Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | AMLO: destrucción sistemática (parte 2)

Ha llegado el momento de desnudar a la 4T: su plan de erosión de la riqueza nacional no es accidental; su finalidad es "primero los pobres", pero bajo la idea de multiplicarlos a todos los niveles.
mié 20 mayo 2020 11:00 PM
opinion_torres_landa.png
Juan Francisco Torres Landa R. es miembro del Comité Directivo de UNE México.

El mandato popular formal, que sí se recibió el 1 de julio de 2018, AMLO en las urnas se sustentó en dos columnas principales: el combate frontal a la corrupción y la impunidad, y la pacificación y recuperación de la seguridad en el país. Y en ambos objetivos los datos duros muestran un desapego absoluto a las demandas ciudadanas.

Veamos algunos datos de lo que en la realidad han venido realizado:

Publicidad

1. Salvo el caso de la venganza política contra Rosario Robles y el incipiente caso contra Lozoya Austin, no hay en la realidad un solo procedimiento sólido en contra de exfuncionarios públicos (ratificando en los hechos el pacto de impunidad celebrado en su momento con Videgaray y Peña Nieto).

2. En la cancelación del aeropuerto de Texcoco se gastaron más de 100 mil millones de pesos para recibir nada a cambio, sin que se hubiere fincado responsabilidad alguna por corrupción (de hecho el secretario Jiménez Espriú dijo que no hay evidencia de corrupción).

3. En los contratos de gobierno han procurado compras de bienes y servicios con un sorprendente rango de 76% en adjudicaciones directas (por lo tanto con total opacidad de como se gastan los recursos y asignaciones a su nueva cuatecracia liderada por personas como Ricardo Salinas Pliego).

4. En absoluta contradicción de lo que vino diciendo por años, no solamente no se respetaron y reforzaron las instituciones civiles de seguridad pública, sino que se desmantelaron (Policía Federal) y se avanzó sin freno a la plena militarización de la seguridad pública (Guardia Nacional con plena integración y mando castrense).

5. La inseguridad y violencia es de tal nivel que los cárteles ya no solamente dominan amplias zonas geográficas del país, sino que de hecho operan y retan a las autoridades con abierta ofensiva y presencia, contando con la anuencia del presidente que incluso pasa por el vecindario y saluda a la mamá de uno de los capos más conocidos aprovechando el cumpleaños de su nieto y actual líder de la organización.

6. En lugar de poner el ejemplo con personas probas, se sustenta a funcionarios como Manuel Bartlett (otrora enemigo de la democracia) que se han encargado de enriquecerse inexplicablemente logrando una fortuna inmobiliaria y de muchas otras vertientes, y que hoy es exonerado y avalado por el presidente porque él tiene la capacidad divina de redención y absolución sumaria.

Publicidad

7. Con lujo de soberbia se han encargado de despreciar el enojo justificado de la población en general y en particular de las mujeres ante la incesante ola de feminicidios y violencia intrafamiliar, no dando el lugar a los movimientos 8M y 9M, y más recientemente tildando de falsas las llamadas de auxilio de mujeres en el 911. Esto sin pasar por alto el que se hayan eliminado los apoyos a guarderías infantiles y a los centros de protección de violencia.

Los ejemplos abundan y son muchos más. Los hemos citado y reiterado en entregas previas. Así tenemos una combinación explosiva porque los resultados han y seguirán siendo desastrosos. Pero a juzgar por la risa burlona y expresiones dicharacheras del presidente todos los días, no solamente no le preocupa, sino que está muy contento de ver como el incendio nacional le permite completar su plan de destrucción con mayor velocidad y rapacidad. Por si lo anterior no fuera suficiente, llegó el COVID-19 y el mismo ha servido para desnudar de cuerpo entero las verdaderas intenciones de la 4T.

La destrucción no es algo que se quiera o pueda ocultar, sino es la vocación plena de la administración. Basta ver lo que hicieron al cancelar la planta cervecera de Mexicali y ahora en erradicar las inversiones en energías renovables, para entender que la misión es la de una hegemonía estatal a cualquier costo y sin reparar en eficiencias, cuidado al medio ambiente, o condiciones favorables para los consumidores. Ni siquiera una propuesta tan sensible y políticamente rentable como #CubreBocasXDosBocas tuvo eco en la toma de decisiones. Las prioridades son otras. Primero destruir y desfalcar antes de salvar vidas. El mensaje para la población en general es claro ¡les valemos absolutamente madres!

Hablando de la actual coyuntura, llama poderosamente la opacidad en datos de la pandemia. Los cuestionamientos ya son de una verdadera urgencia porque el irresponsable manejo de todo el proceso y el otorgamiento del monopolio de decisiones sanitarias, económicas y políticas a un subsecretario de Salud (que muy pronto se mimetizó en el quehacer demagógico e irresponsable) ya lamó los reflectores locales e internacionales. Las cifras simplemente no cuadran. Y por si esto fuera poco, en una decisión iracunda, AMLO se decide irse en contra de los doctores y personal de salud tildándolos de mercantilistas – en medio de la guerra se fue a descalificar a los soldados de la salud. Increíble falta de sensibilidad y congruencia.

Publicidad

Dicho sea de paso, la descalificación ya grave contra los galenos se multiplicó contra ingenieros, arquitectos, abogados y profesionistas en general. Y como no, si son estas personas con preparación las que pueden descifrar las sandeces que implica la política de combustión de la 4T. Al que se atreva a contradecir al iluminado le toca la flamígera actitud de quien dice gobernar el país. Y es por ello que cuando al presidente se le ocurre decir que ya ve la luz al final del túnel, lo menos que nos podemos imaginar es que es un tren en sentido contrario. Y si no me creen, díganme qué opinan de que en una de sus mañaneras recientes se atrevió a decir y presumir que en estos meses hay más muertos por homicidios dolosos que por el COVID-19. ¿Lo pueden creer? ¿Hasta cuándo tocaremos fondo?

Hablando de luz en el camino, debemos reconocer que la resolución unánime del Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al resolver sobre la inconstitucionalidad de la llamada Ley Bonilla sí brinda oxígeno puro. Se constituyó en el contrapeso necesario para sujetar los actos de gobierno que se impugnen al escrutinio de su compatibilidad con los derechos humanos y requisitos Constitucionales y legales respectivos. Pero también hay que señalar que ese rasero de evaluación no se apreció en los casos de las obras faraónicas de AMLO, en los cuales, los jueces cedieron a las presiones que llegaron desde la oficina de la Presidencia, a pesar de que los mismos adolecían de los permisos mínimos esenciales para su operación (y probablemente aún no los tengan).

Aquí la interrogante es si en las batallas que vienen, por ejemplo contra la inutilización arbitraria de energías renovables, el Poder Judicial Federal se consolidará como el fiel de la balanza, o como un súbdito del Poder Ejecutivo Federal. La nación entera estará expectante de ver el tamaño y compromiso de los Ministros para cumplir con sus obligaciones constitucionales. Esperamos que la resolución reciente que erradicó el adefesio jurídico generado por los entonces pseudo-legisladores de Baja California sea indicativo de lo que viene. Ojalá que así sea. Al tiempo.

Más del Congreso: Oposición ve en decreto de Fuerzas Armadas intenciones de militarizar al país

Otra pregunta es si hay aún quien en el equipo presidencial tenga un dosis remanente de sentido común y racionalidad (muy distinta a la "rocionahledad" que nada tiene que ver con esos conceptos). Dejando de lado los radicales incorregibles (Nahle, Sandoval, Taibó, Polanco, Buenrostro, Ackerman, etc.) uno preguntaría si del lado de los mesurados (Ebrard, Romo, Herrera y hasta Monreal) no hay quien pueda poner alto a la campaña de destrucción en marcha. Si no lo hacen pronto no habrá forma de que salven la responsabilidad que les será exigible por acciones y omisiones. Que no nos digan después que era por disciplina o por no dinamitar sus aspiraciones políticas o electorales no los exime de su corresponsabilidad como cómplices de la erosión de nuestro país.

Algunos pensábamos hasta hace algunos meses que la gran cita democrática en julio de 2021 constituía la gran prueba de fuego para que la ciudadanía recuperara el control del país mostrando mayoritariamente en las urnas su desacuerdo con la forma en que el país se conduce (y ciertamente es una fecha muy importante y requerirá de una enorme dosis de humildad y sensibilidad por las fuerzas políticas ajenas a Morena y partidos satélites para recuperar los equilibrios hoy perdidos). No obstante, la prisa le llegó a AMLO y secuaces y no parecen detenerse ante nada. Así es que por eso llamamos ahora la atención para que la ciudadanía sepa que no podemos esperar hasta 2021 porque el país no tendrá ya capacidad para sostenerse en sus propias extremidades.

Con una caída en la economía para este año que llegará a una reducción de al menos 10%, y sin ayuda alguna a las pequeñas y medianas empresas que son las que generan el 90% del empleo formal en el país, y tampoco apoyos en la economía informal (solamente a los clientes electorales gubernamentales que representan menos 20% de la población) desde ahora sabemos que enfrentaremos una crisis económica descomunal que hará que la mayoría de los pobladores queden totalmente expuestos y marginados. Ahí la perversidad de la que venimos hablando. Se sabe de la pauperización del país y la reacción es nula e incluso se dice que debemos ahora ya no medir crecimiento económico ni datos del PIB, sino conceptos absurdos como bienestar y desarrollo sin mediciones o desempeño.

Por todo lo anterior ha llegado el momento de desnudar a la 4T y entender que su plan de erosión de la riqueza nacional no es accidental. Es un plan bien estructurado, ejecutado puntualmente, y cuya finalidad es hacerle honor a una de sus frases predilectas "primero los pobres", pero ahora entendida en su justa dimensión que es el de multiplicarlos a todos los niveles y así dejarnos a todos como botín electoral de las dádivas gubernamentales. Este es el destino que no podemos aceptar y hay que hablar públicamente de la destrucción sistemática de México y de la enorme responsabilidad que tenemos de pararla.

Entre otras cosas estamos convocando a la primera manifestación electrónica masiva a tener lugar en la plataforma de Facebook de #MisiónRescateMéxico (inscripción también en el canal de YouTube) el jueves 28 de mayo a las 8.00pm. Todos los que aspiran a detener la destrucción son bienvenidos y convocados a cerrar filas para un gran despertar ciudadano que no admite demora. Y a diferencia de lo que pregona la 4T nosotros sí estamos por un incesante e infranqueable respeto a la máxima juarista de "Fuera de la ley nada, por encima de la ley nadie." Y punto. #NoalaDestrucciónSistemática

_________________

Notas del editor: Juan Francisco Torres Landa es secretario general de México Unido Contra la Delincuencia y socio del despacho Hogan Lovells BSTL.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad