Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Víctimas de violencia vicaria exigen la restitución de sus hijos

Mujeres en varias entidades del país pidieron justicia por la sustracción de sus hijos cometida por sus exparejas sentimentales.
mié 11 mayo 2022 06:47 PM
(Mujeres se manifiestan en contra de la violencia vicaria)
El 11 de mayo fue instaurado como Día de la Lucha contra la Violencia Vicaria por cientos de mujeres que salieron a las calles para protestar por este tipo de agresión que empieza a nombrarse en México.

Un día después de la conmemoración del Día de las Madres, decenas de mujeres protestaron este miércoles en la Ciudad de México y otros estados en contra de la violencia vicaria ejercida "por parte de sus exparejas, cómplices y el sistema judicial".

Por primera vez en el país, las víctimas instauraron el 11 de mayo como el Día de la Lucha contra la Violencia Vicaria y convocaron a una serie de protestas en varias entidades como la Ciudad de México, Estado de México, Baja California, Oaxaca, Querétaro, Quintana Roo, Yucatán e Hidalgo.

Publicidad

En la Ciudad de México, la protesta se realizó a las 13:00 horas frente a los juzgados familiares del Tribunal Superior de Justicia (TSJ-CDMX), donde las madres hicieron un pase de lista de los hijos sustraídos por sus exesposos.

Por cada nombre que se decía en voz alta, las mujeres lanzaron un grito de "¡Justicia!", al tiempo en que alzaban las fotos de sus hijos y carteles con el número de días que llevan sin poder verlos.

Las manifestantes también clamaron justicia por dos de sus compañeras que enfrentan demandas por delitos fabricados por parte de sus exparejas, una constante en los casos de violencia vicaria.

"Principalmente queremos justicia para Mónica Peyro, que hoy se encuentra recluida en Durango. No podemos permitir que a las madres se nos criminalice solo por querer ver a nuestros hijos. Exigimos justicia para Isaura Contreras, que tiene un pie en la cárcel por una denuncia falsa de robo", expresó una de las voceras.

Una de las exigencias que más hizo eco en esta protesta fue: "Ahora, ahora, se hace indispensable, restitución urgente y castigo a los culpables".

A las madres nos están quitando a nuestros hijos, y ahora también la libertad solo por alzar la voz.
Víctimas de violencia vicaria

 

Las integrantes de este contingente avanzaron hacia el Zócalo capitalino, donde hicieron su última parada en la Oficina de Gobierno de la Ciudad de México.

La protesta continuó en esas instalaciones con canciones de protesta que visibilizan la violencia de género, como "Canción sin Miedo" y "Yo te espero", de la cantautora Vivir Quintana.

En Mérida, Yucatán, la protesta también se realizó afuera de los juzgados familiares, donde las mujeres denunciaron cada uno de los casos en los que han sido violentadas por parte de sus exparejas, quienes a través de engaños y procesos amañados han sustraído a sus hijos a manera de venganza.

Uno de los casos que se denunció fue el de Shirley Barraza, quién desde hace dos años y 10 meses no ve a su hijo.

Mientras que María López comentó que desde hace unos días intentó comunicarse con el padre de su hijo para que le permitiera convivir y celebrar el Día de las Madres, pero no obtuvo ninguna respuesta; desde hace tres años convive con el menor solamente un par de horas los fines de semana.

En el Estado de México, la protesta se llevó a cabo en la Fiscalía General de Justicia (FGJEM), donde integrantes del Frente Nacional Mujeres y colectivas feministas exigieron justicia en los casos de violencia vicaria.

 

El Frente Nacional contra la Violencia Vicaria (FNCVV), un referente en esta lucha, ha logrado que en Zacatecas, el Estado de México e Hidalgo establecieran un tipo penal y sanciones.

A nivel federal también se busca el reconocimiento de la violencia vicaria como la expresión más cruel de la violencia de género, con la que el agresor busca dañar a la mujer a través de sus hijos.

En el caso de Mónica Peyro, un juez de Durango la vinculó a proceso en marzo de este año luego de que denunció abuso sexual en contra de sus hijas de cuatro y cinco años de edad mientras estaban en custodia de su exesposo.

Mónica presentó la denuncia formal ante la fiscalía de Durango en abril de 2020 y presentó un dictamen en el que se detalló que las menores presentaban "señas compatibles con penetración de antigua data". Cuatro meses después, tras más estudios médicos, acudió a ratificar su denuncia.

Para noviembre de 2020, la médico legista de la fiscalía de Durango, Wendy López Marrufo, quien firmó el primer dictamen, cambió su versión y refirió que las lesiones en una de las niñas podía deberse a "otras patologías", como estreñimiento o el uso de supositorios, pues además "no expresaba situación de abuso", de acuerdo con las denuncias de Mónica.

En marzo de este año, ella, su hermano y su padre son notificados de una denuncia penal por "violencia intrafamiliar" por haber difundido en redes sociales el caso de abuso contra las niñas.

El juez determinó que con esos actos se ejerció "violencia psicológica" en contra del acusado, y en abril Mónica y su hermano fueron vinculados a proceso y se les ordenó dejar de publicar en sus redes sociales.

Publicidad
Publicidad