Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo cambió la noción de los tatuajes en el mundo para tener un empleo?

Expansión conversó con profesionistas para conocer su perspectiva sobre los tatuajes en sus empleos.
sáb 11 junio 2022 06:20 AM
tatuajes-discriminación
Este 11 de junio, se conmemora la promulgación de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación.

Por mucho tiempo, los tatuajes fueron mal vistos en la sociedad y aunque su aceptación ha evolucionado, incluso en nuestros días se sigue estigmatizando y discriminado a las personas que los portan.

Este 11 de junio, se conmemora la promulgación de la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, la cual señala, entre otras cosas, que en México estar tatuado no debería ser motivo de discriminación. Sin embargo, fuera del papel siguen existiendo sesgos hacia este sector de la población que pueden dificultarles su desarrollo hasta en el sector laboral.

Publicidad

Se entenderá por discriminación cualquier situación que niegue o impida el acceso en igualdad a cualquier derecho, pero no siempre un trato diferenciado será considerado discriminación, ya que para efectos jurídicos, la discriminación ocurre solamente cuando hay una conducta que demuestre distinción, exclusión o restricción, a causa de alguna característica propia de la persona que tenga como consecuencia anular o impedir el ejercicio de un derecho.

Aunque que existe evidencia de que los tatuajes llevan entre la población humana desde 1000 a. C, se cree que el mayor prejuicio hacia las personas que los portan proviene de su asociación con la delincuencia.

Desde hace un par de años, el tatuaje ha ido evolucionando en todo el mundo; en el caso de México comienzan a surgir tatuadores y tatuadoras de renombre, muchos de ellos profesionales que estudiaron artes o diseño y reivindican a la industria.

Discriminación laboral por tener tatuajes

Uno de los sectores que en el colectivo se relaciona con el rechazo a los tatuajes, es la medicina. Expansión conversó un profesional de la salud que prefirió mantener su identidad anónima, quien señaló que si bien cada vez más colegas en el gremio tienen tatuajes, procuran que éstos estén en zonas no visibles, pues más allá de que esto les impida conseguir un empleo, los pacientes los llegan a discriminar.

Un caso similar es de una trabajadora de la Secretaría de Administración y Finanzas, quien también prefirió omitir su nombre. La joven explicó que no cree haber sufrido discriminación para ser contratada o promovida, pero, al momento de reuniones, juntas o eventos importantes, sí procura tapar sus tatuajes.

 

“(…) por que es un tanto incómodo que te mal ven y podría decir que la mayoría de las veces es la gente que ya está grande, esa que ya está por jubilarse. O me ha tocado que esa misma gente demerita mi autoridad, no me ve con la seriedad que deberían”, dijo.

¿Las empresas pueden pedirme no estar tatuado o quitarme piercings?

Borrar u ocultar tatuajes o quitarse piercings por motivos laborales sólo promueve y reproduce la idea de discriminación, además, si una empresa lo solicita está yendo en contra de la Ley Federal del Trabajo (LFT). También es una violación condicionar un empleo a no tener tatuajes o perforaciones.

El artículo 3° de la LFT señala lo siguiente:

“No podrán establecerse condiciones que impliquen discriminación entre los trabajadores por motivo de origen étnico o nacional, género, edad, discapacidad, condición social, condiciones de salud, religión, condición migratoria, opiniones, preferencias sexuales, estado civil o cualquier otro que atente contra la dignidad humana”.

Es decir que si eres víctima de alguna de estas conductas, puedes denunciar.

Vale la pena señalar que hay restricciones, en 2019, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinó que si bien exhibir un tatuaje es un acto que, en principio, está permitido por el derecho a la libertad de expresión y no debe ser motivo de discriminación en el ámbito laboral, sin embargo, si por ejemplo el tatuaje ostentado es una cruz esvástica que en nuestro ámbito cultural representa un discurso de odio racista (antisemita) y se exhibe en el contexto de una empresa privada con finalidad comercial ante empleados y directivos que se identifican como judíos, entonces, en esas circunstancias, ese acto de expresión carece de protección constitucional por ser contrario a la dignidad, la igualdad, la seguridad y la propia libertad de expresión de las víctimas, quienes no tienen un deber jurídico de tolerarlo.

 

En la capital del país, según revela la Encuesta sobre Discriminación en la Ciudad de México 2021, una de cada cuatro personas encuestadas se ha sentido discriminada al menos una vez. Ese resultado (25%) es tres puntos menor que lo que ocurría en la encuesta anterior, hace cuatro años.

Publicidad
Publicidad