Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Mexico Business Summit / header desktop Home Expansión
Mexico Business Summit / galería desktop Home Expansión
Publicidad

El tratado más deseado

Estados Unidos está preocupado por la “estabilidad de México”. Muchos ya hacen planes para después de la ratificación TMEC.
mar 22 octubre 2019 01:14 PM
Alberto Bello
Alberto Bello, director editorial "Hard News" de Grupo Expansión.

NOTA: El embajador Christopher Landau dijo que al presidente Donald Trump le preocupa "la estabilidad de México" y no "las debilidades de México", como se publicó inicialmente por falta de claridad en el audio.

La paradoja del acuerdo comercial TMEC entre México, Estados Unidos y Canadá es que tiene todo en su contra, todas las partes quieren firmarlo y lleva un año en el limbo. Ni se firma ni se deja matar.

Las expectativas van al alza. Hay una ventana de oportunidad probable en noviembre de este año; si no, su ratificación por el Congreso estadounidense se aplazaría al 2021.

Publicidad

El TMEC tiene todo en su contra porque los presidentes de Estados Unidos y México son abiertamente nacionalistas y (en mayor grado en el caso de Donald Trump) proteccionistas. Para agudizar las tensiones, EU vivió una crisis migratoria a principio de año al dispararse los cruces fronterizos y México sufre una de seguridad porque los criminales compran armamento al otro lado de la frontera como quien va de shopping a un mall en San Antonio.

El acuerdo es tan importante para la economía de ambos lados que México ha sabido procesar las exigencias de Estados Unidos desde una Secretaría de Relaciones Exteriores convertida en plenipotenciaria y el presidente Trump tiende cada día más la mano al gobierno mexicano, incluyendo el tweet de apoyo tras la decisión de liberar al hijo del Chapo para evitar una masacre en las calles de Culiacán.

Recomendamos: Jesús Seade confía en que habrá T-MEC para noviembre

“El presidente Trump está preocupado por la estabilidad de México”, dijo en su español excelente el embajador de EU en México Christopher Landau el lunes en la Cumbre de Negocios. “EU quiere un México próspero y estable”.

Landau, quien creció en Paraguay y otros países sudamericanos como hijo de diplomático, y escribió su tesis de historiador en Harvard sobre la Venezuela de los años 1940s, asegura que los ataques a México que vivimos en la campaña electoral estadounidense de 2016 no los veremos en 2020 ya que la relación bilateral será presentada como “un éxito diplomático”. Afirmó varias veces que es “frustrante” para él tener que ver desde la barrera el proceso de ratificación del Congreso en el que ejecutivo republicano no puede hacer mucho ya que no cuenta con la mayoría.

Publicidad

En ese terreno, en esta Cumbre de Negocios nadie duda de que ese aspecto ya se “planchó”. La líder de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ha dicho que está de acuerdo en la ratificación del acuerdo. El marco laboral y medioambiental que los demócratas llevan décadas pidiendo en México está listo, en gran medida porque forma parte de la agenda gubernamental mexicana. Además, en plena acción para destitución de Trump, los demócratas tienen todos los incentivos en pleno proceso electoral para presentarse ante el electorado independiente como “moderados”, “pro comercio”. Mucho más que “radicales” enfocados en destituir al presidente Trump por su manita de puerco a los ucranianos para que embarraran al precandidato demócrata Joe Biden.

Está todo tan inverosímilmente planchado que ayer en la cumbre se escucharon muchas propuestas sobre el futuro de la relación bilateral. Para empezar ya los dos países tienen una conversación para resolver el tráfico de armas basado en “un muro tecnológico digital”, según anunció el subsecretario y negociador comercial para América del Norte Jesús Seade en el panel que compartió con Landau y el presidente de Coparmex, Gustavo de Hoyos.

Te puede interesar: México ofrece 900 mdd e implementar reforma laboral para aprobar T-MEC

Seade destacó que los grandes temas, migración, armamento o lavado de dinero, crecientemente son vistos como problemas bilaterales que no pueden ser resueltos por ningún país sin que el otro esté sentado a la mesa.

El plan del presidente López Obrador para el desarrollo del Sureste y Centro América, por ejemplo, fue revisado por los secretarios de hacienda de México, EU, Guatemala, Honduras y El Salvador en la cumbre de otoño del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial".

Publicidad

Seade calificó el TMEC como “un tratado magnífico, que parece más un contrato, preciso y confiable”, pero propuso para el futuro un aspecto estratégico que ha estado ausente de la conversación: la inclusión de los ciudadanos de los tres países a las intenciones integradoras del acuerdo.

Sin duda, uno de los vacíos del tratado comercial que entró en vigor en 1994 fue que no se hizo nada en el terreno cultural para crear una integración norteamericana de los ciudadanos, más allá de los flujos comerciales. Esa carencia llevó a que fuera muy fácil atacarlo en el proceso electoral de 2016.

Seade propuso programas patrocinados por el sector privado de intercambios familiares, un programa de becas universitarias como las Erasmus europeas, donde los estudiantes pasan un periodo de su educación en otro país de la Unión, o los deportes: “un par de equipos mexicanos en las ligas mayores”.

Más sobre el T-MEC: AMLO recibe a legisladores de EU y les pide apoyo en la ratificación del T-MEC

Obviamente, dependerá de la voluntad de EU que así sea, pero algo puede lograrse cuando en el país inventor de las hamburguesas se vende más salsa picante que ketchup, como recordó Seade.

De Hoyos propuso profundizar en las iniciativas que están teniendo las ciudades fronterizas por hacer iniciativas conjuntas, en fortalecer la colaboración militar y migratoria, en la discusión de una integración monetaria norteamericana y en una integración cultural.

En resumen, el acuerdo que parecía imposible está tan amarrado que aunque no se ratifique nunca, nadie cree que pueda desaparecer, y ya estamos pensando en lo que sigue. Una paradoja que no hace mal a México".

__________________
Nota del editor: Alberto Bello es director de Hard News de Grupo Expansión. Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente al autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad