Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Con Whats y más apps, locatarios de mercados buscan que sus negocios sobrevivan

Ante la menor cantidad de gente en las calles por la emergencia sanitaria, locatarios han recurrido a diferentes aplicaciones para ofrecer sus productos a domicilio e intentar salir a flote.
vie 05 junio 2020 05:15 AM
Pedidos a domicilio
Los pedidos a domicilio son una alternativa a la que han recurrido locatarios.

Con solo dos entradas abiertas, la mayoría de los locales cerrados y el llamado aún vigente a evitar salir de casa ante la epidemia de COVID-19, el Mercado Medellín, en la colonia Roma, luce casi desierto.

Edith López es madre soltera y una de las locatarias que han luchado por mantener a flote el lugar. Su negocio es un local de frutas y verduras que heredó de su abuela, para el cual, ante la caída de las ventas, hizo anuncios en hojas de papel que repartió por la zona y difundió en Facebook que el sitio sigue abierto.

Después, cuando su hermano se quedó sin su empleo como guardia de seguridad en oficinas, lo invitó a trabajar con ella como repartidor y comenzó a entregar pedidos semanales que los clientes le envían por WhatsApp.

Publicidad

“Comenzamos a tener un poco de pedidos cerca de la colonia y así es como lo hemos manejado. Los fines de semana hago una lista con los precios y se los mando a las personas en WhatsApp”, relata la joven.

“Gracias a Dios tenemos un poco más de ventas, porque como la mayoría trabaja en casa o no tiene la facilidad de salir precisamente por el miedo a enfermarse, se le hace más cómodo que le brindes el servicio a domicilio. Es más seguro para ellos porque no están saliendo ni se arriesgan a que se contagien”, dice.

En bolsas reutilizables, Edith envía a sus clientes jitomates, mangos, manzanas o chiles, todos desinfectados con una solución de agua y cloro para evitar cualquier riesgo de contagio.

Fadlala Akabani, secretario de Desarrollo Económico local, dice que, ante la falta de páginas web y de sistemas de pedidos propios, en 40 de los 323 mercados de la Ciudad de México los locatarios han recurrido a los pedidos por WhatsApp y por teléfono para mantener sus ventas durante la emergencia sanitaria.

“El WhatsApp en los mercados ya es algo insustituible. La gente no sale: pido por WhatsApp, que es más fácil que una página de internet, entrar y buscar el producto. En los mercados, que son los centros de abasto tradicionales, envían un mensaje: ‘Mándame mi pollo, leche o carne’, y esto se desarrolló mucho”, señala el funcionario.

Publicidad

Sin embargo, la contingencia no ha permitido a todos los mercados de la capital voltear a esta alternativa: en 38 de ellos se ha tenido que suspender el servicio por detectarse algún contagio de COVID-19 en sus instalaciones.

Mercados cerrados
No todos los mercados de la CDMX han podido seguir operando. Aquellos en los que se registraron contagios tuvieron que cerrar.

En el Mercado Medellín de la alcaldía Cuauhtémoc, donde la operación se ha mantenido, si bien con menor ritmo, otro local que lucha por sobrevivir es Moloch Cochinita Pibil, donde los pedidos a domicilio a través de WhatsApp y otras aplicaciones representan ya el 80% de las ventas y solo el 20% se realiza en el lugar.

“Cambió completamente al revés, antes era un 20% de pedido a domicilio y lo demás y todas las demás aquí en el local”, cuenta Paris Cruz, propietario de Moloch.

“Nos hemos ido adaptando: tomo pedidos por Whatsapp, en plataformas y nos anunciamos en internet”, agrega.

Publicidad

Frente a la barra —vacía de clientes debido a las restricciones sanitarias—, una pizarra muestra un mensaje en el que se ofrece un taco gratis para quienes se encuentran en busca de empleo en medio de esta crisis. Al respecto, Paris afirma que en este momento ha notado solidaridad entre las personas.

“Hay gente que viene, lee el cartel y nos da aportaciones. Dicen: ‘Te dejo tres tacos pagados’ o ‘Te dejo una torta pagada’, todo nos ayuda y la gente tiene esa empatía”.

Los mexicanos somos muy solidarios y no nos dejamos caer, seguramente salimos pronto de esta”.
Comida yucateca
El personal de un restaurante de comida yucateca en el Mercado Medellín, en la colonia Roma, ofrece un taco gratis a quienes se hayan quedado sin empleo en esta contingencia.

Sin embargo, algunos locales batallan más que otros. Alrededor del Mercado Medellín, con un menú y una cartulina pegada en la pared, la Marisquería Antonio y Andrea es otro de los negocios que anuncian que reciben y surten pedidos por WhatsApp.

Encuentro Expansión: El impacto económico del COVID-19 en la CDMX

Pese a que vivió el sismo de 1985 justo en su local, Antonio Alvarado afirma que nunca se había enfrentado a una situación económica tan difícil como la provocada por la emergencia sanitaria.

“Hemos intentado ir saliendo con muchas dificultades. Tenemos WhatsApp, tenemos aplicaciones y ahí vamos sobreviviendo (…) Vamos al día, lo que se vende es para pagar el consumo diario y nuestros, servicios pero no nos sobra”, explica.

Los clientes que acudían cada fin de semana son quienes ahora están manteniendo el negocio vivo al pedir a domicilio, pues las oficinas y los comercios que ordenaban ocasionalmente por el momento se encuentran cerrados.

En el Mercado Granada, en la alcaldía Miguel Hidalgo, también se pueden ver carteles hechos a mano o impresos en lonas anunciando pedidos por WhatsApp, teléfono y redes sociales.

Pero al entrar al lugar, en los locales hay otro cartel que anuncia el cierre de negocios. “Cerrado por COVID-19”, “Nos vemos pronto” y “Regresaremos a atenderle” son algunos de los mensajes que se pueden leer en los establecimientos cerrados.

Con la Ciudad de México en semáforo rojo al menos hasta el lunes 15 de junio, esos y otros comercios aún tendrán que esperar para volver a abrir la cortina e intentar retomar su camino después de la actual emergencia sanitaria.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad