Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Puedo beber el agua de la llave en la CDMX? Esto dicen los expertos

México disputa con Tailandia el puesto como el mayor consumidor de agua embotellada entre 150 países, de acuerdo con Statista, un portal de estadísticas,
vie 15 abril 2022 06:00 AM
Una gota de agua sale de una llave.
La calidad del agua cambia en la CDMX, según la alcaldía e incluso la colonia. En Iztapalapa, hay presencia de metales pesados, según el gobierno.

Al abrir la llave de cualquier hogar en la Ciudad de México el agua que sale es considerada potable; es decir, adecuada para el uso y consumo humano.

Sin embargo, la calidad del líquido puede variar en las alcaldías e incluso, las colonias, por lo que especialistas llaman a tener precaución si se toma la decisión de beber el agua del grifo.

Publicidad

¿Bebemos agua de la llave?

Mientras en ciudades como Los Ángeles, Estados Unidos, es común servirse un vaso de agua directo de la llave, en la Ciudad de México sus habitantes suelen beber e incluso cocinar con agua de botella o garrafón.

México disputa con Tailandia el puesto como el mayor consumidor de agua embotellada entre 150 países, con 274 litros consumidos por habitante al año en 2020, de acuerdo con Statista. El 81% de los mexicanos consume agua embotellada, según una encuesta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizada en 2011.

En la capital, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex) monitorea el agua con el fin de que sea segura para su consumo, por lo cual en teoría se podría beber directo de la llave.

¿Cuál es la calidad del agua en la ciudad?

La calidad del agua varía según el lugar de la ciudad en la que se viva. En Iztapalapa, la demarcación más poblada con 1.8 millones de habitantes, se encontró la presencia de metales pesados en 50 pozos analizados por investigadores de la UAM Iztapalapa.

 

Justo es la presencia de estos metales que al salir de los pozos y tener contacto con el aire al llegar a los hogares se oxidan, lo que da un color amarillo o café y un olor desagradable al agua, explica Judith Cardoso, académica del departamento de Física de la Unidad Iztapalapa.

“Nuestros estudios indican que el agua tiene ese mal olor y mal color porque tiene en exceso dos metales con esas características y es por el tipo de terreno donde se extrae, que es rico en hierro y manganeso”, comenta en entrevista con Expansión Política.

Enfermedades que puede causar tomar agua de la llave

Los metales pesados, con probabilidad de estar contenidos en el agua, pueden tener consecuencias en la salud.

“Se van acumulando en diferentes partes de nuestro organismo como el hígado y pueden producir una serie de problemas, desde gástricos hasta cáncer e incluso la muerte. Por eso es importante estar atentos a que estos metales no se encuentren en el agua que estamos consumiendo”, detalla.

¿Se puede beber agua de la llave? La académica de la UAM Iztapalapa considera que al menos en esta demarcación no es recomendable.

“En la alcaldía Iztapalapa, que es donde lo hemos estudiado, no es factible tomarla porque tiene en exceso estos metales, más allá de lo que establece la norma”, sostiene en referencia a la NOM-127-SSA1-1994.

 

Los signos de alerta en los pozos

Un estudio de la UNAM advierte la presencia de otros metales pesados en 107 pozos de distintos puntos de la ciudad, por lo que se presenta una mayor vulnerabilidad en relación con calidad del agua se ubican en las delegaciones Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco, Coyoacán y menor grado Milpa Alta y Azcapotzalco.

“Una tendencia de incremento significativa se observó para la concentración de arsénico en 56 pozos, para el Boro en 23 pozos, para el Fierro en cuatro pozos, para el Manganeso en 60 pozos y para el Plomo en 80 pozos”, se señala en la investigación "Estado actual de los mantos acuíferos, la explotación de pozos, el abasto real y la demanda actual y potencial del líquido en la Ciudad de México".

Evidencias de Arsénico, Boro y Plomo fueron encontrados en los pozos analizados del cluster 3, que abastecen al sur en alcaldías como Xochimilco, Tlalpan y Milpa Alta.

Al oriente de la capital, en el cluster 1 que corresponde a Iztapalapa y Tláhuac, se detectaron altas concentraciones de Nitrógeno amoniacal, cloruros y valores altos de pH.

 

“El Nitrógeno amoniacal es un indicador de contaminación causada por desechos humanos y animales; en este caso refleja una posible contaminación cruzada entre tuberías de drenaje y la red de distribución de agua limpia”, detalla el estudio elaborado por el Instituto de Ecología (INEC) de la UNAM y el Consejo Económico y Social de la Ciudad de México en 2018.

La vigilancia de la CDMX

En el Reporte de Calidad del Agua se analizaron 53 muestras de tomas domiciliarias en ocho alcaldías, de las cuales estuvieron dentro de los límites en dureza total, cloruros, Hierro y Manganeso las ubicadas en Benito Juárez, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero e Iztapalapa.

No obstante, se desconoce la concentración en Coyoacán, Iztacalco, Tlalpan y Milpa Alta pues simplemente indica ‘no efectuado’, en las evaluaciones realizadas por Sacmex desde el 1 de enero de 2021 al 8 de abril de 2022.

Sobre la concentración de Cloro, de 111 muestras de tomas domiciliarias en ocho alcaldías de la ciudad, en el 80% estuvieron dentro de la norma durante 2021. Se detectó un exceso en apenas seis, 89 estuvieron en el rango esperado, cinco por debajo y en 11 no se encontró cloro residual, a partir de los estándares establecidos en la NOM-127-SSA-2000.

Publicidad
Publicidad