Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | El movimiento global por la cobertura universal de salud

Si bien hay conciencia sobre la necesidad de universalizar los servicios de salud, pasar de la promesa a la implementación exige acciones concretas y destinar recursos a esta tarea, escribe la autora.
jue 31 diciembre 2020 06:25 AM
Vacunas
La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la necesidad de que la población tenga cobertura de salud.

Tan solo cuatro meses antes de que la pandemia transformara nuestra realidad, los líderes mundiales respaldaron una histórica Declaración política de alto nivel sobre la cobertura sanitaria universal en la Asamblea General de las Naciones Unidas .

Este consenso surge de reconocer una imperante necesidad de universalizar los servicios de salud de calidad, servicios que no están al alcance de más de la mitad de la población global, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En otras palabras, se trata de más de 3,700 millones de personas que no pueden atenderse con un médico, adquirir un medicamento o incluso salvar su vida en situaciones de emergencia.

Publicidad

México no es un país ajeno a esta tendencia: en mayo, nos sumamos a estos esfuerzos al aprobar la reforma constitucional que pone el acceso a servicios de salud al alcance de las personas que no están dentro de algún esquema de seguridad social. En este contexto, ya es un hecho que el movimiento global por la cobertura universal de salud (UHC2030) toma fuerza.

El compromiso por la salud de las personas es de celebrarse, pero debemos ser realistas: decidimos dar el paso a transformar el sistema de salud público justamente al inicio de la pandemia de COVID-19, y ahora su ruta de implementación es mucho más urgente y delicada. Aquí los poderes legislativos desempeñan un papel decisivo, porque hay que ir más allá de meramente incluir la cobertura universal de salud en el marco legal: su prioridad también debe reflejarse en los presupuestos, y los parlamentarios deben asegurarse de que respondan a las necesidades del sistema de salud y de la población.

De lo contrario, si no se cuenta con una ruta de implementación adecuada y no se asignan las previsiones presupuestales que garanticen los recursos necesarios para un sistema de salud de calidad, estaremos ante varios problemas. Se ponen en riesgo el abasto de medicamentos, los salarios y el equipo para el personal médico, la infraestructura e incluso la atención a políticas de salud permanentes como las campañas de vacunación o las políticas preventivas.

Publicidad

La magnitud del gasto público es considerable, pero la pandemia ha evidenciado la inaceptable pérdida de vidas humanas que resulta de no brindar los recursos que requieren los sistemas de salud para ser resilientes. A esto hay que sumar los costos económicos: por la pandemia, el Fondo Monetario Internacional estima pérdidas de 375,000 millones de dólares mensuales a la economía global, un costo que bien podría evitarse con la previsión suficiente.

Por estas razones he trabajado en la implementación de la cobertura universal de salud desde varias posiciones de responsabilidad. Por un lado, cuando fui presidenta de la Unión Interparlamentaria, logramos la aprobación de la primera resolución en ese sentido durante nuestra 141 Asamblea en Belgrado. La resolución insta a que los parlamentos adopten la legislación necesaria para universalizar los servicios de salud. Por otro lado, en el Panel Asesor Político de UHC2030, trabajamos para profundizar el alcance y aumentar la efectividad de los llamados a la acción para tomadores de decisiones.

En ese contexto, preparamos una carta conjunta para dirigirnos a las presidentas y a los presidentes de Parlamento de todo el mundo y buscar sumar su apoyo para priorizar las inversiones en salud pública y construir sistemas de salud incluyentes y resilientes.

Los parlamentos tienen que hacer la diferencia en el bienestar de las personas. Es nuestro deber materializar los compromisos adquiridos y expandir nuestros sistemas de salud, especialmente ahora que existe un consenso de alcance global alrededor de la cobertura universal de salud.

_______________

Nota del editor: La autora es diputada federal, fue presidenta de la Unión Interparlamentaria.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad