Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Son tiempos de respetar instituciones no de mandarlas al diablo

Si el presidente López Obrador quiere hacer una transformación, deberá respetar el Estado de Derecho y respetar a las Instituciones, de lo contrario está condenando al país a tener baja inversión.
jue 12 noviembre 2020 06:20 AM
Sin temores
El documento señala que son los inversionistas mexicanos los que tienen una mayor aversión a la llegada del candidato de Morena a la presidencia.

El proceso de desarrollo económico requiere que las instituciones –entendidas como el conjunto de reglas que organizan y articulan las interacciones económicas, sociales y políticas entre los individuos y los grupos sociales y diseñadas para restringir el comportamiento de los individuos– maximicen la riqueza y utilidad.

El proceso electoral en EU está demostrando que un presidente puede mandar al diablo a las instituciones –en caso de que Trump no acepte su derrota después de que se agoten todos los proceso legales para que la elección sea válida. Lo mismo ha ocurrido en México, a veces los políticos mandan al diablo a las instituciones con tal de llegar a tener el poder.

Publicidad

Las instituciones son las reglas de juego de una sociedad que se plasman en reglamentaciones creadas por el hombre, que inciden y llegan a determinar el proceso de la actividad económica y que se presentan en forma intrincada como planes y decisiones que afectan la actividad de los diversos sujetos económicos.

Las instituciones son formas de hacer las cosas, modos de discutir, tomar decisiones, modalidades para administrar recursos, que se encuentran expresadas en tradiciones seculares o que se han manifestado en leyes o contratos, o que han sido aceptadas por la costumbre; en todo caso, se respetan como normas para las actividades de una comunidad.

Los derechos de propiedad son una de las instituciones más importantes de la arquitectura social y económica. Si los derechos de propiedad están claramente definidos, los agentes económicos tienen la certeza de que ellos mismos se apropiarán de los rendimientos de sus activos, y las nuevas inversiones reflejarán las oportunidades de ganancia esperada que surgen de los mercados.

Si las instituciones que hacen cumplir los derechos de propiedad no se adaptan a las oportunidades que ofrecen los mercados para los agentes económicos, pueden surgir conflictos violentos relacionados con el uso y usufructo de los activos productivos. El conflicto legal y/o violento sobre el activo será entonces el reflejo de la debilidad de los derechos de propiedad en el nuevo contexto económico y, por ende, del fracaso de las instituciones del Estado y del gobierno, ya sea para diseñar un nuevo conjunto derechos de propiedad acordes con la nueva situación económica o de existir para hacerlos cumplir.

Publicidad

Ningún sistema económico puede concebirse sin una estructura jurídica dada y es necesario analizar la posibilidad de adaptación de las instituciones jurídicas al sistema económico para lograr una mayor eficacia en la evolución de la economía.

El premio Nobel de economía Douglas North sostiene, cuando explica el desarrollo del mundo occidental, que si una sociedad no crece es porque no existen incentivos para la iniciativa económica.

Los individuos necesitan incentivos para emprender las actividades socialmente deseables, para lo cual se debe dar una organización económica eficaz que implica un marco institucional y una estructura de propiedad capaz de canalizar los esfuerzos económicos individuales hacia un beneficio que redunde en toda la comunidad.

Publicidad

Por lo tanto, en México debe ser tiempo de fortalecer a las instituciones y no mandarlas al diablo porque las instituciones reducen la incertidumbre por el hecho de que proporcionan una estructura a la vida diaria. Constituyen una guía para la interacción humana, de modo que cuando deseamos saludar a los amigos, manejar un automóvil, comprar naranjas, pedir dinero prestado, establecer un negocio, enterrar a nuestros muertos, o cualquier otra cosa, sabemos (o podemos averiguar con facilidad) cómo realizar estas actividades.

Las expectativas juegan un papel muy relevante en la conducta de los agentes económicos, y la pérdida de confianza genera un clima de crispación en los agentes del sector privado que no incita ni al incremento del consumo ni de la inversión.

En México, el gobierno del presente López Obrador, si quiere hacer una transformación, deberá respetar el Estado de Derecho y respetar a las Instituciones, de lo contrario está condenando al país a tener baja inversión y crecimiento nulo con más pobres.

__________

Nota del editor: Jorge Sánchez Tello es director del Programa de Investigación Aplicada de la Fundación de Estudios Financieros (FUNDEF).

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad