Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ElPersonaje | Eduardo Ramírez, ¿jaguar negro, verde o moreno?

El senador chiapaneco Eduardo Ramírez, de Morena, puede ser una de las cartas fuertes para la siguiente mesa directiva de la Cámara alta, así pues… no lo pierda de vista.
vie 17 enero 2020 06:45 AM
personaje.jpg
Futuro. El senador Eduardo Ramírez se perfila para ocupar un puesto importante en el Senado.

Aunque nació verde y pudo haberse enrojecido, hoy Eduardo Ramírez madura en guinda... sí, en guinda-Morena.

Chiapas lo vio nacer en la política y su ascenso, vertiginoso, lo puso en 2018 en la antesala de la precandidatura por el gobierno de ese estado para suceder en el cargo ¡¡¡al mismísimo Manuel Velasco Coello!!!, de quien fue cercano colaborador en su gestión al ocupar la Secretaría General de Gobierno, a partir de 2013, luego de solicitar licencia a la curul que ganó en San Lázaro, durante el proceso electoral de 2012 con una votación histórica para su distrito.

Hoy en día, ocupa un escaño en el Senado y se sienta a la derecha, muy cerquita, del líder del grupo mayoritario –al que hoy pertenece y donde milita– sí, se lo imaginó perfectamente bien, de Ricardo Monreal.

Publicidad

Político joven, Eduardo Ramírez, nació el 13 de octubre de 1977 y ya es maestro en Derecho Constitucional y Amparo, además de Doctor en Ciencia Política. Preside la Comisión de Puntos Constitucionales, uno de los equipos de trabajo estratégico de la LXIV Legislatura, por donde salieron algunas de las leyes más importantes aprobadas posteriormente, como la Guardia Nacional. Para que saliera esta iniciativa Eduardo tuvo que cabildear y llegar a muchos acuerdos con la oposición. De hecho, Eduardo dice que en la vida, que en su vida, no hay nada que no se pueda negociar, salvo en su casa con sus hijas y esposa.

Ha sido un muy activo senador, en lo que va de esta legislatura; con decirles que ha presentado 13 iniciativas como promovente, ha fundamentado 14 dictámenes, ha tenido 19 intervenciones en tribuna y ha fundamentado un posicionamiento de su partido durante una comparecencia.

Comiteco de nacimiento, Eduardo se inició en la política entre las juventudes del Partido Verde Ecologista de México y con esas siglas, PVEM, ganó , de forma interina, la alcaldía de Comitán de Domínguez, con apenas 26 años de edad ¡Quiúboles!

Recomendamos: #ElPersonaje | Samuel García, ¿de senatore a mirrey?

¿Dignidad o Capricho?

Seguro se estarán preguntando, ¿cómo es qué dejó al verde y hoy está en Morena? La razón fue un súper berrinche que lo orilló a renunciar a la militancia verde-ecologista y a encabezar un movimiento por la dignidad de Chiapas. ¿Y cuál fue el motivo de su enojo?, pues que no estaba conforme con la negociación de su entonces partido y el PRI presidido por Enrique Ochoa, por la candidatura al gobierno de Chiapas, misma que perdieron frente a Morena. Al imponer a Roberto Albores como candidato, aunque propios y extraños les advirtieron a Peña y Ochoa que perderían y gacho. Y pues, así fue.

De esta manera, se convirtió en el rebelde de Chiapas y comenzó el movimiento pacífico #PorLaDignidadEnChiapas que sumó todas las inconformidades de esas tierras ¡y vaya que son bastantes, nomás hay que recordar el 1 de enero de 1994 y sus encapuchados dirigidos por el subcomandante Marcos!.

Súmele además que desde el 2016 se convirtió en un férreo opositor de la reforma educativa de EPN. De hecho, la comenzó a llamar, como “Ya Saben Quién”, la mal llamada “reforma educativa”, asegurando que atropelló los derechos del magisterio chiapaneco. Obvio, esto enfureció al entonces secretario de Educación, Aurelio Nuño, quien pidió su destitución como presidente del Congreso estatal. Pero esto no lo fue lo peor, sino que se declaró opositor a TODAS las reformas estructurales de Peña Nieto.

De ahí, el cuento ya es imaginable y es cuando hace click con el entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y fue entonces qué decidió sumar su capital político y liderazgo al partido de Morena.

Publicidad

Amores y desamores

Es conocido por propios y extraños como el Jaguar Negro, sobrenombre que surgió cuando estaba haciendo rafting en la selva Lacandona y se topó con dicho felino. Un lacandón que lo acompañaba le contó la leyenda que dice que si a una persona se le aparece uno, sobre todo negro, era una señal de que trae el espíritu del jaguar dentro de él.

Ojo, con Manuel Velasco mantiene una muy buena relación, puesto que el entonces gobernador no estuvo tampoco de acuerdo con la imposición de Albores como candidato por el PRI y el Verde. Así que, no se anden haciendo historias que no existen ni quieran echar chisme solo por convivir.

Pero como la vida NO es miel sobre hojuelas con quien sí ha tenido una confrontación política es con Martí Batres quien comanda a un pequeño y reducido grupo de senadores.

Lee también: Anuncian "reforma de gran calado", pero la frenan

¿Será?

Puede ser una de las cartas fuertes para suceder la siguiente presidencia de mesa directiva, así pues… no lo pierda de vista.

__________________

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad