Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Mi Beca para Empezar crece en recursos y en críticas de la oposición a Sheinbaum

De 2020 a 2022, el presupuesto de este programa social subió en 1,215% para situarse en 5,405 mdp. A la par, acumula señalamientos por posible uso electoral de cara a la elección presidencial de 2024.
dom 23 enero 2022 11:59 PM
Claudia Sheinbaum, Mi Beca
Desde finales de 2021, Sheinbaum ha encabezado numerosos actos públicos para entregar apoyos de Mi Beca para Empezar a estudiantes de diversos niveles educativos.

Mi Beca para Empezar se ha convertido en el programa insignia de la jefa de gobierno capitalina, Claudia Sheinbaum, así como en blanco de críticas, cuestionamientos y quejas de la oposición, mientras la mandataria se perfila como posible candidata de Morena a la presidencia en 2024.

La bolsa de recursos públicos de esta beca universal para alumnos desde nivel preescolar hasta secundaria se ha incrementado un 1,215% en los últimos tres años —en términos nominales—: pasó de 411 millones de pesos en 2020 hasta 5,405 millones de pesos este 2022, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Ciudad de México publicado en la Gaceta Oficial.

Publicidad

La propia Sheinbaum ha comparado su programa con la pensión para adultos mayores, iniciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en 2003, cuando gobernó la capital, y que ahora se entrega a nivel nacional a mexicanos de 65 años en adelante.

"De la misma manera que la educación es un derecho, y que todos los niños y niñas deben recibir educación (…) de la misma manera, la pensión es un derecho", dijo la mandataria al entregar tarjetas para adultos mayores en el Monumento a la Revolución, el pasado 20 de enero.

La jefa de gobierno también cambió el color de la tarjeta para estudiantes. En 2021, pasó del verde que distinguía a su administración al mismo guinda que caracteriza al gobierno federal y al partido Morena. Además, modificó el nombre del programa: Bienestar para Niños y Niñas, Mi Beca para Empezar.

Con este programa, Sheinbaum sigue el ejemplo de López Obrador para construir bases de apoyo que podrían impulsar su candidatura en 2024, señala Gustavo López Montiel, profesor de Ciencia Política en la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Instituto Tecnológico de Monterrey.

"Me parece que no solo con este programa, sino con los que el presidente López Obrador ha instrumentado como Adultos Mayores y Jóvenes Construyendo el Futuro, que entregan recursos directamente a las personas, se busca incluirles en una red de clientelismo. Es normalmente lo que ocurre en los países donde estos programas se abren de forma universal", indica el académico en entrevista con Expansión Política.

"Parece que la jefa de gobierno también está buscando articular una red en la Ciudad de México, más fuerte que las que ya existían y tenían diversos grupos políticos", añade.

Publicidad

Para el profesor del Tec de Monterrey, el problema con este tipo de becas universales es que no es posible medir si efectivamente sirvieron como un incentivo que ayudara a los beneficiarios a salir de condiciones de pobreza o marginación social.

Sheinbaum ha defendido su programa estrella, con el que marcó diferencia respecto de su predecesor, Miguel Ángel Mancera, quien tenía la Beca Niños y Niñas Talento, limitada a alumnos con promedio de 9 y 10.

"Para nosotros, un niño o una niña puede tener una calificación de 9 sencillamente porque llegó desayunado a la escuela o no llegó desayunado, o porque tuvo problemas familiares o no tuvo problemas familiares. Para nosotros, una calificación no define el talento de los niños y las niñas", afirmó Sheinbaum en conferencia de prensa el 4 de enero.

A finales de 2021, la mandataria realizó una gira por escuelas públicas junto a Luis Humberto Fernández, titular de la Autoridad Educativa Federal en la CDMX, para entregar las tarjetas a estudiantes, madres y padres, con eventos transmitidos en vivo y en medios de comunicación presentes.

La "Tarjeta Claudia" fue el nuevo nombre que dio Fernández a la tarjeta donde los estudiantes reciben la beca y el apoyo para útiles y uniformes, lo que dio pie a denuncias por posible promoción personalizada con un programa social. Los recursos ante el Instituto Electoral (IECM) han sido presentados por diputados locales del PAN y se dirigen en contra de Sheinbaum y de Fernández.

Publicidad

Jorge David Aljovín, especialista en Derecho Electoral y profesor de la Universidad Iberoamericana, explica que la promoción personalizada consiste en el uso de recursos públicos para impulsar a una persona o partido.

Luego de que el Tribunal Electoral de la ciudad (TECDMX) ordenara al IECM reponer el proceso de revisión de estas quejas, el experto señala que ahora se tendrá que analizar los hechos para determinar si se incurrió en esta falta y, en caso de ser así, si tanto el titular de la Autoridad Federal Educativa como la jefa de gobierno serían responsables.

"Hay dos escenarios: uno donde si esta persona así lo ha estado promocionando, podría ser sujeta de una sanción porque está enlazando un programa de gobierno con una funcionaria pública en este caso", expone.

"Por lo que se refiere a la jefa de gobierno, habrá que revisar si esta conducta ha sido tolerada, aceptada o forma parte de una acción concertada con la jefa de gobierno; de ser así, tendrá una sanción, pero si esto no fue así, simplemente quedará en una sanción aislada para este funcionario público", detalla.

López-Montiel considera que tanto llamar a la beca "Tarjeta Claudia" como entregar apoyos con la mandataria capitalina como protagonista sí crea una relación entre el beneficio y la persona, que podría tener una influencia posterior en el voto.

"Vincular un programa social a un nombre sí genera ese condicionante, porque al final de cuentas el mensaje está ahí: la beca la está dando la jefa de gobierno, no la institución. La ley establece que no se puede hacer vínculos con los programas", señala el académico.

El hecho de que hagan este tipo de eventos es porque generan al menos en el imaginario de las personas la idea de que, si no votan por la jefa de gobierno o por Morena, no van a obtener ese apoyo en el futuro".
Gustavo López Montiel, profesor del Tec de Monterrey

Publicidad

Pese a las críticas y denuncias, el profesor del Tec de Monterrey ve que el programa seguirá aumentando su presupuesto y difusión durante los siguientes años de la administración de Sheinbaum.

"Este programa va a estar creciendo como han crecido los programas del presidente, porque precisamente se busca generar vínculos directos", sostiene.

"Así ha sido la política mexicana, está copiando un modelo que utilizó (Carlos) Salinas de Gortari en su momento: él entregaba los apoyos de manera directa a la población, no había intermediarios; de hecho, había una frase en su época en el sentido de que él se había convertido en el presidente municipal de todos los mexicanos".

Del mismo modo, lo que también crecerá conforme se acerque el proceso electoral 2023-2024 serán las denuncias contra la jefa de gobierno, señala Aljovín.

"A quienes ocupen un cargo público se les intentará probar que hacen una promoción personalizada con recursos públicos, se les intentará probar también que están realizando actos anticipados de precampaña y campaña, es decir, que se están adelantando a los periodos electorales. Entre más cercanos nos encontremos al proceso electoral de 2024, estas denuncias tendrán un aumento y tendrá que ser valorado por parte de las autoridades electorales", afirma el especialista de la Universidad Iberoamericana.

"No importando del color político del que se trate, se debe evitar la promoción personalizada con los programas sociales", advierte Aljovín.

Publicidad
Publicidad