Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Pasado errático, presente ominoso y futuro promisorio

Estamos metidos en un buen brete. El país no ha avanzado en nada que se le parezca a resolver los temas que el partido hoy en el gobierno propuso como ejes de campaña electoral en 2018.
mar 02 agosto 2022 06:00 AM
AMLO minimiza la disputa de Estados Unidos sobre la política energética de México
El problema en México es que no se construye nada y la realidad alterna del acto circense matutino ya no es creíble para nadie, salvo para los abyectos irreductibles y los sumisos patológicos, considera Juan Francisco Torres Landa.

En la vida se cometen errores y aciertos. Es normal hacer un recuento de unos y otros para determinar que lo que hagamos hoy incida en lo que sucederá en el futuro. La reflexión es necesaria para que no seamos meros testigos, sino corresponsables de un mejor destino, en este caso para el país.

Hagamos un ejercicio en este momento entonces de lo que acontece. El tema es relevante porque quizá como nunca México nos requiere concentrados y ocupados en empujar las ruedas de la carreta en forma coordinada y con destino certero para todos.

Publicidad

En los últimos 30 años el país tuvo cambios importantes después de las crisis económicas de los regímenes de Luis Echeverría Álvarez y José López Portillo, y el arribo de los tecnócratas como Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortar, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto.

Los datos duros nos indican los avances y los problemas en estos años. Seamos claros. Tuvimos crecimiento económico, los índices de pobreza se redujeron, los niveles educativos crecieron, la oferta de viviendas se elevó, la infraestructura mejoró, la capacidad manufacturera se multiplicó y otros indicadores mostraron avances.

Tristemente mucho de lo que se pudo haber hecho adicionalmente se lesionó por el cáncer que significó la suma de corrupción e impunidad. Pudimos haber dado un salto cuántico en mejora social generalizada, pero la avaricia y ceguera de unos cuantos dio al traste con dicho potencial inmediato. Cuánto daño por los cuates y las cuotas. Lo hecho, hecho está. Se pudo haber logrado mucho más.

Esa triste combinación, aunado a la complicidad de algunos empresarios que pensaron que sus intereses se afectaban con la apertura regulatoria y legal, resucitaron a quien ya había perdido dos elecciones previas. Pensaron que era una opción para rescatar privilegios y controlar el efecto de la inversión extranjera que generaba competencia real en varios mercados.

Vaya error suponer que lo que no tenía una propuesta real de atención de problemas, salvo palabrería y retórica, podría generar un buen resultado. Hoy seguramente se dan de topes, pero en los hechos son cómplices, y lo siguen siendo por su despreciable silencio y complicidad con lo que sucede hoy en que se arrasa y destruye todo a simple vista.

Y así estamos hoy metidos en un buen brete. El país no ha avanzado en nada que se le parezca a resolver los temas que el partido hoy en el gobierno propuso como ejes de su campaña electoral en 2018. Los temas más relevantes de su propuesta frente a la población hoy lucen no solamente abandonados, sino incrementalmente complicados y sin control o solución visible ya en el tercio final del sexenio. Los agravios se multiplican porque la simple retórica y el discurso vano de nada sirven. De hecho empiezan a cobrar grandes cuentas porque la realidad de la devastación ya no es ocultable y es incrementalmente evidente para todos.

La coyuntura es delicada. Se despertó una cuestión muy delicada como es el que hubiera esperanza entre grandes sectores de la población de que en realidad se abatirían los reclamos que inhiben la seguridad, la justicia, y la inequidad. En su lugar se ha dado cita a la improvisación, la nula planeación, el desprecio por la ley, la suma de caprichos, y en general un desorden en todas las tareas de gobierno.

 

Ante la nula capacidad de generar resultados, todo es simplemente un manejo mediático y un engaño diario para confundir a la población que aún quiere pensar que habrá alguna mejoría porque le hablan en términos que entiende o le suenan familares. El problema es que no se construye nada y la realidad alterna del acto circense matutino ya no es creíble para nadie, salvo para los abyectos irreductibles y los sumisos patológicos.

Por eso tenemos que pensar muy bien lo que tenemos que hacer para tener un futuro promisorio. Porque hoy estamos en un predicamento muy serio. Hay un camino sinuoso y con una bifurcación cercana. La ciudadanía ha sido hasta hace poco un factor de baja incidencia en la toma de decisiones. Eso ya no puede ser así. La ciudadanía se debe activar en forma amplia y decisiva.

Es con base en esa determinación de estar unidos y no permitir más polarización, que se puede construir la base de una nación próspera, justa, segura, pacífica, equitativa y sustentable.

El llamado es claro y contundente. O nos unimos para rescatar al país en 2024 o en muchas décadas se hablará de cómo los mexicanos fallamos ante el peligro evidente que todos veían y no se hizo lo necesario para evitar su consolidación al estilo de otras naciones, como Argentina y Venuezuela, que cayeron en ciclos destructivos perenes.

Con base en la unidad total, candidatura única, coalición de gobierno y elecciones primarias sí lograremos estar a la altura de los retos del país. Sacaremos a los bandidos del gobierno porque se sentarán las bases del México que todos queremos y merecemos. En esa fórmula cabemos todos. Ahora el reto es que tú que me lees te preguntes ¿quieres ser parte de este esfuerzo ciudadano? Si la respuesta es afirmativa te esperamos en fcn.mx para que sepas de qué se trata el rescate del país.

No lo dudes y súmate como ya lo han hecho las miles de personas con quienes hemos formado los 32 capítulos estatales respectivos. Sí se puede. Bienvenidas todas las personas en este compromiso de empoderamiento y liderazgo ciudadano.

____________________

Notas del editor:

Juan Francisco Torres Landa es miembro del Consejo Directivo de UNE México.

 
Publicidad
Publicidad