Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sin presidente en la mañanera, eventos o redes; así han sido los días sin AMLO

Este viernes se cumplieron cuatro días de ausencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, tanto en la mañanera como en redes sociales, la más prolongada desde que inició su administración.
jue 28 enero 2021 12:40 PM
20210128 cpm 08.jpg
Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación al frente de la mañanera.

“Mi pecho no es bodega y siempre digo lo que pienso”, es quizá la frase que mejor refleja la personalidad del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien está acostumbrado a hablar lo mismo de corrupción, crisis económica, pandemia de coronavirus, que de béisbol o de la muerte del compositor mexicano Juan Gabriel, ya sea en videos, redes sociales, eventos públicos o en su tradicional conferencia matutina, pero siempre presente en la vida pública de México.

Este viernes se cumplieron 4 días de ausencia pública del presidente, la más prolongada desde que inició su administración. A las 09:00 horas del domingo 24 de enero fue su último acto público; a las 18:30 horas de ese día mandó el tweet con la información de su contagio, con lo que inició su autoconfinamiento e informó que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, lo representaría en la mañanera.

Publicidad

A manera de ruptura de esa pausa, se publicó un tweet de la actividad del presidente Andrés Manuel López Obrador sobre la llamada que sostuvo con el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin.

“Conversamos con el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, y se mostró genuinamente afectuoso. Lo invité a visitar México y le agradecí por la decisión de enviarnos 24 millones de dosis de la vacuna Sputnik V para los próximos dos meses”, escribió.

Esa fotografía, del mandatario con traje y sin cubrebocas, pese a ser positivo , también generó críticas porque desde que se presentó el primer caso de COVID-19 en México, son contadas las ocasiones en que se le vio con mascarilla.

Las redes sociales se volvieron a dividir, algunos con el hashtag #FuerzaPresidente y otros con críticas porque el mandatario federal se rehusó a utilizar cubrebocas.

Los últimos tres tweets que han llegado a sus 7 millones de seguidores son solo la difusión de la transmisión de la conferencia matutina que encabeza Olga Sánchez Cordero.

La ausencia de López Obrador no solo se percibe en las redes sociales, sino en las conferencias matutinas. En el Salón de Tesorería no se han escuchado frases como “sino suena lógico, suena metálico”, “mi pecho no es bodega y siempre digo lo que pienso”, “cuentas claras, chocolate espeso”, "al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie", "no vamos a ser tapadera de nadie", pero tampoco se permitieron tantas preguntas y éstas no han salido en su mayoría de la primera fila como solía ocurrir.

 

La secretaria de Gobernación ha permitido alrededor de seis preguntas por conferencia, y, además de ser el dedazo el método para elegir a quién le dará la palabra, se ha dejado llevar por el color de la chamarra o del chaleco de quienes levantan la mano.

En repetidas ocasiones Sánchez Cordero opta por no responder claramente o muestra que no tiene información precisa de lo que se le pregunta como cuando le pidieron detalles sobre el paradero del presidente, quien se recupera en Palacio Nacional, o cuando se le pidió una reacción al reporte del Inegi respecto a que el COVID-19 ha generado 45% de muertes más a las reportadas por la Secretaría de Salud, ella le dio la palabra a la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, para que respondiera.

Si bien en algunos días festivos o de duelo nacional a causa del COVID-19, el mandatario no tuvo o fueron limitados sus actos públicos, la de enero es una ausencia evidente y perceptible.

No solo no se le ve y escucha por 120 minutos al día, tampoco hay videos informando sobre la recuperación económica, viéndolo sembrar árboles, acompañando a su esposa a leer algún cuento, o felicitando a Manuel García por sus 124 años.

En su último evento público, López Obrador aseguró que México ya está saliendo del oscuro túnel que ha representado la pandemia de coronavirus y que en México había generado tanto dolor con pérdidas humanas, por lo que calificó a la vacuna como la "lucecita de esperanza". Fue justo ese domingo, de acuerdo con la Presidencia de la República, que manifestó los primeros síntomas, por lo que a su llegada a la Ciudad de México se realizó una prueba, la cual estaba planeada para el martes como todas las semanas.

Las noticias sobre su estado de salud también han sido pocas. La secretaria Sánchez Cordero ha asegurado que “se recupera plenamente” que lo ve “fuerte”, “optimista”, que está en “pleno ejercicio de sus funciones”, pero no hay un reporte diario oficial sobre cómo progresa la salud del primer mandatario, lo que incluso propició que circulara la versión de que había visitado el Instituto Nacional de Nutrición, lo cual después fue rechazado por el vocero de la presidencia, Jesús Ramírez.

También estos próximos 29, 30 y 31 de enero serán el primer fin de semana sin una gira a los estados del presidente López Obrador y la causa es el COVID-19, enfermedad de la que decía ayudaba “no mentir, no robar y no traicionar” para evitar contagios.

 

La tarde de este jueves el vocero de la Presidencia escribió que el presidente se recupera poco a poco.

Publicidad
Publicidad