Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

AMLO, el constructor “fifí”

Hoy los “fifís”, dejaron de ser “fifís” para convertirse en aliados, pues el gobierno ha reconocido que sin ellos este país se estanca y se va en reversa.
mié 27 noviembre 2019 06:10 AM
amlo y empresarios.jpeg
Acuerdo. Este martes, el presidente presentó un acuerdo con empresarios.

En ellos estaban representados miles de millones de pesos. Estaban presentes los empresarios más acaudalados y prósperos de los últimos 20 años. Hombres y mujeres de semblante rígido y que sus mentes maquinan desde centavos hasta billones todo el tiempo. Se trata de Carlos Slim, Carlos Salazar Lomelín, Francisco Cervantes, José Manuel López Campos, Sergio Leal, Manuel Escobedo, Antonio del Valle, Luis Niño de Rivera, Enoc Castellanos, Vicente Yáñez, Fernando Chico Pardo, Roberto Hernández, entre muchos otros “fifís”.

La reunión se dio en el Palacio Nacional; ahí, el presidente de la República los había convocado para la firma del Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura, la cual congregó a las cámaras y organizaciones de negocios más importantes del país, como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), con sus 12 cámaras; la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y el Consejo Mexicano de Negocios (CMH).

Publicidad

Un sonriente López Obrador les saludaba, les explicó que el primer paquete de dicho acuerdo se conforma por 147 proyectos, que representan una inversión de 859 mil millones de pesos. Que el Gobierno de México está comprometido con impulsar la inversión privada. También les dijo, tajante “Mi gobierno no está enfrentado con ustedes”.

Los que conocen al presidente saben que ha sufrido una transformación interna muy notable a partir de que tomó las riendas del país. Mucho de lo que antes creía y decía ha cambiado drásticamente al darse cuenta de la situación general a partir del poder. Cuando en años anteriores llamaba al “teletón” de televisa y otros medios como “un daño que hacía la mafia del poder”, ahora trasciende que es el invitado especial en la edición de este año y además donará para la causa, este es un minúsculo de los ejemplos de cómo la forma de pensar del AMLO ha cambiado... para bien.

Recomendamos: Carlos Slim: "Ya sabíamos que no iba a haber crecimiento económico"

Slim y AMLO, entre el amor y las rupturas

La relación con los empresarios comenzó en crisis hace menos de un año, en ese entonces López Obrador no vacilaba en el tema de cancelar la construcción del NAICM y la amenaza de poner en cintura el tema fiscal hizo que cámaras tan importantes como la Coparmex criticaran al presidente y sus políticas de la llamada “4T”. Incluso, las críticas llegaban desde el hombre más millonario del país, Carlos Slim, quien llamó un “desatino” la cancelación del aeropuerto donde tenía inversiones multimillonarias. Para entonces el presidente no se quedaba callado y respondió que los contratos en dicha construcción estaban atestados de corrupción.

El magnate ofreció hacerse cargo de la obra y no usar recursos públicos. AMLO se negó rotundamente y la pelea entre el presidente y el hombre más rico del país continuaba.

AMLO continuó las críticas contra Slim y otros empresarios, cuestionando la asignación de contratos para construir nueve gasoductos para suministrar combustible a plantas de la gubernamental Comisión Federal de Electricidad.

Publicidad

El presidente aseguró que los contratos eran ventajosos para las empresas y entonces salió a relucir que era Carso Energy, propiedad de Slim, la que tenía la mayoría de ellos. Entonces, el propietario de Telmex se defendía diciendo que cada uno de esos contratos habían sido "resultado de una licitación pública internacional".

Otra de las controversias que tuvieron los personajes tuvo que ver con la promesa del presidente de llevar internet a todo el país. Para AMLO el que ni Slim y tampoco otras empresas de comunicación participaran en la licitación le pareció absurdo y los acusó de solo querer ganar dinero de los pobladores, sin interesarles su bien común.

Un molesto AMLO decía: "Háganse a un lado porque ahora el gobierno va a tener su empresa para comunicar con internet a todos los mexicanos".

Lee más: AMLO envía iniciativa para hacer constitucional la pensión para adultos mayores

Carlos Slim, quien es el mayor proveedor de telecomunicaciones en el país, respondió una vez más al comentario presidencial y esta vez fue más directo que nunca: "Se deben tener redes de comunicación avanzada de última generación y muy alta penetración poblacional y territorial. Es fundamental y eso no necesariamente tiene que ser con cablecitos y fibra óptica".

¡Pum! La relación estaba más golpeada que nunca. Una relación de amistad que tenían de muchos años atrás, cuando en la llamada “ciudad Slim” eran picaderos de droga y viejas fábricas, hoy es una floreciente y prestigiada zona con una plusvalía en los cielos, a un costado de la colonia Polanco en la Ciudad de México. Todos esos terrenos fueron adquiridos por el magnate en los tiempos que AMLO era jefe de Gobierno.

Casi nadie sabe que sucedió, pero el viernes 26 de octubre de 2018, en un tono entre afable y amenazador, el presidente dijo: “Me reuniré con Slim y otros para serenarlos”.

Y lo logró.

La relación que mantienen este par es inigualable hoy en día. Desde el pasado 27 de agosto, que Slim se presentó sorpresivamente en la conferencia “mañanera”, ha convocado a que una gran parte del empresariado bajara la guardia contra la 4T y decidiera volver a creer en un acercamiento sincero entre el gobierno federal y la inversión privada. En aquella ocasión, Slim se cansó de elogiar al presidente y con eso reconstruía una amistad que representa al menos, 100 mil millones de pesos, tanto en el Tren Maya, así como en los polémicos Carso Energy y telecomunicaciones. En otras palabras, todo está resuelto y Slim toma la batuta como el empresario sagrado de la 4T ¿Qué dirán de todo esto los recalcitrantes enemigos de la mafia del poder? El mundo al revés.

Publicidad

Pa´tras los fielders: una nueva relación

Pero todo esto tiene una lógica, tiene que ver con política, con orden, estrategia y beneficios directos al país entero.

López Obrador sabe perfectamente que tiene que responder directamente a 32 millones de sus votantes, para ellos tiene un mensaje claramente dirigido, pero hay otros casi 100 millones de mexicanos que necesitan que el país progrese y no entre en una recesión que le cueste la economía en 2020, como todo parece indicar.

Más del tema: Jonathan Heath: "Yo no lo llamaría recesión, es un estancamiento prolongado"

Hoy los “fifís”, dejaron de ser “fifís” para convertirse en aliados, pues el gobierno ha reconocido que sin ellos este país se estanca y se va en reversa. Porque si hay buena voluntad, el próximo año podríamos estar hablando de construcciones impresionantes, más allá del error de la cancelación del NAICM. Podríamos ver los primeros frutos de la austeridad y los polémicos recortes. Podrían la 4T y sus nuevos aliados presumir de los avances en el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y el mega proyecto, el más importante de todos, una verdadera transformación: el proyecto de desarrollo del Istmo de Tehuantepec.

Lo sucedido en la reunión de empresarios y AMLO firmando un acuerdo de colaboración real, con costos y costes, es un avance enorme, fuera de filias y fobias, es la oportunidad de ver un nuevo acuerdo nacional a favor de la restauración social. Aunque salten y pataleen los chairos y los derechairos. Al final de cuentas que le salga lo “fifí” a López Obrador da señales de reconstrucción.

__________________
Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad