Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Misoginia en la 4T

Al rechazar que la violencia de género esté creciendo durante la cuarentena, el presidente demuestra que no conoce las cifras oficiales y que no le interesan las mexicanas, dice Kenia López Rabadán.
mié 13 mayo 2020 06:15 AM
Kenia López Rabadán
Senadora panista, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos.

¿Cómo puede decir el presidente López Obrador que tiene la conciencia tranquila, si no reconoce que la violencia en contra de las mujeres durante la cuarentena por COVID-19 se ha incrementado? Su propio gobierno, a través del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, reportó que durante el primer trimestre del año hubo aumentos en las víctimas de feminicidio: 960 asesinatos de mujeres, en promedio 10 por día.

El no reconocer la violencia en contra las mujeres es un acto machista y violento. Asimismo, descalifica a las mujeres de su gabinete que han dicho lo contrario, y para que AMLO ya “no tenga otros datos” y sí los reportados por su propio gobierno, envié una carta a la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, solicitando que le haga llegar al presidente la información que han emitido diversas autoridades al respecto.

Publicidad

La postura del Ejecutivo federal evidencia, una vez más, que no le interesan las mujeres de este país. Esta lamentable declaración se suma a otras desafortunadas que ha hecho; basta recordar los movimientos del 8 y 9 de marzo, días históricos para las mujeres mexicanas. Sobre ello, dijo que contra la violencia de género participó “un conservadurismo disfrazado de feminismo”.

Aquel #8M, como nunca antes, salieron cientos de miles de mujeres para manifestarse contra la violencia y el feminicidio en la CDMX y en el resto del país; el día 9 se convocó a un paro nacional, #UnDíaSinMujeres, que López Obrador calificó de “movimiento conservador”.

Sus respuestas retratan a un hombre que se encuentra acorralado entre el pasado y sus añejos comportamientos; urge que el primer mandatario de este país cambie su mentalidad para dar a las mexicanas los cambios que exigen, como erradicar la violencia contra las mujeres, que es hoy uno de los principales obstáculos para su desarrollo y participación en la vida económica, política, social y cultural de nuestro país.

Es necesario que López Obrador conozca los datos oficiales de su gobierno y que son del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, ya que en el primer trimestre del año se registraron incrementos. De nuevo: hubo 960 asesinatos de mujeres, en promedio 10 por día.

Publicidad

En el caso de reportes de llamadas al 911, fueron 67,081 por violencia familiar, 24,000 más en comparación con 2019. Por abuso sexual fueron 1,398 llamadas, es decir, 229 más que el año pasado. Se realizaron más de 750 llamadas al día para denunciar violencia familiar o abuso sexual.

Lamentablemente, López Obrador envía un mensaje erróneo a la sociedad al no dar la relevancia que merece ni la atención de la autoridad a una problemática que aqueja a miles de mujeres en este país, y que son violentadas en sus propios hogares.

Como el presidente de todas y todos los mexicanos, y ante la situación de violencia que viven las mujeres, el Ejecutivo federal tiene la obligación de instrumentar políticas públicas que atiendan la violencia en contra de las mujeres y además reconocerla, porque si no se reconoce es imposible que pueda erradicarse.

_________________

Nota del editor: La autora es senadora del PAN; preside en esa cámara la Comisión de Derechos Humanos.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad