Publicidad
Publicidad

#ZonaLibre | El discurso de la frialdad

Está en Sheinbaum y en su equipo mostrarnos qué tiene planeado y cómo lo hará, a fin de no sólo disminuir, sino de erradicar durante su probable próximo sexenio la violencia en nuestro país.
vie 22 marzo 2024 06:07 AM
Mexico's presidential candidate Claudia Sheinbaum's campaign rally in Pesqueria
Claudia Sheinbaum, la candidata de Morena, recorre el país con una extraña bandera: “México está mejor que nunca”, lo ha repetido una y otra vez, mientras los asistentes a sus mítines se extrañan verdaderamente de su positivismo irreal, señala Caleb Ordóñez.

¿En qué país vive Claudia Sheinbaum? ¿Quién escribe sus discursos? La candidata de Morena recorre el país con una extraña bandera: “México está mejor que nunca”, lo ha repetido una y otra vez, mientras los asistentes a sus mítines se extrañan verdaderamente de su positivismo irreal. Y no, no se trata de criticar por criticar a la doctora. Tampoco de hacer una diatriba por su intención de calmar el hartazgo social a causa de la violencia permanente. Se trata de enfrentar con números y mostrar la cruel realidad. Estamos en un país incendiado, que no tiene una respuesta clara para acabar con los ríos de sangre y la guerra siempre perdida contra los cárteles y todo tipo de grupos delincuenciales.

Publicidad

Durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador en México, las cifras de muertes por asesinato han sido objeto de atención mundial y preocupación constante. Aunque hay fluctuaciones anuales, el país ha enfrentado un desafío persistente en términos de seguridad y violencia.

En 2018, el primer año de su mandato, México registró alrededor de 33,000 homicidios, una cifra récord que continuó aumentando en los años siguientes. En 2019, se reportaron más de 34,000 homicidios, y aunque hubo una ligera disminución en 2020 debido a la pandemia de Covid-19, la cifra seguía siendo alta. En 2021, los homicidios volvieron a aumentar, con un enfoque particular en la violencia relacionada con el crimen organizado y la disputa por el control territorial entre los cárteles de la droga. A pesar de los esfuerzos del gobierno para abordar el problema de la violencia, incluidas las fallidas estrategias de seguridad pública y la promoción del desarrollo social, las cifras de homicidios siguen siendo un desafío para el país, que el gobierno ha decidido endosar a las administraciones anteriores, apostando porque la gente siga acusando a Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto.

Sin embargo, la situación reciente de 10 cuerpos calcinados en Nuevo León o la muerte de un estudiante de Ayotzinapa a manos de la Policía reflejan la complejidad y persistencia voraz de los problemas de seguridad en México, que han requerido una atención continua y estrategias integrales para abordarse de manera efectiva. Pero se debe decir con todas las letras: la autollamada 4T fracasó en todo el territorio nacional.

Maroma tras maroma

Grupos férreos se han convertido en adversarios de la campaña de Sheinbaum, se trata de padres y madres buscadoras. A ellos les señaló el pasado martes que “es mejor hacer propuestas” que lanzar críticas.

El pasado lunes, Ceci Flores, fundadora del colectivo Madres Buscadoras de Sonora llegó a Palacio Nacional con una pala en mano y señaló que con esa herramienta ha buscado durante años a sus hijos desaparecidos. “Vine a tocar las puertas de Palacio de López Obrador para entregarle la pala con la que busco a mis hijos. Esta pala nunca debió estar en mis manos, ni debió sentir los huesos romperse de los cuerpos que ha desenterrado”, dijo.

La respuesta del presidente fue dura y fría a la vez: “Que me la deje aquí”, lo que provocó la carcajada de algunos reporteros que acuden diariamente a la rueda de prensa mañanera y apoyan desaforadamente al Ejecutivo.

Desde el planteamiento de la estrategia “Abrazos y no balazos”, el gobierno de López Obrador ha intentado desentenderse de la violencia social en México, tratando el tema con picardía y hasta con cinismo. Aunque la situación es mucho más compleja y complicada, como para que un gobierno pueda solucionarla, llama la atención cómo los fanáticos del presidente llegan a desgarrar sus vestiduras para defenderlo, aún cuando es evidente su estrategia fallida en los últimos cinco años.

Publicidad

A Sheinbaum se le criticará de forma más severa que a cualquier otro candidato, es obvio, va perfilándose cada vez más fuerte -según casi todas las encuestas- para cristalizar el triunfo de la presidencia.

Pero su mensaje frívolo sobre la realidad del país, queriendo vender la idea de que “todo está bien”, sólo demuestra que desde ya se está intentando abandonar de su agenda una realidad lacerante para millones de personas que conviven diariamente con la extorsión, el crimen y las amenazas constantes de la violencia. Los números no mienten y como bien señala la morenista: “es mejor hacer propuestas que críticas”, pero está en ella y en su equipo mostrarnos qué tiene planeado y cómo lo hará, a fin de no sólo disminuir, sino de erradicar durante su probable próximo sexenio la violencia en nuestro país.

Faltan solo 71 días rumbo a la gran elección del 2 de junio. ¿En verdad creen que los mexicanos somos tan incautos, ingenuos e inmaduros para no razonar el discurso de los candidatos?

_____

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad

Newsletter

Los hechos que a la sociedad mexicana nos interesan.

Publicidad

Publicidad