Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada |Contienda electoral: "Hay Tiro"

El gobierno federal y Morena apuestan a maximizar su control sobre los tres poderes de la Unión, lo que demuestra que están conscientes de que no traen todas consigo para la elección del 6 de junio.
mar 20 abril 2021 06:20 AM
amlo_conferencia.jpeg
El presidente justificó la reforma de Morena al Poder Judicial con la que se extiende el periodo del ministro presidente.

Estamos acercándonos rápidamente a la fecha más importante del calendario cívico nacional, las elecciones intermedias del 6 de junio de 2021. En la medida que eso sucede, surgen en la mente de muchos preguntas diversas sobre de dónde venimos, dónde estamos y hacia dónde nos dirigimos. Y qué bueno que tengamos esa efervescencia. Es reflejo inequívoco de que hay interés –un avance muy importante.

Recordemos lo que se ha hecho. Después del impacto del tsunami electoral de julio de 2018, los partidos de oposición han tenido un complicado camino de regreso a la competitividad. De hecho fue con base en la insistencia y motivación de la ciudadanía (en particular por el colectivo Sí por México) que se logró generar la coalición de PAN, PRI y PRD de Va por México. Esto constituye un tema muy relevante porque ante el avasallador poder y uso de recursos de Morena y satélites, solamente así se logrará piso parejo en la contienda comicial.

Publicidad

La coalición de Va por México implicó una negociación compleja para llegar a un equilibrio sobre cómo trabajar en conjunto tanto en las candidaturas a diputaciones federales, como en las elecciones de gobernadores, diputados locales y presidentes municipales. La misión era tratar de abarcar la mayor cantidad posible de distritos y espacios en coalición, a sabiendas de que así se incrementan sensiblemente las posibilidades de derrotar a la coalición del partido en el poder.

En esta elección hay condiciones especiales. Es la primera ocasión en que operan las reglas de reelección, lo que ha implicado que haya tensiones adicionales para la designación de candidatos pues es obvio que muchos de los actuales funcionarios quieren reelegirse. Entonces, entre los reelegibles y los que forman parte de las filas de los partidos se gesta una pugna para lograr las nominaciones en las boletas. Así las cosas, es un hecho que se lograron que en más de 210 distritos federales (de los 300) haya candidatos de coalición, así como en 11 de las 15 gubernaturas, y puestos a nivel local.

Ciertamente, en la expectativa general de todo el proceso estaba la designación de más caras frescas como candidatos. Este paso no se logró satisfacer. No se cumplió en lo general la posibilidad de ver muchas caras nuevas. Se enfrentó lo ideal con la realidad de compromisos y que los partidos políticos vieron diezmadas sus opciones de candidaturas por el efecto de la propia coalición que implica sacrificar espacios para ir en conjunto con los socios electorales.

Pero esa limitación es un costo menor en función de lo que está en juego. También hay que reconocer que estamos en un proceso de un despertar ciudadano masivo, lo que seguramente propiciará que en los años por venir haya personas que decidan comprometer su tiempo al servicio público, y así probar que hay espacios para una nueva generación de candidatos en que prive probidad, entrega y solvencia.

Publicidad

Lo cierto es que en este momento ya tenemos toda la información necesaria para estar seguros de que el gobierno federal y Morena apuestan a maximizar su control sobre los tres poderes de la Unión, y que en esa ruta están dispuestos a hacer todo por conservar su hegemonía en la Cámara de Diputados.

Pero por otro lado ya dan muestras claras de que no las traen todas consigo y prueba de ello es que se están apurando en aprobar iniciativas de ley de todo tipo y de gran calado sin importar el desgaste. También el ataque al INE es una señal robusta de que saben que no pueden ganar como lo hicieron en 2018 y por ello quieren descalificar al árbitro electoral para desconocer resultados.

En esta coyuntura y a escasas semanas de la fecha de la elección, la conclusión es simple, la elección será reñida y Morena no tiene un rumbo cómodo. En muchos lugares ya se da por descontado que perderá por la simple y sencilla razón de que la población ya abrió los ojos para saber que ese partido no sabe gobernar, que hay mejores opciones en la oposición, y que es irresponsable tolerar más abusos y malos resultados.

Si le suma uno a esa ecuación el hecho de que la intención de Morena es configurar un gobierno autoritario y dictatorial, entonces las opciones son clarísimas, ni un voto para ellos y apoyo irrestricto a los candidatos que pueden ganarles en cada municipio, alcaldía, estado y distrito. No hay sino un voto razonado y eficiente para rescatar al país de la debacle a la que apuestan Morena y sus aliados.

Publicidad

Se puede y se va a ganar en los comicios. El país no aguanta más dispendio e ineptitud. El electorado emitirá su veredicto. Se requiere una copiosa asistencia a las urnas. Toca a todos en el país asegurar que el abstencionismo no sea un factor relevante. Quienes no acuden permiten que otros decidan por ellos. Ante los riesgos vigentes solamente los irresponsables no votan. Aseguremos una gran consciencia ciudadana para lograr los resultados deseados. Sí se puede. Hay tiro.

#VotarParaBotarlos #NiUnVotoParaMorena #SiPorMexico

_________________

Notas del editor:

Juan Francisco Torres Landa es Miembro Directivo de UNE.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
Publicidad