Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

#ColumnaInvitada | Un cumpleaños sin festejo

Un cumpleaños sería motivo de celebración; sin embargo, a un año de las elecciones sobran el desconcierto y las tendencias negativas, escribe Paul Ospital.
lun 01 julio 2019 12:00 PM
Paul Ospital
Presidente del Instituto Reyes Heroles del PRI Nacional.

Sí, es cierto, hace un año un candidato inagotable consiguió aquello que México tenía tiempo sin ver: una mayoría absoluta el día de la elección. Millones de caras esperanzadas por un hombre con diagnóstico claro y respuestas sencillas le dieron su confianza para que enfrentara la complejidad de gobernar un país como México y definiera un nuevo rumbo.

En circunstancias ordinarias, un cumpleaños sería motivo de celebración; sin embargo, esta ocasión es distinta: si bien no tenemos pastel ni Mañanitas, sobran el desconcierto y las tendencias negativas.

Publicidad

Ante todo, lo más preocupante es el descuido con el cual arma y desarma instituciones. Mostrando desinterés por todo el esfuerzo y los años que conllevan la generación y el fortalecimiento de un órgano institucional, o por los funcionarios preparados que con esmero han brindado orden y dirección, inmoviliza su maniobra argumentando austeridad, controla su ejecución insertando perfiles de dirección sin experiencia, o simplemente los desaparece, como ha sido el caso del INIFED, el Instituto Nacional del Emprendedor y ProMéxico, entre otros.

Diría la canción: ¿y todo para qué? Concretamente, dos cosas: tener mayor capacidad de gasto social y rescatar a Pemex –postergando a México como petroestado en un mundo que, cada vez a pasos más acelerados, quiere deslindarse del petróleo–.

La centralización de las compras públicas por parte de Hacienda también ha sido motivo de angustia: no solamente ha mantenido en suspenso a miles de pacientes con el abasto de sus medicamentos, sino que por poco deja a millones de niños sin libros de texto para el próximo periodo escolar. Afortunadamente, la SEP firmó un convenio con la Sedena y la Semar para garantizar la distribución de estos libros a tiempo y la renuncia de Germán Martínez como director general del IMSS evidenció la crítica situación por la cual atravesaba la compra y distribución de medicamentos, logrando que el gobierno federal intercediera.

Recomendamos: Había una vez 134 migrantes en un tráiler

Publicidad

En medio de una parálisis debida a un flujo torpe de recursos, el Estado ha tenido que buscar alternativas extraordinarias para asegurar lo que el año pasado era ordinario.

Dos pilares esenciales para cualquier sociedad, la inseguridad y la economía, también muestran señas de empeoramiento.

Por un lado, aunque se haya afirmado en alguna Mañanera que la tendencia de homicidios iba a la baja, según los propios datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, entre diciembre y mayo de 2019 se ha registrado un incremento de 5.4% respecto a 2018, año que fue considerado el más violento en dos décadas.

Aunado a esto, también se han dado alzas en materia de secuestro y feminicidio. Por si fuera poco, un estudio realizado entre la Universidad de San Diego, la UNAM y otras universidades mexicanas descubrió una realidad desalentadora: cada vez son menos municipios los que no registran asesinatos.

Lee también: Semana de abogados compartidos, Guardia Nacional y aguacates por los cielos

Publicidad

La economía, por su parte, si bien no ha entrado en una recesión, es evidente su estancamiento: México fue de las economías con peor desempeño del PIB, dentro del G20, en el primer trimestre del año (junto Turquía, Italia y Sudáfrica).

En términos generales, contrastando con 2018, únicamente crecimos 0.1%. Por lo mismo, no es de sorprender que calificadoras, instituciones financieras internacionales, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE o el propio Banco de México hayan reducido su pronóstico de crecimiento para nuestro país en repetidas ocasiones; si a inicios de 2019 el mejor escenario para México era crecer 2.5% (aún por debajo de la mítica cifra de 4% que defiende Presidencia), hoy el peor vaticina solamente 0.5%.

Lamentablemente, esto se entiende cuando sumas otros indicadores; por ejemplo, en mayo se ligaron 10 meses de contracción en la generación de empleos y durante enero y marzo la Inversión Extranjera Directa cayó 19.1% a en tasa anual.

Mientras que el comportamiento del presidente no genere confianza para los inversionistas, respetando el Estado de derecho y garantizando certidumbre jurídica, como le solicitó el Consejo Coordinador Empresarial durante a firma del Acuerdo para Promover la Inversión y el Desarrollo Incluyente, difícilmente revertiremos esta tendencia.

Con estas promesas e inacciones lo único que logra el Presidente de México es devaluar la palabra, si, la palabra del jefe del estado mexicano.

_________________
Nota del editor: Las opiniones de este artículo son responsabilidad única del autor.

Recomendaciones

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam).

Hubo un error, por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad