Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Una historiadora del INAH pide ayuda en el estado con más feminicidios: Veracruz

La investigadora Adriana Gil Maroño tiene denuncias presentadas contra su exesposo en México y EU y teme que las agresiones en su contra escalen, por lo que decidió visibilizar su caso.
sáb 14 diciembre 2019 07:00 AM
adriana-gil-marono.jpg
La investigadora Adriana Gil pide apoyo a las autoridades de Veracruz.

Adriana Gil Maroño es investigadora del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ha publicado libros sobre la historia de Veracruz, es madre de familia y es también una víctima de violencia por parte de su exesposo, a quien ha denunciado en Estados Unidos y México por amenazas y agresiones.

La académica recientemente hizo público su caso inspirada en la movilización de mujeres que se registra en México y a nivel mundial.

Ella se define como una persona reservada, pero señala que al sentirse indefensa y con su familia en riesgo tomó la decisión de hacer público su caso con un video que difundió en redes sociales y que pronto fue reproducido por la prensa y por usuarios de plataformas digitales.

Publicidad

“Nunca me hubiera gustado estar en una situación así: hacer públicas cosas que competen a mi vida privada, yo no tengo redes sociales, siempre he sido muy reservada con mi vida personal, pero llevo muchos meses enfrentando esta situación y de pronto cuando ves que el toro te está embistiendo, que no ves protección de parte de quien debería protegerte, no queda más que levantar la voz con los medios de comunicación para que la sociedad y las autoridades nos volteen a ver a las mujeres”, explica.

Adriana Gil tiene las nacionalidades mexicanas y estadounidense. En 2008 viajó a los Estados Unidos en busca de tratamiento para un tumor en la columna que le fue detectado a su hijo mayor (de un matrimonio anterior). Explica que hubo un error responsabilidad del médico a cargo de la operación, que quiso ser aprovechado por su entonces esposo Selem “H” para obtener una indemnización fuerte por parte del hospital.

Recomendamos:

Las otras víctimas del feminicidio en México: 3,000 huérfanos

Ella optó por llegar a un acuerdo con la institución médica para que se diera tratamiento a su hijo con los gastos a cargo de la institución. Esa situación, señala, desató la cadena de incidentes violentos por parte del exesposo.

“Cada vez las amenazas iban a más, a través del internet, viniendo a mi casa a lanzar tarjetas con mi nombre y una cruz a lado, supuestamente también la cabeza de un cerdo cercenada…”, detalla.

Publicidad

El caso de Adriana se encuentra en la Fiscalía Especializada en delitos de violencia contra la familia, mujeres, niñas, niños, trata de personas, Unidad Integral de Procuración de Justicia del distrito judicial XII de Veracruz, donde ve claroscuros.

“El tipo estaba fuera de sí, aparentemente nada ni nadie lo podía parar y, es cierto, la fiscal que ha llevado el caso ha estado muy dispuesta a que la investigación se lleve a cabo conforme al Estado de derecho... pero también es cierto que esta fiscalía especializada enfrenta enormes retos, por recursos, la demanda de trabajo los sobrepasa”, explica.

Recomendamos:

"Un violador en tu camino": la protesta que volvió el feminismo viral

Su denuncia y la investigación están en la carpeta de investigación 1271/2019, iniciada el mes de mayo y siete meses después, la investigadora del INAH optó abrirse en las redes sociales, donde encontró eco.

“Vi que las cosas caminaban muy lento. La experiencia que me ha tocado a mí demuestra que no cuentan con los recursos suficientes, aunque tengan mucha disposición (...) en Veracruz ya van muchos años muy difíciles en el aspecto económico y pues eso se resiente también en instituciones públicas como la Fiscalía Especializada, los fiscales luego no se dan abasto con tantas denuncias, no tienen para sacar copias, la policía ministerial luego no tiene para gasolina, eso es una realidad”, señala.

Publicidad

Al día de hoy no cuenta con medidas cautelares y teme que las acciones violentas de su exesposo, alcancen otro nivel. Veracruz fue la primera entidad en las que se declararon dos alertas por violencia de género (2016 y 2017), pero la violencia no ha cesado, pues tan solo entre enero y octubre de este año, 147 asesinatos de mujeres son investigados como feminicidio, lo que coloca a la entidad como la que más casos aumula este año.

“El 22 octubre, en una audiencia, él empezó a aventar monedas a mis abogados, las aventó al piso y les dijo muertos de hambre, nos dijo que nos veía afuera porque nos iba a ‘madrear’, y no intervino nadie, ni una autoridad, ni el secretario, la juez estaba encerrada en su despacho, ningún policía intervino”, señala.

Adriana confía en que Mexico dé un viraje y se construya un Estado de derecho que aplique la ley, que sean cada vez más los servidores como la fiscal que lleva su caso, entregados y se erradique a aquellos carentes de compromiso.

Por esa confianza, recurrió primero a las instancias judiciales y ahora que ventiló su caso no quisiera que se viera afectada la investigación.

“Yo no hubiera hecho esto mediático si no hubiera tenido antes denuncias penales, yo no voy a litigar en los medios, yo me decidí a hacerlo mediático porque me sentí desprotegida, desamparada, pero no quisiera que se vieran afectadas las investigaciones que se están haciendo, que de una u otra forma se entorpezca”, apunta.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad