Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ZonaLibre | El machismo del senador

La actitud del senador Samuel García fue machista y él mismo reconoció en un video estar apenado y arrepentido, una muestra de que el virus del machismo siempre sale a la luz.
mié 12 agosto 2020 11:59 PM
samuel-garcia.jpg
El senador publicó un video con disculpas a su esposa por sus comentarios.

Vaya debate han generado los pocos segundos del video que protagonizan el matrimonio entre la influencer Mariana Rodríguez y su esposo, el senador Samuel García.

Todo comenzó cuando en una “cena a distancia”, debido a que ambos personajes no pueden convivir, lamentablemente porque Mariana sufre el contagio del COVID-19. En aquella transmisión que decidieron compartir a sus seguidores una transmisión en vivo.

Publicidad

Rodríguez mostró en pantalla, sin querer, parte de su rodilla, esa situación molestó de gran manera a su esposo, por lo cual el político regiomontano reclamó airadamente a “su mujer” el hecho de que enseñara “mucha pierna”. Bastante enojado, García sentenció: “¡Me casé contigo pa' mí; no para que andes enseñando!”. Ante la sorpresa de Mariana, simplemente quiso suavizar la situación con un tímido “perdón”.

Sin lugar a dudas, la actitud del senador fue machista y él mismo reconoció en un video estar apenado y arrepentido, criticando su propia actitud al llamarla “retrógrada” y lamentando que “nadie le enseñó a ser feminista”.

El flagelo recurrente

En nuestro país, parecía que el movimiento feminista había logrado avanzar, luego de las cientos de manifestaciones al principio del año; y que el tema del acoso, la violencia de género y otros flagelos que sufren millones de mujeres en el país se había posicionado en los temas torales del país. Sin embargo, pareciera que nuestro decadente feminismo se trata de una situación social y heredada.

Los datos sobre violencia contra la mujer son indignantes: el 66.1% de las féminas han sufrido violencia económica, emocional, física, sexual o discriminación. Más del 40% de las mujeres mayores de 15 años han sufrido un incidente de violencia sexual. Una de cada tres mujeres en el país, han sufrido una agresión física.

Publicidad

Se estima que más de 1.3 millones de mujeres sufren violencia doméstica durante la actual pandemia.

Tan solo en 365 días, durante el 2018, más de un millón de mujeres fueron violadas en su etapa infantil.

Sin olvidar el lacerante dato que cada dos horas asesinan a una mujer en México.

Aunque el episodio en el que se ve envuelto un senador de la República (como el anteriormente relatado) podría pasar fácilmente desapercibido y olvidado, sin embargo, no debe de ser así. Llega justo para reforzar, una seria reflexión sobre las actitudes machistas que tenemos la gran mayoría en el país. Pues el machismo no es una actitud que solo los hombres tengamos, sino una terrible enfermedad social, un problema, del que somos parte la gran mayoría.

Sería muy sencillo descargar todo el coraje en la figura de Samuel García, sin embargo, estaríamos desperdiciando un gran momento para debatir cuáles son nuestras actitudes más comunes y cómo manejamos el lenguaje con nuestras parejas o en qué concepto tenemos a otras mujeres cuando hablamos de ellas a sus espaldas.

Publicidad

¿Cómo andan nuestros políticos?

Quizá que García sea uno de los “barajados” para ser candidato a la gubernatura de Nuevo León es que el tema se politizó y no solo fue un tema entre dos personas famosas que se pudo discutir en las páginas de una revista de espectáculos.

El exhibido es un miembro de la Cámara más alta del país, que ha decidido jugar con fuego, exponiendo su vida y matrimonio en las redes sociales.

Esto también tiene un ingrediente especial, pues es buena hora de examinar los perfiles de los próximos candidatos que se presentarán ante la ciudadanía para pedir el voto en el 2021. Será interesante conocer cuáles son sus antecedentes en temas como machismo y misoginia.

Fuera de filias y fobias, el senador García tiene todo el derecho de cambiar, de “reconvertirse” como él mismo señaló. Si realmente busca ayuda para dejar ese tipo de actitudes contra las mujeres, habrá tenido la mejor lección de su vida pública y política.

Así que dice el antiguo refrán «Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar», este penoso incidente, debe dar una alerta a aquellos políticos que siguen haciendo cada vez más pública su vida, porque el virus del machismo y la misoginia siempre sale a la luz, a veces “sin querer queriendo”.

___________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad