Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El Centro Histórico reabre entre filtros y confusión por medidas por el COVID-19

La emblemática zona de la capital busca retomar actividades sin convertirse en un foco de contagios de coronavirus.
lun 06 julio 2020 03:00 PM
32ce7fc6-78ec-47bc-9310-ddae181b5fb9.jpg
Centro Histórico intenta retomar sus actividades y al mismo tiempo no detonar los contagios de coronavirus.

Personal de Gobierno de la Ciudad de México aplicó filtros sanitarios a los peatones en las esquinas del Centro Histórico durante el primer día de su reapertura, luego de que fuera cerrado el fin de semana ante el fallo de las medidas para evitar saturación de gente en días pasados.

En calles como 20 de Noviembre, 5 de Mayo y Venustiano Carranza, brigadas aplicaron gel con alcohol, midieron la temperatura y dieron cubrebocas a los transeúntes, en un intento de reducir el riesgo de contagio de COVID-19.

Publicidad

"Lo que hacemos es tomarle la temperatura a la gente, si tienen 37.5 o más les pedimos que vayan al médico a que se revisen, les damos gel antibacterial y si no tienen cubrebocas se los proporcionamos.

"Les pedimos que no estén paseando por la zona sino que simplemente vayan al comercio al que tienen que ir", explicó Karla Paola Reyes Alcocer, de la Secretaría de Turismo local.

Sobre 20 de Noviembre alrededor del 70% de los comercios con número impar abrieron, mientras que en la otra acera los números pares permanecieron cerrados salvo tiendas de autoservicio y bancos.

El corredor peatonal Madero se abrió al público aunque con un solo sentido de circulación: de Eje Central hacia el Zócalo. En cada esquina, policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) vigilaban que los peatones siguieran las indicaciones e impedían el acceso a quien quisiera desobedecerlas.

Mientras personal del Gobierno capitalino y el INVEA realizaron visitas a las tiendas y locales, para cerciorarse de que los trabajadores contaran con equipo de protección y se respetara el aforo.

Publicidad

Sin embargo este lunes de nuevo estuvo abierta al público la Plaza Madero, pese a que la reapertura de centros y plazas comerciales está autorizada hasta el próximo 8 de julio.

A la par, motociclistas y camionetas de reparto ignoraron los cierres viales de varias calles entre Zócalo e Izazaga, donde el tránsito vehicular sólo se permitió de 20 de Noviembre por una cuadra de Plaza de la Constitución para ser desviado hacia José María Pino Suárez.

Personas que acudieron a surtirse en Isabel la Católica y Pino Suárez, principalmente de ropa, zapatos y telas, se mostraron confundidas con las medidas, especialmente la de acudir al Centro Histórico de acuerdo al apellido.

Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Gobierno, indicó el viernes pidió a los ciudadanos que si su apellido comienza con las letras A a la L, vayan los lunes, miércoles o viernes, mientras si va de M a Z, lo hagan martes, jueves o sábado.

"No sabía lo de los apellidos y cada vez nos enredan más. Quería comprar material en La Parisina y resulta que está cerrada que por el número donde está el local. Ya vine a lo inútil y voy a tener que regresar mañana a ver si ahora sí", comentó Margarita González, costurera.

Publicidad

Esta medida es voluntaria y no se revisan los apellidos ni se restringe el acceso a los visitantes del Centro por esta razón.

"Sí escuché lo de los apellidos pero no supe cómo los habían dividido, si por días o cómo. Igual es algo irreal: venimos a surtir porque tenemos una tiendita de ropa en Iztacalco, entre mi esposa y yo cargamos las pacas y nos vamos en Metro.

"Ella se apellida Álvarez y yo Ortiz, ¿qué hacemos? ¿La mando a ella un día y yo voy otro? Tenemos que venir los dos", comento Sergio Ortiz, comerciante.

Durante el semáforo naranja, todos los domingos el Centro Histórico continuará cerrado para reducir el riesgo de contagios de COVID-19.

4 tips para afrontar el miedo a regresar al trabajo tras la epidemia

Publicidad
Publicidad