Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La baja de hospitalizaciones en CDMX aún no puede verse como tendencia

Las hospitalizaciones en la Ciudad de México han disminuido, pero expertos advierten que aún debe tomarse con cautela y se debe dar seguimiento a pacientes para evitar una recaída.
vie 05 febrero 2021 11:59 PM
hospitalizaciones-en-la-cdmx.jpg
Las hospitalizaciones en la Ciudad de México han bajado en los últimos días luego del pico que se registró en días pasados, con el que se registraron récords de decesos y contagios por COVID-19.

La baja en las personas internadas por COVID-19 en hospitales capitalinos es aún muy baja para ser considerada una tendencia y podría deberse a que las personas no están acudiendo a los hospitales y a que se está estabilizando el brote derivado de las fiestas de fin de año. Ante ello, se debe retomar con cautela la reapertura de actividades económicas y dar un seguimiento puntual a los pacientes egresados para evitar una recaída que los retorne graves a una cama hospitalaria, advierten expertos.

La cantidad de camas ocupadas por pacientes de COVID-19 en la Ciudad de México ha disminuido desde el punto más alto alcanzado con 7,401 personas hospitalizadas el 19 de enero a 6,760 pacientes al 3 de febrero –último dato del que se tiene registro–, es decir, una reducción de 641 camas ocupadas.

Publicidad

Esta baja de pacientes hospitalizados se da también después de que la capital marcó récord en la muertes de personas con COVID-19 por día, con el máximo de 464 personas fallecidas en 24 horas al 27 de enero.

Los decesos también registraron una disminución después de este pico, con el mínimo de 83 muertes al 31 de enero; sin embargo, apenas unos días después se incrementó al pasar de 121 fallecimientos reportados el 2 de febrero a 328 muertes al siguiente día, y a 397 el 4 de febrero.

Para Rafael Bojalil Parra, investigador del Departamento de Atención a la Salud de la UAM Xochimilco, la disminución de las camas ocupadas aún es menor para considerar que la pandemia en la capital está cediendo, pues la ocupación de los hospitales de la ciudad es de alrededor del 80%.

Considera también que los récords de muertes registrados en la capital, además de los egresos de pacientes recuperados, han influido para disminuir la cantidad de camas ocupadas.

Los hospitales siguen saturados, el asunto es que hay gente que ya ni siquiera está buscando dónde ir y además la gente que está llegando a los hospitales son los pacientes más graves”.
Rafael Bojalil Parra, investigador del Departamento de Atención a la Salud de la UAM Xochimilco.

Dar seguimiento para evitar recaídas graves

Xavier Tello, médico cirujano y consultor en políticas de salud, advierte que más allá de ver una reducción hasta el momento sólo se puede considerar una estabilización de las hospitalizaciones tras la ola de contagios ocurrida entre Navidad y Año Nuevo.

“No es una gran disminución de hospitalizaciones. Lo que tenemos de acuerdo a los datos es un pequeño descenso nada más.

“Lo que hay que ver es una tendencia y para eso necesitamos varias semanas de seguimiento. No quiero sonar aguafiestas, pero veo un número que disminuye un pequeño porcentaje respecto a lo que teníamos”, destaca señala en entrevista.

Publicidad

Una de las estrategias para disminuir la ocupación de los hospitales anunciadas por la jefa de Gobierno, es el programa de Alta Oportuna en conjunto con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con el cual se permite a los pacientes en recuperación salir dos o tres días antes de lo esperado y seguir su tratamiento en casa con apoyo de oxígeno de ser necesario, con el fin de liberar camas.

Con un promedio de 400 altas diarias en el Valle de México, alrededor del 10% se dan gracias a este programa, indicó la jefa de Gobierno el 26 de enero en conferencia de prensa. Mientras el IMSS realizó 474 altas bajo este modelo desde su inicio el 24 de diciembre.

Para Rafael Bojalil, esta estrategia será efectiva sólo si el sistema de salud tiene la capacidad para dar un seguimiento individualizado y cercano a los pacientes a distancia, de lo contrario se les expone a una recaída.

“Tiene que ser con indicaciones precisas, un seguimiento cercano, telefónico pero con disponibilidad de médicos que puedan ir a ver a la gente en sus casas. Tampoco les queda mucha alternativa porque los hospitales están saturados; no hay en esto la mejor opción sino la menos mala. Debe ir en dos vías: aumentar la capacidad hospitalaria y un manejo de este tipo", apunta el investigador de la UAM.

No es simplemente decirle a la gente ‘quédate en tu casa hasta que no puedas respirar’ sino con un seguimiento médico en casa, es decir, asesoría médica directa”.
Rafael Bojalil Parra, investigador del Departamento de Atención a la Salud de la UAM Xochimilco.

Publicidad

Xavier Tello reconoce el programa de Alta Oportuna como una medida positiva para aliviar la saturación de los hospitales, al igual que el seguimiento a distancia que se realiza a través de Locatel a personas con COVID-19 que tienen síntomas leves y moderados, pero requiere de una evaluación sobre su efectividad.

“No tengo evidencia para probar que realmente esté mejorando en algo. Te libera camas hospitalarias pero debería darle un seguimiento puntual a estos pacientes que dejé ir a su casa, si estos pacientes se están complicando evidentemente no es una buena estrategia”, advierte el consultor en políticas de salud.

Sin embargo, Tello advierte que hasta no avanzar en la vacunación de los habitantes de la capital, la decisión de abrir más actividades económicas mientras se mantiene el semáforo rojo en la Ciudad de México provoca que persistan las situaciones de contagio.

“Mientras tengas abiertos los restaurantes vas a tener un foco de contagio, si abres los centros comerciales vas a tener más foco de contagio. La gente de cualquier manera tiene que trabajar y se tiene que trasladar", apunta el especialista.

Si dejo que la pandemia empeore y muera la gente, malo; pero si dejo que la economía caiga, también malo. La posición que tienen (las autoridades de la Ciudad de México) a nivel político es difícil porque deben balancear una cosa con la otra, sin embargo no me parece el momento más cómodo para abrir la economía”.
Xavier Tello, médico cirujano y consultor en políticas de salud.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, respondió a Expansión Política que se mantiene una vigilancia médica a todos los pacientes en el programa de Alta Oportuna.

“En todos los casos no solamente se envía un tanque o un concentrador de oxígeno sino que hay seguimiento médico diario. En algunos casos es un seguimiento diario por parte de los médicos que están en Locatel, en 911 o médicos de la Secretaría de Salud (CDMX).

“No se ha dado ningún caso con este programa que haya fallecido en su casa", contestó en conferencia de prensa.

Sheinbaum señaló que a diario se atienden alrededor de 30 personas nuevas a partir del convenio con hospitales privados y el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

Hasta el 5 de febrero, se ha dado atención con oxígeno en casa para 5,813 pacientes de COVID-19 dados de alta: 1,465 de la Secretaría de Salud local, 4,019 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y 329 de hospitales privados.

Se necesita un plan de vacunación solo para CDMX

Tello señala que es necesario comenzar a crear un programa de vacunación específico para la Ciudad de México, donde viven alrededor de 21 millones de personas entre habitantes y población flotante, así como la entidad que más ha sufrido el impacto de las muertes por COVID-19.

“Va siendo tiempo de que el Gobierno de la Ciudad de México tome una posición respecto a la estrategia de vacunación que van a tener. La ciudad se ha caracterizado por ser muy vanguardista en sus estrategias de vacunación, nos vacunan hasta en el Metro", afirma el consultor en políticas públicas.

En este momento, cuando tenemos una estrategia de vacunación tan rara y vaga, me encantaría conocer cuál va a ser el diferenciador que va a tener la jefa de Gobierno para que la Ciudad de México realmente vaya adelante en vacunación”.
Xavier Tello, médico cirujano y consultor en políticas de salud.

Bojalil coincide en la urgencia de preparar la logística para la aplicación de la vacuna en la capital, aunque indica que es incierta aún la disponibilidad y el Gobierno federal no ha sido claro en cuanto a la adquisición de vacunas.

“Se deberían hacer brigadas médicas que vayan recorriendo toda la ciudad por cientos, de médicos y médicas protegidos correctamente y ya vacunados, que puedan tomar decisiones.

“El programa de vacunación está atrasadísimo, es totalmente opaco pues no sabemos si realmente se compraron vacunas o no”, considera.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad