Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#LaEstampa | El anzuelo ponzoñoso de Trump

Donald Trump trató de azuzar el rompimiento del Partido Demócrata, por suerte Bernie Sanders hizo caso omiso de ese llamado.
jue 16 abril 2020 01:30 PM
(Obligatorio)
Mensaje de Joe Biden en el que Bernie Sanders le ofreció su respaldo.

Desde el principio de la campaña por la candidatura del Partido Demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump ha buscado afanosamente un par de desenlaces.

Primero, anhelaba que los votantes demócratas eligieran a Bernie Sanders como su candidato. Trump calculaba que Sanders, que se ha definido siempre como un demócrata socialista, le permitiría polarizar al electorado y que, en ese escenario, saldría ganando. No era, a mi juicio, una apuesta descabellada. Para desgracia de Trump y fortuna del mundo, los votantes demócratas prefirieron de manera muy clara a Joe Biden.

Publicidad

En segundo lugar, Trump soñaba con una oposición dividida. Trump podrá ser muchas cosas, pero es un buen estratega electoral. Sabía, por ejemplo, que si Bernie Sanders se negaba a apoyar formalmente a Biden, la probabilidad de un Partido Demócrata dividido sería mayor, beneficiando a Trump en noviembre. Durante las últimas semanas, en las que Sanders se había negado a aceptar su derrota, ese escenario parecía más probable. Si Sanders hubiera persistido en su obstinación, el riesgo habría sido mayúsculo. Para bien o para mal, Sanders inspira una devoción muy particular. Trump lo sabe perfectamente, y por eso azuzó, desde su Twitter, a Sanders y a sus simpatizantes, acusando al Partido Demócrata de querer robarle la candidatura. Para suerte de todos, Sanders evitó morder el anzuelo ponzoñoso.

Esta semana, en un momento notable, Sanders apareció con Biden en un video transmitido por redes sociales. En un intercambio cordial, ambos acordaron trabajar en conjunto para afinar la plataforma del partido rumbo a noviembre. Sanders terminó respaldando a Biden de manera formal.

Publicidad

Después de Sanders lo han hecho Barack Obama (que, sensato, esperó hasta el último momento para que nadie pudiera acusarlo de influencia indebida) y Elizabeth Warren, otra figura importante del ala progresista del partido. Así, Biden le ha negado a Trump la posibilidad de enfrentar a una oposición dividida. A siete meses de la elección, parece que los demócratas van unidos contra el presidente republicano. El escenario, por ahora, no podría ser mejor. Por desgracia, noviembre parece estar a años luz de distancia. Toca esperar.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad

Tags

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad