Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Deschamps, un polémico político y líder sindical bajo la mira de la 4T

Tras dejar su cargo al frente del sindicato, Deschamps se mantuvo como trabajador activo de Pemex, con lo que acumuló más críticas; desde ayer, dejó de formar parte de la plantilla de Pemex.
mié 17 marzo 2021 11:59 PM
Romero_Deschamps.jpg
El polémico dirigente sindical se retira de Pemex tras un acuerdo con el gobierno federal.

A más de un año y cinco meses que dejó de ser líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps presentó su renuncia como trabajador activo de Pemex.

Esto tras un exhorto que se le hizo desde el gobierno federal, dado que luego de ser líder sindical por 26 años, se mantuvo en la nómina de la petrolera con la justificación de que no había tomado vacaciones y era su derecho acumularlas, por lo que esa sería la condición del polémico político hasta 2024.

Publicidad

“Eso lo hace por voluntad propia y también por un exhorto que le hicimos, de que, aunque fuese legal, si así estuviese acordado en las condiciones laborales, considerábamos que era inmoral”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador en la conferencia de prensa matutina de este martes.

El político tamaulipeco ha sido un personaje asociado con el poder. Fue cercano a los expresidentes priistas Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo y Enrique Peña Nieto, pero también a los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón. De la mano del PRI, ha sido diputado y senador por la vía plurinominal en cinco ocasiones.

Sobre Romero Deschamps pesan numerosas acusaciones y escándalos que van desde lujosos bienes y viajes hasta investigaciones por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero, además de desvío de recursos para la campaña política de Francisco Labastida a la Presidencia del país en el 2000, un caso conocido como “Pemexgate”, que consistió en el envío de 1,500 millones de pesos de fondos sindicales para el priista.

Además de él, ha habido escándalos sobre sus hijos. Han salido a la luz los yates que poseen sus hijos Paulina y Alejandro en Cancún, Quintana Roo, donde Deschamps tiene un departamento. También en 2012, se difundieron fotografías de Paulina en las que presumía una vida multimillonaria. Al año siguiente, en febrero de 2013, se dio a conocer que su hijo José Carlos Romero Durán adquirió un automóvil Ferrari Enzo de 2 millones de dólares.

 

La llegada de López Obrador a la Presidencia puso de nuevo en la mira al dirigente petrolero y revivió señalamientos en su contra. Desde que era candidato a la Presidencia aseguró que en el sindicato de Pemex “ya no habría dirigentes apoyados por el gobierno” y que se iba a acabar con el "cacicazgo" en el sindicato. "Ya se van a terminar los problemas en el sindicato, porque va a haber democracia sindical", dijo.

En febrero de 2019, el Movimiento Petroleros Activos en Evolución por un México Nuevo denunció ante la entonces Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) por delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, defraudación fiscal y enriquecimiento ilícito.

También ve: Las acusaciones contra Carlos Romero Deschamps

Posteriormente, legisladores de Movimiento Ciudadano lo denunciaron ante la Fiscalía General de la República (FGR) por robo de combustible, secuestro, venta de plazas, desvío de recursos, enriquecimiento ilícito, delincuencia organizada, operaciones con recursos de procedencia ilícita, evasión y defraudación fiscal, peculado y nepotismo.

Cinco meses después, su nombre volvió a acaparar la prensa nacional, tras la detención de su abogado, Juan Collado, quien fue vinculado a proceso por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada.

 

En ese año, el periódico Reforma dio a conocer que de los casi 300 millones de pesos que le entregó Pemex al STPRM, el sindicato sólo reportó gastos por 68.7 millones de pesos; es decir, apenas informó en qué se gastó el 20% de los recursos asignados. Este monto fue adicional a los 8 millones de pesos mensuales que Pemex otorgaba al sindicato, como "apoyo" para la operación del gremio y transporte del Comité Ejecutivo General.

En octubre de 2019, López Obrador aseguró –ante rumores de que Deschamps renunciaría al liderazgo del sindicato– que su gobierno no había negociado su salida del sindicato y confirmó que había varias denuncias en su contra presentadas ante la Fiscalía General de la República.

Días después anunció su separación al cargo en el que se mantuvo durante 26 años. Desde 1993, Deschamps estuvo al frente del STPRM; su última reelección se dio en noviembre de 2017 cuando las 35 secciones del sindicato lo avalaron hasta 2024, periodo que ya ni siquiera concluyó ante el exhorto del presidente.

Publicidad
Publicidad