Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Lo que "usted diga", señor presidente

A partir de ahora, en el Poder Judicial de la Federación sus resoluciones serán y regirán bajo aquella máxima: ¿Qué hora es?, "la que usted diga, señor presidente".
vie 09 octubre 2020 11:00 AM
Andrés Manuel López Obrador en una reunión con Arturo Zaldívar, ministro presidente de la SCJN.

Andrés Manuel lo logró, el presidente de la República emuló a sus antecesores y arrodilló, sin disimulos, ni matices tenues a los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Lo hizo sin miramientos, ni consideraciones de las implicaciones futuras que este “sometimiento institucional” conlleva. A partir de ahora, en el Poder Judicial de la Federación (PJF) sus resoluciones serán y regirán bajo aquella máxima: ¿Qué hora es?, “la que usted diga, señor presidente”.

El ocaso de 2020 luce sombrío y luciendo sus máximas expresiones de autoritarismo político. Hoy el único tomador de decisiones en el gobierno de la cuarta transformación es López Obrador, y su evolución agresiva en el discurso y en el hacer, hacía el ala más recalcitrante del mesianismo. Su palabra como un dogma de fe, sus acciones cargadas de una falsa honestidad y un catálogo de palabras que solo son una lista de buenas intenciones.

Publicidad

Estamos a tiempo, estimados lectores, en junio del 2021 -en próximos nueve meses- los mexicanos evitaremos que México se convierta en la dictadura de un solo hombre y sus aliados. Es inadmisible, desde cualquier ángulo social y político que se analice, que seis ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, avalaron a la consulta popular que tiene que ver con los expresidentes, anteponiendo el capricho presidencial, antes que el jurisdiccional.

Nunca antes en la historia del México moderno se había visto tanta pleitesía de un poder autónomo hacía la figura presidencial, la cortesía política, la institucionalidad de los ministros quedó reducida a meras genuflexiones y reverencias de seis integrantes de la Suprema Corte.

Es hora de que, en junio del 2021, los mexicanos mandemos un mensaje muy claro no sólo al Presidente, sino también a ministros de la SCJN, a senadores, diputados federales, gobernadores, secretarios y mandos de las fuerzas armadas que hoy se han volcado a la sumisión y poder de un solo hombre –el presidente– y se alejaron del respeto a nuestra constitución y nuestras leyes.

No es un asunto menor poner en riesgo la democracia de un país y la autonomía de las instituciones, cuyas funciones establecidas en la Constitución, dicta, que son independientes del Poder Ejecutivo Federal.

Publicidad

Veo con estupor como en esta inédita subordinación, ministros de la Suprema Corte emitieron posiciones y argumentos políticos y no jurídicos. Es verdaderamente lamentable y vergonzoso lo que sucedió.

Seguramente, este triunfo del presidente hoy es vanagloriado por sus huestes, visto como una muestra de su músculo político y de su capacidad de convencer desde el púlpito en que se han convertido las conferencias mañaneras. Ahí donde día con día, con más show, se dicta la línea de la agenda pública a propios y extraños, al gabinete, pero también con mensajes a la oposición.

El golpe de credibilidad al máximo tribunal de justicia del país ya ha sido asestado, y en su oficina de Palacio Nacional, Andrés Manuel López Obrador, sonríe plácidamente. Bajo su máxima del pueblo bueno y sabio, cree o quiere hacer creer que los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, hicieron lo políticamente correcto y deseable, pero esta validez de “consulta” abre una grieta severa en los caminos jurisdiccionales y legales que deberían de tener los órganos garantes de justicia.

Esta acción que la mayoría de ministros avaló y que, de una manera se subordinó a los caprichos del Presidente, dejó sin credibilidad a esta institución, hicieron que perdiera su autonomía, y se les olvidó que la Ley no se consulta, no obedece antojos, simplemente se aplica.

_______________

Nota del editor: el autor es ssss

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad