Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Por qué FRENA está ganando fuerza?

FRENA es un movimiento ultraconservador y mentiroso cuya plataforma está siendo peligrosamente abrazada por clases medias y altas inconformes con la economía.
lun 05 octubre 2020 08:00 PM
Casas de campaña colocadas por integrantes del FRENA.
El Frente Nacional Anti Amlo (FRENA) marchó desde fin de semana del Monumento a la Revolución hasta la explanada del Zócalo capitalino.

FRENA es un movimiento ultraconservador en contra de la paridad de género, la homosexualidad y la redistribución del ingreso. En sus protestas, se les observa con imágenes religiosas.

Las creencias de FRENA son una combinación de mentiras y verdades. Por ejemplo, se quejan de las irregularidades que denunció el exdirector del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (cierto), pero también creen que AMLO acusó de “ratas y mentirosos a los contagiados de COVID” (falso). En general, sus ideas son marcadamente de derecha.

Publicidad

El que en México no haya habido movilizaciones de derecha antes es sorprendente. Nuestro país es ideológicamente muy conservador. De hecho, el 31% de los mexicanos se autoidentifican con la derecha mientras que solo el 25% lo hace con la izquierda (Sánchez y Sánchez 2019).

Al momento, hay dos explicaciones sobre por qué FRENA está ganando fuerza:

Por un lado, la explicación religiosa. Se ve en FRENA a un movimiento político que se está nutriendo de movimientos religiosos que datan de la época Cristera. FRENA es el revivir de un catolicismo militante que se siente agraviado por el feminismo, la homosexualidad y otras agendas progresistas que cada vez son más discutidas.

Por otro lado, está la explicación económica. Se piensa que FRENA está ganando fuerza por la crisis económica generada por la pandemia y la forma en la que las políticas de austeridad la han agravado. FRENA representa el sentir de ciertas clases medias y altas que observan retrocesos en su nivel de vida.

Si bien FRENA tiene componentes religiosos, no parece haber mucha evidencia de que el catolicismo sea el motivo de su fuerza. De hecho, la ciudadanía que es religiosa y tradicionalista en lo moral tiende a apoyar más a López Obrador (Díaz Domínguez 2019). Entre las personas que asisten a la iglesia con frecuencia, por ejemplo, la probabilidad de simpatizar con Morena es tres veces superior que entre las personas que no asisten a la iglesia.

Publicidad

FRENA, por tanto, parece estar nutriéndose más del descontento económico que existe entre personas que se identifican con la derecha. Esto no significa que todos los manifestantes de FRENA sean ultraconservadores. De hecho, muchos dicen no apoyar las ideas más conservadoras de FRENA. Están ahí, comentan, porque se sienten inconformes con las decisiones del gobierno.

La derecha mexicana no está acostumbrada a estar descontenta. Como han mostrado los estudios de Alejandro Moreno (2020) la mayoría de los mexicanos que se autoidentifican con la derecha habían estado satisfechos con el trabajo de Fox (66% satisfecho), Calderón (75%) y hasta de Peña Nieto (71%). Esto cambió radicalmente con López Obrador. Entre la derecha, ahora solo el 12% aprueba la gestión del presidente.

Para la derecha mexicana, todo iba bien o iba más o menos bien, hasta que llegó López Obrador.

Por el contrario, los simpatizantes de López Obrador están acostumbrados a que la economía vaya mal. En cierta forma, para ellos el que la economía vaya mal en 2020 no es nada nuevo. Los votantes de López Obrador tienen una larga tradición de estimar que la economía del país no va bien (Sánchez y Sánchez 2019). De hecho, el voto que lo hizo ganar en 2018 fue el que provino de viviendas de bajos recursos y de vecindarios de clase trabajadora (Aguilar 2019).

#QuéPasóCon...el Frente Anti-AMLO (FRENAAA)

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad