Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Estampa | La figura tóxica de Manuel Bartlett

Por años, Manuel Bartlett no ha dejado de conducirse con ese tono desafiante de quien se cree intocable, invulnerable, recuerda León Krauze.
lun 30 septiembre 2019 06:00 AM
Manuel Bartlett
Bartlett ha sido acusado de ocultar propiedades y su participación en empresas.

En la vida política de México hay pocas figuras más siniestras que Manuel Bartlett. Quien lo dude sólo tiene que dar un repaso a los libros de historia. Ejemplos sobran. Ahí está Bartlett chantajeando y amenazando opositores. Ahí está Bartlett conspirando contra periodistas críticos. Ahí está Bartlett operando inmensos fraudes electorales.

Ahí está Bartlett, siempre cayendo de pie, viviendo de los impuestos de todos por años y, ahora sabemos, enriqueciéndose durante décadas como funcionario público. Lo de Bartlett es el servicio público al servicio de su bolsillo privado. Pero eso no es todo. A lo largo de los años, Manuel Bartlett no ha dejado de conducirse con ese tono desafiante de quien se cree intocable, invulnerable.

Publicidad

Bartlett descalifica la crítica como quien quita migajas del mantel con un latigazo del dedo índice. La edad no le ha quitado ponzoña. Es, en suma, el extremo del priismo. Por todo esto resulta incomprensible la obstinada defensa que, incluso frente a la evidencia, hace de Bartlett el presidente López Obrador.

Hay quien dice que el presidente ha absuelto a Bartlett de todos sus pecados porque ha preferido recompensarle su mayor virtud: fidelidad plena al proyecto lopezobradorista. Es posible, pero no es suficiente. Aunque él opine lo contrario, López Obrador no es la Historia. No está en él reivindicar figuras tóxicas, protagonistas de los atropellos del pasado que, por arte de magia, ahora quieren un segundo aire al amparo del manto purificador del presidente.

Recomendamos: "No estoy protegido por AMLO": Manuel Bartlett

No está de más repetirlo. Andrés Manuel López Obrador prometió una renovación de la vida pública mexicana que implica, antes que ninguna otra cosa, un rompimiento con las formas y figuras del pasado. No hay lo primero sin lo segundo. Que el presidente insista en pregonar un supuesto parteaguas cuando al mismo tiempo se empeña en proteger y rehabilitar a gente como Bartlett es una contradicción.

Manuel Bartlett no merece que nadie lo redima. No lo merecía antes de las revelaciones recientes. Después, mucho menos. Quien insiste en lo contrario renuncia a los ideales de la transformación prometida por López Obrador y, peor aún, elige traicionar la historia de la brega democrática en México".

_________________
Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad