Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué propone la ley Chambeando Ando? Aquí te lo contamos

La diputada Silvia Sánchez Barrios presentó una iniciativa de ley para regular el comercio en las calles de la Ciudad de México y reconocer los derechos adquiridos de quienes lo ejercen.
sáb 16 octubre 2021 02:58 PM
Comerciantes del barrio de Tepito y de la Lagunilla; la iniciativa de ley Chambeando Ando busca regular sus actividades comerciales informales
La Segunda Legislatura del Congreso de la CDMX deberá debatir una iniciativa que revive la propuesta de la lideresa Diana Sánchez Barrios para regular el comercio ambulante.

La iniciativa de ley Chambeando Ando, que busca regular el comercio en vía pública en la Ciudad de México (CDMX), ha sido revivida por Sandra Sánchez Barrios, diputada local del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Aunque la Constitución capitalina mandata la regulación del comercio en el espacio público, así como del trabajo no asalariado, conflictos políticos, luchas entre líderes de distintas organizaciones y la oposición de asociaciones empresariales llevó a la falta de avances en la primera legislatura.

Publicidad

La nueva iniciativa se presenta poco más de tres años después de que la hermana de la legisladora y representante de comerciantes, Diana Sánchez Barrios, entregara al Congreso capitalino la propuesta como ciudadana. La lideresa se encuentra en prisión preventiva, acusada de los delitos de extorsión y robo en pandilla.

Comercio en vía pública como derecho humano al trabajo

La iniciativa de la Ley que Regula el Ejercicio del Comercio en la Vía Pública y del Trabajo no Asalariado en la CDMX incluye a estas actividades como parte del derecho al trabajo.

“El comercio y cualquier actividad económica no asalariada en vía pública es una modalidad de ejercicio del derecho al trabajo que no podrá ser suspendida ni restringida por ninguna autoridad, salvo en los casos y términos en que la legislación lo establezca o la autoridad jurisdiccional así lo determine”, se indica en el artículo quinto.

Las autorizaciones se darán por periodos de cinco años y podrán ser renovadas de manera indefinida.

Los derechos adquiridos

Con ello se establecen derechos para quienes ejercen estos trabajos en la capital, entre los que se encuentran:

  • Reconocimiento de la titularidad de su espacio de trabajo y derechos adquiridos.
  • Respeto irrestricto de los derechos colectivos y de libre asociación.
  • Participar con propuestas individuales o colectivas, en los planes de alcaldías para el mejoramiento del comercio y del trabajo no asalariado en la vía pública.
  • Ser incorporado a un régimen voluntario de seguridad social, a programas de seguridad social, de salud y sociales, becas y créditos de vivienda.
Publicidad

Las obligaciones

Entre las obligaciones que se establecen para los comerciantes y trabajadores no asalariados se incluye:

  • Cumplir dicha ley y el ordenamiento que se derive tras aprobación.
  • Solicitar a la autoridad el gafete de comerciante o de trabajador no asalariado y portarlo a la vista, aunque su falta no será impedimento para ejercer sus actividades.
  • Registrarse en el padrón de alcaldías, una vez obtenida la autorización.
  • No utilizar espacios o zonas distintas a las autorizadas, así como respetar el espacio, giro y medidas.
  • Mantener limpia su zona de trabajo; no derramar o vaciar desechos alimenticios en el drenaje.
  • Utilizar, en su caso, el servicio de energía eléctrica de la Comisión Federal de Electricidad.
  • Respetar los derechos de la ciudadanía y de los vecinos cercanos.
  • Cumplir con el pago de las contribuciones.

La responsabilidad de las alcaldías

Las autorizaciones para los comerciantes en vía pública y trabajadores asalariados serán otorgadas por los gobiernos de cada una de las 16 alcaldías, salvo el caso del Centro Histórico que seguirá a cargo del Gobierno de la ciudad.

Con ello, las alcaldías adquieren un papel más activo ya que hasta el momento estas tareas se encuentran concentradas en la Secretaría de Gobierno y la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo locales.

Las alcaldías deberán elaborar cada año un plan, en coordinación con el gobierno de la ciudad, para establecer los lineamientos para ejercer el comercio en las calles y espacios públicos dentro de su territorio.

Publicidad

En este plan se definirán zonas especiales de comercio, giros permitidos y prohibidos, calendario de festividades y programas de apoyo para grupos vulnerables, para lo cual crearán cada una un consejo de comercio en vía pública.

“Los corredores comerciales son espacios destinados para agrupar a un conjunto de comerciantes en la vía pública, en donde se ejerce el comercio por medio de puestos fijos o semifijos”, se define en el artículo 90.

Los recursos de las contribuciones de los comerciantes y trabajadores deberán ser destinadas para mejorar las zonas donde realizan sus actividades.

La libre asociación

La propuesta de ley reconoce el derecho de los comerciantes y trabajadores a asociarse para defender sus derechos y que dichas organizaciones sean reconocidas por el gobierno capitalino, así como las alcaldías.

Por lo tanto, las autorizaciones podrán ser solicitadas y autorizadas para las personas de forma individual o para las asociaciones y todos sus integrantes.

La iniciativa también establece que los comerciantes y trabajadores no asalariados tendrán derechos adquiridos sobre las autorizaciones, por lo cual podrán transmitirlas en caso de fallecimiento u otra circunstancia a sus familiares u otros miembros de la organización.

“El cónyuge, concubino, descendientes o como lo determine la asociación de comerciantes a la que perteneciere, será la persona que gozará del derecho estipulado en el párrafo anterior, debiendo notificar de este caso a la alcaldía correspondiente”, se indica en el artículo 52.

La incorporación a un régimen fiscal

La secretaría de Finanzas tendrá la obligación de incorporar de forma gradual a un régimen fiscal, lo cual será voluntario para estos comerciantes y trabajadores.

“Quedan exentas del pago de aprovechamientos por el uso de la vía pública las personas que acrediten, mediante documento expedido por autoridad competente, ser de la tercera edad, madres solteras, jóvenes estudiantes o en situación de calle, personas con discapacidad, personas miembros de pueblos o barrios originarios o personas miembros de una comunidad indígena”, se detalla en el artículo 77.

La propuesta debe incluir a trabajadores no asalariados, dice especialista

La propuesta de ley Chambeando Ando se centra en la regulación y derechos de los comerciantes en vía pública y solo menciona de forma incidental a los trabajadores no asalariados, considera Tania Espinosa, coordinadora en la CDMX de la organización Women in Informal Employment.

“Hay que recordar que no todas las personas que trabajan en el empleo informal en la Ciudad de México son comerciantes. Hay personas que prestan servicios y prestan otro tipo de actividades, quienes también tendrían que estar representadas", apunta la activista.

Añade: “Sería muy riesgoso que se tratara de incluir solo a las personas comerciantes cuando hay otras ocupaciones cuando hay otras personas que también son afectadas por la toma de decisiones públicas".

La especialista señala que los trabajadores no asalariados tienen características diferentes, lo cual se refleja en el establecimiento de los propios corredores comerciales y zonas autorizadas.

“Esta determinación de zonas resulta problemático para algunas ocupaciones que tienen trabajo en todas las alcaldías y es ambulante, que se desplazan, no tienen un lugar fijo. En esos casos quedaría la duda de qué haría la autoridad si esas personas que salen de la zona especial de comercio y cultura popular para realizar el trabajo que normalmente hacen correrían el riesgo de ser multadas o sancionadas”, comenta Espinosa.

Publicidad
Publicidad