Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ante el COVID-19, ¿cómo cuidar los empleos en México?

Nuestro país no debe cometer el error se siempre: ante una crisis, dar prioridad a salvar las fortunas de los grandes capitales. Esta vez la prioridad deben ser los trabajadores y los más pobres.
lun 23 marzo 2020 02:45 PM
economía pib méxico
La economía mexicana sufrirá una fuerte contracción este año debido a la pandemia del coronavirus.

Este es un momento histórico para crear un México justo porque la emergencia sanitaria que supone el COVID-19 hará que se tengan que tomar decisiones públicas y privadas importantes de forma anormalmente rápida. La forma en la que se tomen esas decisiones determinará el futuro de nuestro país por décadas.

Es por ello imperante que no repitamos el penoso actuar que México ha tenido en sus crisis anteriores: dar prioridad a salvar las fortunas de los poseedores de grandes capitales sin pedirles nada a cambio, y sacrificando a la clase media.

Publicidad

Hay quien piensa que se debe salvar a los poseedores de grandes fortunas porque así se salva también a sus empleados –que son la clase media y son muchos. Esto ha probado ser falso. Múltiples académicos, como el Dr. Owen Zidar, profesor de la Universidad de Princeton, han demostrado que los apoyos a los más ricos son poco efectivos para generar empleos y no siempre generan crecimiento económico a nivel local.

Es decir, un rescate a grandes empresas puede ayudar (o perjudicar) a la clase media, dependiendo de las condiciones bajo las cuales se haga. El gobierno mexicano deberá pedir corresponsabilidad por parte de los empresarios que reciban apoyos. Solo así se tendrá un efecto socialmente positivo.

Hay dos formas de apoyar a la clase media ante el COVID-19.

Recomendamos: Interjet suspende 25 rutas internacionales por coronavirus

La primera es que debemos asegurarnos de que las clases medias y bajas cuenten con dinero suficiente para mantener un consumo básico. Esto es importante porque la realidad económica de nuestro país es tan precaria que no será posible implementar una cuarentena eficaz a menos de que se tengan apoyos económicos que salven a los negocios pequeños y medianos que poseen las clases bajas y medias.

Esto implica que se deberán ampliar de forma temporal las transferencias monetarias. Los programas prioritarios de la 4T no son suficientes para distribuir la ayuda porque se enfocan en adultos mayores y jóvenes, dejando a un lado a muchas poblaciones vulnerables, y a los negocios informales pequeños. Este apoyo puede estar condicionado a darse de alta ante el SAT. Se debe considerar detener temporalmente el pago de rentas y créditos para permitir que la clase media tenga una vivienda digna y la supervivencia de negocios chicos.

Sheinbaum pide a los capitalinos quedarse en casa | #EnSegundos

Publicidad

Los apoyos monetarios que se den no deberán darse por medio de los Centros de Bienestar y los Servidores de la Nación por una simple razón: están rebasados de capacidad y tienen problemas severos de organización. Será imperante crear una alianza público-privada sin precedentes para hacer llegar la ayuda de forma rápida y eficaz.

Una segunda medida será proteger a empresas más grandes que puedan quebrar. Esto se podrá hacer, pero solo bajo condiciones estrictas. Se debe buscar que los beneficios lleguen primero y por encima de todo a los trabajadores y no a los accionistas.

Cualquier empresa grande que reciba un estímulo deberá probar que no despedirá a uno solo de sus empleados, que mantendrá su nómina por arriba del salario mínimo, y que no dará bonos de productividad o aumentos de salario a sus ejecutivos y directivos.

No se deberá permitir que la industria se aproveche de la emergencia sanitaria para empujar agendas individualistas como volver a usar bolsas de plástico o eliminar el etiquetado frontal. Más aún, se debe asegurar que las industrias rescatadas no creen preponderancia de mercado, no operen como monopolio y se comprometan al pago de impuestos sin condonación. No se puede rescatar con un cheque en blanco sino con la certeza de que el beneficiario principal será el mexicano promedio.

Opinión: ¿El dinero mata al virus o protege a la población activa?

Empujar un programa de inversión en infraestructura e inversiones en energía limpia (no en hidrocarburos) son también buenos pasos. La inversión en energías no renovables deberá dejarse a un lado y se deberán cancelar proyectos que no tienen viabilidad económica, ambiental o técnica como son el Tren Maya, la Refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía. Es momento de dejar ideologías a un lado y colaborar todos.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autora.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad