Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | ¿Qué nos quedará después de la pandemia?

Esta crisis pasará, pero será trascendental para el futuro del país la discusión de temas y retrasos que se han hecho palpables y que difícilmente el gobierno actual puede negar.
jue 02 abril 2020 06:36 AM
Programas sociales
Los niveles de atención en México están lejos de los de otros países de la OCDE.

La atención se concentra en la curva de contagios y en la importancia de aplanarla. Nos enfocamos en la necesidad de generar una sana distancia. Se presta toda la atención a las medidas del gobierno, o la ausencia de las mismas, para afrontar la crisis de salud que llega a nuestro país. Ello, en buena medida, porque las alertas de la propia Organización Mundial de la Salud indican que los contagios se pueden propagar y, con ello, colapsar el sistema de salud. Miles podrían perder la vida. En México, esto no es la excepción.

Todo ello es clara cuestión de preocupación. Sin embargo, también es importante no dejar de lado una serie de problemas que ya existían y que la situación actual hace que sean difíciles de ignorar. Si bien la coyuntura demanda toda la atención que como ciudadanos podamos darle a las buenas prácticas para disminuir la tasa de contagios, cuando la contingencia pase, será trascendental discutir y exigir cambios.

Publicidad

Específicamente, hablo de las condiciones laborales de millones de mexicanos que hoy no pueden quedarse en casa porque no tienen ese privilegio, porque viven al día y requieren ingresos diarios mínimos para subsistir. Es vital reconocer que el quedarse en casa en esta crisis es un privilegio. De acuerdo a cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (segundo semestre) de 2019, más de 30 millones de mexicanos trabajan en condiciones de informalidad. Ello representa más del 56% de la población ocupada en el país. Sin seguridad social, sin seguro de desempleo, sin posibilidad de tener una red de soporte que garantice al menos un ingreso mínimo necesario para subsistir, y ante la falta de contingencias gubernamentales, la cuarentena para estas personas más bien es una fantasía. Es importante reconocer que la situación laboral de millones de mexicanos y la flexibilidad laboral que se ha permitido desde administraciones anteriores debería de ser un tema central de la discusión post crisis sanitaria. Ello, anticipando la necesidad de estar preparados para situaciones que se desarrollen en un futuro.

Lee también: Hospitales de la CDMX tendrán 195 camas extra para atender casos de COVID-19

Hablo también de los números que se nos arrojan en materia de salud. El número de camas en unidades de cuidado intensivo, el número de mascarillas. Los salarios de médicos y personal de cuidado y de limpieza. De acuerdo a Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad (CCINSHAE), la red de hospitales públicos de todo el país, incluyendo los de la Secretaría de Salud, IMSS, ISSSTE, Pemex, Marina y Defensa Nacional, se dispone de alrededor de 3 mil camas para cuidados intensivos. Los cálculos más recientes de la propia Secretaria de Salud estiman que un poco más de 10 mil personas requerirán de terapia intensiva. Este es solo un ejemplo de los muchos que se podrían dar sobre la situación casi catastrófica de nuestro sistema de salud. Sin embargo, ello no debería de causarnos sorpresa. De acuerdo a cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el gasto en salud como porcentaje del producto interno bruto en México en 2018 fue de 5.5%. En Italia, por ejemplo, fue de 8.8%, en Francia y Alemania 11.2%.

6 apoyos del gobierno que puedes aprovechar en la contingencia

Publicidad

En materia de ciencia, investigación y desarrollo, a los investigadores y científicos en México y en el mundo se le demandan explicaciones. Se vuelve prioridad la creación, en el menor tiempo posible, de una vacuna o de un tratamiento. Pero son años de retraso y de desventajas acumuladas. En México, el presupuesto anual asignado a ciencia e investigación no alcanza el 1%. De acuerdo a cifras del Instituto de Estadística de UNESCO, en México el gasto en ciencia y desarrollo como porcentaje del producto interno bruto, es de tan solo .5%, posicionándonos a la par de la República de Botsuana, muy por debajo del 4.2% en Israel o 4.3% en Corea del Sur.

Recomendamos: Ante coronavirus, la Secretaría de Salud pide a los estados cerrar las playas

Salud, empleo, ciencia y tecnología son algunos de los temas trascendentales que tendrán que ser abordados en el debate público. Nosotros como ciudadanos debemos de exigir mejores condiciones para el desarrollo profesional, un sistema de salud que se capaz de responder a los pacientes sin poner en peligro a sus doctoras, enfermeras y personal de cuidado. Necesitamos un país que le apueste al desarrollo científico y tecnológico como punta de lanza para el desarrollo. Esta crisis, de una u otra forma, pasará. Lo que será trascendental para el futuro del país será la discusión de temas y retrasos que se han hecho palpables y que difícilmente el gobierno actual puede negar. Tras la pandemia, que no quede todo en el indiferencia, y que esta crisis sirva para verdaderamente girar los reflectores a retrasos profundos y muchas veces olvidados.

____________________

Nota del editor: la autora es profesora investigadora de la Escuela de Comunicación en la Universidad Panamericana.

Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad