Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Microbuses: entre el aumento de tarifa y una lenta modernización

El Gobierno de la CDMX busca chatarrizar cuatro veces más micros de lo que ha logrado en tres años de la actual administración; especialistas consideran necesario dejar esquema hombre-camión.
mié 15 junio 2022 06:00 AM
Microbuses se llenaron al no funcionar el metro de la Línea 4.
Alrededor de 17,000 microbuses, la mayoría modelos de 1992, aún circulan en la Ciudad de México.

Los microbuses, pequeños camiones pintados de gris y verde, circulan por la Ciudad de México pese a tener 30 a más años de antigüedad y son uno de los principales transportes en el Valle de México.

Con el incremento de un peso en la tarifa a partir de este 15 de junio, una de las exigencias del Gobierno capitalino es entrar al programa de sustitución de unidades.

Publicidad

Sin embargo, a mitad de la actual administración apenas se han remplazado 1,214 microbuses y siguen dando servicio alrededor de 17,000, de acuerdo con cifras dadas a conocer por la Secretaría de Movilidad (Semovi).

Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno, tiene el objetivo de chatarrizar y sustituir 6,000 microbuses para 2024.

Víctor Alvarado, coordinador de Movilidad en El Poder del Consumidor, señala que el avance en la sustitución de los micros en la ciudad ha sido lento, pero uno de los principales factores ha sido la dificultad para llegar a acuerdos entre los propios líderes y organizaciones de transportistas.

“Pese a que llevamos 15 años en este proceso, muchos de los frenos han sido de parte del sector transportista, los mismos que han visto exigiendo un aumento de tarifa. Los retrasos han sido por parte de ellos que en el proceso de negociación, de consolidar nueva rutas, eso incluso llega a tardar hasta un año o año y medio”, explica en entrevista.

Sería interesante que estas negociaciones de la tarifa se aprovecharan para acelerar esta modernización, que sí se ha logrado parcialmente pero no a la velocidad que quisiéramos. Queda poco menos de dos años y medio de gobierno y todavía hay bastantes unidades de este tipo circulando".
Bernardo Baranda, director para Latinoamérica de ITDP

 

El Gobierno de la ciudad decidió con el aumento de tarifa retirar el bono de combustible de entre 4,000 y 6,000 pesos al mes, mientras mantiene el apoyo para sustitución de los vehículos que va de 300,000 a 450,000 pesos, según el tipo de unidad.

No obstante, para cambiar la forma en la han operado los microbuses durante más de tres décadas tendrá que ir más allá del incremento en la tarifa, señala Bernardo Baranda, director para Latinoamérica del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP, por sus siglas en inglés.

“El problema no comenzó con esta administración, son inercias ya de muchos años en las cuales estas unidades operan sin una regulación estricta y sin mucho apoyo de las autoridades fuera de los bonos de gasolina y de chatarrización.

“No se tienen indicadores en tiempo real para estarlos supervisando, que no excedan límites de velocidad, que obviamente los conductores tengan licencias para conducir, que no trabajen horas en exceso y también el propio modelo, que pase de hombre-camión a empresa”, sostiene el especialista.

 

Actualmente, los microbuses operan bajo el esquema hombre-camión, en el cual una persona es dueña de una o varias unidades que son trabajadas por choferes (en ocasiones sin contrato ni seguridad social), cuyo ingreso depende del número de pasajeros que recogen.

Bajo el esquema de empresa, puede haber uno o varios socios que poseen las unidades, pueden realizar el cobro a partir de la Tarjeta de Movilidad Integrada y los choferes tienen un sueldo fijo, así como prestaciones laborales.

Baranda señala que el cambio al esquema de empresa facilita la integración con otros sistemas de transporte, establecer mejores estándares de operación y de imagen, así como tener un sistema de recaudo centralizado.

Incluso, el aumento de tarifa –de un peso– que fue considerado insuficiente por el mismo grupo que lo exigía, la Fuerza Amplia de Transportistas, será insuficiente si no existe una planeación en el aspecto financiero, señala Alvarado, lo que forma parte de la transición hacia el esquema de empresas.

 

“Esto radica en que no hay una cultura financiera de saber administrar y gestionar los recursos. Pasa con muchos corredores hombre-camión: tienen más unidades de lo que la demanda realmente requiere; cuando siguen apostando por operar con ese parque vehicular, simplemente los números nunca les van a dar”, sostiene el experto del Poder del Consumidor.

Apunta que es necesario, además de sustituir el número de vehículos, reducir su número y bajar sus frecuencias, definir horarios y paradas, así como profesionalizar a los conductores.

De lo contrario, si lo único que cambia son las unidades, pero se mantienen los mismos errores y vicios en su operación, será un esfuerzo que quedará a medias.

“Es necesario avanzar en este proceso de sustitución de unidades con la necesidad de que se estructuren como empresa, porque lo que no es válido es que se compren autobuses nuevos y que operen bajo las mismas condiciones porque se echaría a perder algo que tiene mayor potencialidad para los usuarios y para el servicio de transporte público”, advierte el coordinador de Movilidad del Poder del Consumidor.

Para este 2022 se plantea crear cuatro nuevos corredores de transporte concesionado con 272 microbuses que sacarán de circulación 1,418, según indicó el secretario de Movilidad, Andrés Lajous, al presentar el Programa Integral de Movilidad Sustentable 2019-2024 el pasado 7 de junio.

Nuevos corredores en CDMX para 2022:

  • División del Norte-Vertiz: Benito Juárez y Tlalpan
  • Prolongación División del Norte: Xochimilco y Milpa Alta
  • Aragón: Gustavo A. Madero
  • Zona de Culhuacanes: Coyoacán e Iztapalapa
Newsletter
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad