Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Nuestra rabia es legítima

Cuando una mujer es asesinada no existe una solución que pueda parar el dolor, que pueda traerla de vuelta, escribe la activista Oriana López.
jue 22 agosto 2019 06:00 AM
Oriana López
La autora es activista feminista y Directora Ejecutiva de Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud AC.

Sin duda vivimos en un país sumamente violento, la política de seguridad de Felipe Calderón nos puso en estado de guerra. Esta semana hemos logrado colocar en agenda una parte sensible de esa violencia: la violencia contra las mujeres.

Salimos a las calles furiosas tanto el lunes 12 de agosto como el viernes 16, porque necesitamos una respuesta contundente por parte de las autoridades ante la violencia reportada recientemente por parte de agentes de la policía de la CDMX, y en vez de eso, se recibieron mensajes poco empáticos hacia las víctimas, sus familias y en contra del movimiento de mujeres y feminista. Un movimiento que ha demostrado estar cohesionado aún siendo tan ampliamente diverso, donde no se puede criminalizar a una sola persona; todas las formas de manifestación son legítimas

Publicidad

La manifestación del viernes 16 de agosto fue una convocatoria que tuvo eco en todo el país, como una forma de enfrentar juntas la violencia de género, porque sabemos que es un tema más profundo, que llevamos poniendo en la agenda pública desde los feminicidios en Ciudad Juárez, Chihuahua.

La violencia que ejercen los violadores y feminicidas es la que en este país sigue impune, tolerada, solapada e invisibilizada socialmente, de ahí que nos distraigan los objetos rotos, las rayas en monumentos y el fuego, pero por favor no se queden en esa distracción, esos actos son una forma que tenemos para llamar la atención de los medios y así invitar a la sociedad a que pueda ver nuestra indignación.

Más sobre el tema: El momento de pintar conciencias

Una indignación que es legítima, porque durante decenas de años hemos luchado para que la violencia contra las mujeres cese en un país donde, según cifras de la ONU al menos 6 de cada 10 mujeres mexicanas ha enfrentado un incidente de violencia; 41.3% de las mujeres ha sido víctima de violencia sexual y, en su forma más extrema, 9 mujeres son asesinadas al día.

Nuestra rabia es legítima porque sabemos que cuando una mujer es violada la solución no va a ser tan rápida como el jabón que limpió ya a la Ángela de la Independencia. Es rabia enardecida porque cuando una mujer es asesinada no existe una solución que pueda parar el dolor, que pueda traerla de vuelta.

Las puertas y estaciones se reparan, pero las mujeres no sentimos paz ni en nuestra casa, pero las familias siguen esperando a aquellas que no regresaron a casa".

Publicidad

Las fuerzas de seguridad no están capacitadas para brindarle seguridad a nadie, pero el colmo es que sean ellos quienes perpetren la violencia. Pareciera que no hay perfiles claros para ser policía, y sobre todo, los agentes de seguridad deben estar ahí por convicción de ser policía y no sólo por la necesidad de empleo. Nuestro llamado sistema de justicia no está brindándonos justicia a las mujeres, está filtrando los datos de las víctimas, está omitiendo tomar muestras de ADN para poder hacer un debido proceso, está siendo cómplice del machismo, está pidiendo a las víctimas que atraviesen tratos crueles.

¿Sabemos cuántas horas en promedio tiene que estar una mujer en el Ministerio Público para hacer la denuncia? seis horas, tiempo en las que desearías estar en un lugar en el que te sientas segura y apoyada porque te acaban de violar. ¿Han ido a un MP? Ese no es el lugar donde se brinde una sensación de seguridad o apoyo. No sólo es el tiempo, te van a pedir que repitas y repitas los hechos una y otra vez, haciéndote sentir que lo que quieren es que te equivoques para entonces no proceder con tu demanda, sintiendo todo el tiempo que eres tú contra el sistema. Todo esto, inmediatamente después de haber sido violada. ¿Nos parece digno? A mí me parece una pesadilla.

Recomendamos: 14 datos de la violencia de género que explican el enojo de las mujeres

Hemos logrado que los medios de comunicación y a través de ellos, la sociedad, volteen a ver nuestra indignación. Queremos colaborar con los medios, que se logre que la mirada de las reporteras y camarógrafas sea la que informe a la población sobre estas protestas y manifestaciones, porque no queremos distracciones innecesarias.

Publicidad

Necesitamos espacios de trabajo conjunto entre gobierno, sociedad civil (organizada o no), academia y víctimas. No puede haber protagonismos en un movimiento que exige justicia y equidad, necesitamos escuchar voces desde las escuelas, desde los barrios, de los espacios de trabajo donde puedan lograrse soluciones concretas y no solo un acto mediático. Garantizar espacios seguros donde podamos compartir y trabajar, donde nuestra integridad física este salvaguardada.

Necesitamos tener una metodología de trabajo conjunto con el gobierno, para encontrar formas de poder hacer justicia, entendida desde las necesidades de las víctimas.

Recomendamos: La Estampa | Las agresiones son gratis

El gobierno insiste en decir que ha hecho cosas, no se trata de seguir dando informes, se trata de reconocer que hace falta hacer más, que necesitamos replantear las cosas, tener más creatividad.

Nos importa que violaciones por parte de agentes del estado no se repitan, nos interesa que pensemos formas desde la justicia restaurativa para atender a las víctimas y sus familias, queremos acciones que nos lleven a una prevención de la violencia, reconociendo que eso nos involucra a todas las personas e instituciones y que esa inversión es la más importante, determinante y a largo plazo, educación para quitarnos estereotipos de género, para cuestionar las relaciones desiguales de poder, que nos de herramientas para la resolución no violenta de conflictos, que nos brinda habilidades para convivir en una sociedad diversa y plural, en paz.

_________________
La autora es activista feminista y Directora Ejecutiva de Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud AC.

Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única de la autora.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad