Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

A pesar de los exhortos, AMLO está en campaña por la Cámara... y sus reformas

Politólogos aseguran que para el Presidente es fundamental lograr una bancada mayoritaria en la LXV Legislatura porque de ello depende la continuidad o parálisis de su proyecto político.
dom 02 mayo 2021 07:00 AM
AMLO-Diputados
Fundamentales para AMLO, el presupuesto para los programas sociales y las reformas para desaparecer a órganos autónomos corren riesgo si Morena no logra la mayoría en la Cámara de Diputados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene restricciones para hablar de asuntos electorales; sin embargo, en plena campaña electoral ha hecho varias excepciones.

Una fue sobre la competencia por la Cámara de Diputados, y no es que no importen las 15 gubernaturas en juego, pero será la composición de la LXV Legislatura la que definirá la continuidad o parálisis de su proyecto político.

Él mismo lanzó en la conferencia matutina del 20 de abril:“No se unieron los del partido conservador con sus voceros, intelectuales orgánicos, todos, para ver quién gana una gubernatura, presidencias municipales, diputaciones locales. No, no, no, el propósito es la Cámara de Diputados porque les incomoda muchísimo, sobre todo la política social”.

Publicidad

Politólogos consultados por Expansión Política coinciden en que para el Presidente es fundamental lograr una bancada mayoritaria en la LXV Legislatura para que le aprueben el presupuesto para los programas sociales que ha impulsado, así como sus obras prioritarias.

También destacan que reformas que tiene en la mira, entre ellas, una a la administración pública para acentuar su política de austeridad, otra para que secretarías de Estado asuman tareas que corresponden a órganos autónomos y una más para una reforma fiscal.

En este panorama, una encuesta de El Financiero, arrojó que Morena lidera las preferencias para integrar la Cámara de Diputados. El partido fundado por López Obrador en 2014 tiene el 40% de la intención de voto, seguido del Partido Acción Nacional con 11%, después el Partido Revolucionario Institucional con 10% y el Partido de la Revolución Democrática con 3%.

Previo al arranque de las campañas federales, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que cualquier servidor público, incluido el Presidente, debe abstenerse de difundir propaganda gubernamental o información que pretenda influir en las preferencias electorales.

“En cualquier momento de las conferencias, incluido el periodo de preguntas y respuestas, los funcionarios públicos deberán abstenerse de difundir logros de gobierno, obra pública e incluso emitir información dirigida a incidir en las preferencias electorales de la ciudadanía, como la de valorar positivamente a algún gobierno”, fue uno de los criterios, en ese sentido, aprobados por el TEPJF.

Publicidad

AMLO en el panorama de las restricciones

Desde que arrancaron las campañas en la mayor parte de los estados, semana a semana, el mandatario federal ha emitido pronunciamientos respecto a que el 6 de junio la lucha es entre dos proyectos. “La disputa está en el manejo del presupuesto. Si ellos tienen mayoría, los del partido conservador, pues ellos van a manejar el presupuesto. ¿Cómo lo van a manejar? Como lo manejaban antes, con partidas de moches a todos”, señaló el pasado 20 de abril.

Édgar Ortiz Arellano, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, explica que para el Presidente es fundamental lograr la mayoría en la LXV Legislatura de la Cámara de Diputados con el fin de que la segunda mitad de su sexenio no caiga en la parálisis. “Obtener el triunfo está relacionado con consolidar o no el proyecto del presidente”, afirma.

A partir de 1997, se presentaron los gobiernos sin mayoría, luego de que el PRI, el partido del presidente Ernesto Zedillo, no tenía la mayoría absoluta, sino que era la minoría más grande en la Cámara de Diputados.

Zedillo y su partido alcanzaron en las elecciones intermedias 47.8% de la Cámara de Diputados, Vicente Fox obtuvo el 44.8; Felipe Calderón 28% y Enrique Peña Nieto 40.4%.

En su texto, “Los gobiernos sin mayoría en México: 1997–2006”, la académica María Amparo Casar explica que cuando se da un fenómeno de un gobierno sin mayoría, hay tres imágenes constantes: “el Congreso no cumple con la función de legislar, los partidos políticos son incapaces de llegar a acuerdos y el Congreso se ha constituido en un dique permanente a las iniciativas del Poder Ejecutivo”.

Publicidad

En la última es donde radica la preocupación del presidente López Obrador de ganar la mayoría, pero también porque las elecciones intermedias suelen ser un referéndum de la gestión del mandatario en turno.

“Ningún gobierno ha obtenido la mayoría en elecciones intermedias desde 1997, entonces sería sorprendente que Morena y el proyecto del presidente obtuviera esa mayoría”, agrega Ortiz Arellano.

Los especialistas consultados consideran que Morena podría mantener la mayoría en la Cámara de Diputados; sin embargo, será complicado que se mantenga como la aplanadora que fue en la Legislatura de 2018-2021, por lo que las negociaciones se complicarán para que pasen las iniciativas que mande el Presidente en su segundo trienio.

Salvador Mora, profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México, considera que Morena ya perdió votos y simpatías, por lo que en la LXV Legislatura podría ser la primera minoría.

“La clase media dejó a Andrés Manuel López Obrador… La clase media quiere que no repita porque advierte que las medidas hasta hoy tomadas son de afectación directa hacia ella en materia fiscal, de empleos, de la falta de apoyos para salir de la crisis económica, si la clase media sale a votar, lo hará en contra de Morena”, comenta.

El presidente López Obrador no solo ha asegurado que la oposición le quiere quitar la mayoría en la Cámara de Diputados porque está en contra de su política social, también ha advertido que, si su partido no consigue la mayoría, puede aplicar su facultad de veto.

“Si ganan nuestros opositores y tienen mayoría en el Congreso nos van a quitar el presupuesto, no está tan fácil, no es así; que van a quitar los programas sociales porque es populismo, porque es paternalismo, no está tan fácil. Nada más les recuerdo que el Ejecutivo tiene facultad de veto”, comentó el pasado 12 de abril.

Ortiz Arellano considera que el Presidente mantendrá su intervención en el proceso electoral en marcha.“El Presidente quiere influir en el proceso electoral, vamos a seguir viendo de aquí hasta junio que está tratando de incidir de una u otra manera porque es su estilo, es su forma de liderazgo”, sostiene.

Con él coincide Salvador Mora quien dice que se “echa a andar a toda la estructura gubernamental”, con el fin de lograr el objetivo del Presidente. Si bien se mantiene sin eventos públicos y recorridos por el país, el presidente aprovecha sus dos horas de conferencia matutina para "defender" la democracia y el futuro del presupuesto, del cual depende la continuidad de su proyecto político y si no, aplicará su facultad de veto.

Publicidad
Publicidad