Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Greta, la niña incomoda

Necesitamos voces valientes, contundentes y críticas como la de Greta Thunberg, sobretodo en un país donde los temas ambientales son discriminados y demeritados, analiza Caleb Ordóñez.
mié 25 septiembre 2019 06:00 AM
Caleb Ordóñez promo
Abogado, comunicador y especialista en Periodismo digital por la Universidad Complutense de Madrid.

La menuda jovencita tiene la palabra. Ha recorrido miles de kilómetros en un pequeño bote desde Suecia hasta la ciudad de Nueva York. Ha participado en programas nocturnos de televisión e incluso en el congreso de los Estados Unidos. Sin embargo, los ojos de millones de personas están puestos en la joven de 16 años que se ha dado a conocer por una sencilla manifestación que hizo afuera de su escuela. Ahora, frente a decenas de cámaras y como foro, líderes de todo el mundo, Greta Thunberg muestra ese enojo, que ha tenido desde que se enteró que el mundo podría sufrir una crisis climática irreversible en 2050 a causa del calentamiento global y las emisiones de gases.

La sueca es directa y no tiene problemas para mostrar su enfado, "Nos están fallando. Pero los jóvenes están empezando a entender su traición". Los ojos abiertos y la voz entrecortada denotan su emoción y furia.

Publicidad

"Mi mensaje es que los estaremos vigilando. Todo esto está mal. Yo no debería estar aquí arriba. Debería estar de vuelta en la escuela, al otro lado del océano. Sin embargo, ¿ustedes vienen a nosotros, los jóvenes, en busca de esperanza? ¿Cómo se atreven?

Me han robado mis sueños y mi infancia con sus palabras vacías. Y sin embargo, soy de los afortunados. La gente está sufriendo. La gente se está muriendo. Ecosistemas enteros están colapsando. Estamos en el comienzo de una extinción masiva. Y de lo único que pueden hablar es de dinero y cuentos de hadas de crecimiento económico eterno. ¿Cómo se atreven?”.

Recomendamos: Greta Thunberg, en la ONU: "Han robado mis sueños y mi infancia"

Thunberg lanza datos científicos atormentadores y desalentadores, que demuestran la realidad de un mundo contaminado y que sufre una autodestrucción acelerada.

“Los ojos de todas las generaciones futuras están sobre ustedes. Y si eligen fallarnos, nunca los perdonaremos. No dejaremos que sigan con esto. Justo aquí, ahora, es donde trazamos la línea. El mundo se está despertando. Y se viene el cambio, les guste o no”. Concluyó la polémica adolescente.

Publicidad

¿Un tema sin importancia?

Las reacciones en redes sociales han sido muy diversas. Greta se ha convertido en un símbolo mundial de quienes están convencidos de la crisis ambiental y el calentamiento global causado por el hombre. Pero, para la mayoría de los presidentes en el mundo, el tema del calentamiento global sigue siendo un tema secundario e incluso algunos, como Donald Trump, consideran que es un mito.

En México, el debate que ha levantado Greta es agridulce. Algo despierta la sueca en muchos detractores que la llaman “tonta” o “infantil”. Quienes no la apoyan, aseguran que su lucha es imposible de realizar. Los más agresivos señalan que es una “enferma mental”. No solo en redes sociales, sino cadenas de televisión de la talla de Fox News arremeten diariamente contra Thunberg.

Greta está enojada y tiene todo el derecho de estarlo y vivir de esa manera por la causa que pregona. Hace años fue diagnosticada con el síndrome de Asperger, el cual es una condición, no una enfermedad o locura.

Te puede interesar: "Tú y yo somos un equipo": Barack Obama se reúne con la activista Greta Thumberg

Andrea Gentil es madre de un niño en esta condición, en twitter ha publicado sentir tristeza e incluso espanto ante los comentarios discriminatorios y violentos en contra de Greta. “La gestualidad de Greta no es la de una chica ‘violenta’. Es la de una persona con Asperger muy compenetrada con algo que la preocupa, que puede angustiarla, después de mucho estudiar y compenetrarse con el tema. Ella siente que estamos muy mal. Y que hay que solucionarlo”, dice Andrea. Y tiene razón.

Publicidad

Que despierte la valentía

En nuestro país hay un desconocimiento y apatía por el tema ambiental como muy pocos países de los llamados “tercermundistas”, solo poco más del 30% de los mexicanos dicen estar alarmados por la situación ambiental en el mundo. Ni el 1% de la sociedad contribuye económicamente a alguna organización civil. Según el politólogo y activista, Pablo Montaño, dice “Sabes que Greta Thunberg está incomodando intereses cuando grupos de derecha se retuercen y activan para atacarla. Se ven desesperados y ridículos encontrando cualquier excusa para desprestigiar reclamo legítimo de una generación”.

Greta es una joven afortunada de haber nacido en Suecia, e incluso eso le han recriminado, que no tiene el color de piel que tienen los niños que sufren la miseria.

Es extraño, en una sociedad mundial que pretende acallar a los niños por su inmadurez, escuchar la voz de una activista que enfrenta y crítica duramente a los adultos. Solemos creer que “los jóvenes son el futuro”, pero se disgustan cuando levantan la voz.

La realidad es que aunque no se le puede reconocer como una experta, la voz de Greta es muy necesaria; para inspirar, enojar y enfocar a los más jóvenes por buscar causas tan justas como el de cambiar nuestra forma de contaminar a nuestro mundo".

Sobretodo en un país como el nuestro, donde los temas ambientales son discriminados y demeritados. Donde existe un partido político llamado “Partido Verde” y que no tiene ningún interés en el tema ecologista, solo en ser un partido satélite, tanto del PRI como del PAN y ahora, de MORENA.

Donde asesinan a investigadores, activistas e incluso a periodistas como el caso de Miroslava Breach y muchos más, que dedicaron su vida, tiempo y esfuerzo para denunciar los daños en el ecosistema a causa de las explotaciones de minas y otras súper industrias contaminantes.

En un país donde el presidente López Obrador se aferra a construir un tren a pesar de que los expertos, antropólogos y ecologistas se mantienen en contra del proyecto, pues han señalado que se podría dar un ecocidio y un impacto en aspectos ambientales, sociales, culturales y sobre el patrimonio arqueológico.

Sin embargo, Obrador es tajante: “Llueve, truene o relampaguee, habrá Tren Maya”.

Necesitamos más voces valientes, contundentes y críticas como la de Greta. Más jóvenes que dejen de ser una esperanza, para poner en acción ideas que repercutan favorablemente en el futuro, pues el tiempo no regresa.

Quizá el radicalismo de Greta, sea un quimera imposible, sin embargo el arrojo y la determinación de aquella niña incomoda, debe despertar el corazón de los jóvenes mexicanos para creer que si es posible un cambio de mentalidad. Pues esa lucha y muchas otras, no pueden ser encabezadas por un solo rostro, ya que son problemas que nos afectan y convocan a todos.

Sí, que en México también despierte un movimiento de niños incómodos.

__________________
Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad