fue despedida tras los hechos, ya que el guardia de planta comentó que no podía conocerse si ingresaron con la intención de robar, además de poner en riesgo la integridad de los habitantes.

Yared concluye que tal vez estaban haciendo un tipo "sondeo", con la finalidad de detectar qué departamentos estaban ocupados, los habitantes de éstos, y algo que llamó la atención fue que además de ir con batas blancas, portaban gorras, tal vez con la finalidad de no ser identificados ya que al interior del edifico hay algunas cámaras.

 

Robo a casa habitación con monto de 200,000 pesos aproximadamente

Cynthia recuerda que en enero de este año su suegra fue víctima del delito de robo a casa habitación por parte de dos mujeres que llegaron a la vivienda ubicada en la colonia San Juan de Aragón Tercera Sección, alcaldía Gustavo A. Madero, para solicitar empleo de limpieza.

“Fue en la casa de la abuelita de mi esposo, cuando por la mañana dos mujeres tocaron en la vivienda, ella les abrió y le comentaron que llegaron recomendadas por el señor de la basura, a quien conocemos de años y quien ya nos había recomendado personal para hacer limpieza, por lo que no dudamos”.

“Ellas le comienzan a platicar que son de Oaxaca, que no tienen donde comer, ni dormir, y que necesitaban el trabajo, por lo que la abuelita de mi esposo le marca a mi suegra para comentarle sobre las mujeres recomendadas”, recuerda la joven quien estudió Administración.

Después de que la señora llega a la vivienda y habla con las mujeres deciden contratarlas, y las lleva a su casa para mostrárselas y explicarles sus labores. La familia regresó a la casa de la abuelita para comer y dejaron a las mujeres solas, lo cual fue aprovechado para cometer el ilícito.

“Los integrantes de la familia comienzan a revisar las cámaras de seguridad de la casa, pero no las ven, por lo que se regresan rapidísimo, y ya se habían llevado pertenencias de mano, aparatos electrónicos, y demás bienes. Todo en bolsas negras”, detalla la mujer de 28 años.

A través de las cámaras de seguridad de los vecinos, pudieron observar que se retiraron del lugar a pie cargando las dos bolsas con lo robado, cuyo valor oscila los 200,000 pesos.

“A pesar de que interpusimos la demanda correspondiente ante las autoridades, entre la Ciudad de México y el Estado de México se echaban la bolita sobre a quién le correspondía darle seguimiento a la carpeta de investigación, no hubo resultados, a pesar de estar yendo a la delegación por tres semanas”.

“Además las seguimos con unos audífonos de mi cuñado y logramos ubicarlas por la avenida Zaragoza las autoridades nos decían 'no recibimos la denuncia en la CDMX', o 'no permite en el Estado de México'”, al final desistieron, expresa.

 

Víctimas de delito en 2020

Este último caso refleja uno de los delitos que sí se consuman: el robo a casa habitación, que esta contemplado en una encuesta sobre delincuencia que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Durante 2020, 28.4% de los hogares del país tuvo, al menos, una víctima de delito, de acuerdo con la edición 2021 de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) del Inegi .

La encuesta detalla que 10.4 millones de hogares, algún integrantes fue víctima de un delito, esto, de un total de 36.6 millones de hogares estimados.

Los delitos que contempló dicha encuesta son:

  • Robo total de vehículo
  • Robo parcial de vehículo
  • Robo en casa habitación
  • Robo o asalto en calle o transporte público
  • Robo en forma distinta a las anteriores (como carterismo, allanamientos, abigeato y otros tipos de robo)
  • Fraude
  • Extorsión
  • Amenazas verbales
  • Lesiones
  • Otros delitos distintos a los anteriores (como secuestros, delitos sexuales y otros delitos)
Publicidad
Publicidad