Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sembrando Vida, uno de los programas con menor desempeño del gobierno federal

De acuerdo con el Índice de Desempeño de Programas Públicos Federales de GESOC, el programa que apoya a campesinos tiene un avance de cumplimiento de metas del 50%.
jue 04 noviembre 2021 11:59 AM
El Presidente Andrés Manuel López Obrador visitó un vivero comunitario en el marco del programa Sembrando Vida
De acuerdo con el INDEP, Sembrando Vida obtuvo 48.89 puntos en la calidad de su diseño, 50.000 en su capacidad para cumplir metas y 20.78 en la cobertura de la población potencialmente beneficiaria.

El programa prioritario del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, Sembrando Vida, cuenta con una baja calidad de diseño y bajo cumplimiento de metas, así como bajos niveles de cobertura de su población potencialmente beneficiaria, de acuerdo con el Índice de Desempeño de Programas Públicos Federales (INDEP) 2021, elaborado por la organización no gubernamental Gestión Social y Cooperación (GESOC).

Este programa, que la administración federal pretende exportar a Centroamérica para frenar la migración, obtuvo de manera integral un puntaje promedio de 35.11, donde 100 es el más alto.

Publicidad

De acuerdo con el INDEP, Sembrando Vida obtuvo:

  • 48.89 puntos en la calidad de su diseño.
  • 50.000 en su capacidad para cumplir metas.
  • 20.78 en la cobertura de la población potencialmente beneficiaria.

El Índice señaló que los beneficiarios son de 415,692, cuando la población objetivo es de 1 millón 859,535, mientras que la población potencial es de 2 millones 163,852 sujetos agrarios en localidades rurales de las 32 entidades federativas. No obstante, el programa solo opera en 20 entidades, según las Reglas de Operación 2021.

Los resultados de este año en el INDEP, ubican al programa por debajo del puntaje obtenido en el 2020, en el que evaluó el primero año de operación, donde reunió 41.72 puntos en promedio, en los que consiguió 100.00 en el rubro de cumplimiento de metas, 48.89 en la calidad del diseño y solo 9.00 en cobertura.

No es la primera vez que se cuestiona la cobertura. El Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2020 del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), señaló que los Programas Integrales de Bienestar implementados por el gobierno federal no atienden en su totalidad los riesgos que enfrentan las personas en sus distintas etapas del ciclo de vida.

En el caso de Sembrando Vida, identificó que hay poblaciones que quedan fuera de los apoyos, es decir no son reconocidos como sujetos agrarios porque tienen menor propiedad de tierra requerida.

En febrero pasado, la Auditoría Superior de la Federación (ASF), detectó carencias en su diseño el programa e implementación que ponen en riesgo “el objetivo de lograr que los sujetos agrarios en localidades rurales con ingresos inferiores a la línea de bienestar rural cuenten con ingresos suficientes para hacer productiva la tierra”, indicó el Informe Individual del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2019.

 

El programa Sembrando Vida busca atender la pobreza rural y la degradación ambiental, por lo que sus objetivos son rescatar al campo, reactivar la economía local y la regeneración del tejido social en las comunidades y para ello, a los beneficiarios se les destinan 5,000 pesos mensuales —de los cuales deben ahorrar de manera obligatoria el 10% — para trabajar sus tierras en un proyecto agroforestal.

En lo casi tres años que lleva de operación, se le han destinado más de 72,000 millones de pesos. Para 2022, se prevé incrementar el presupuesto a 29 mmdp.

GESOC recomienda no aumentar los recursos a estos proyectos con escaso desempeño y señala que en el marco de la aprobación del Presupuesto de Egresos 2022, los legisladores tienen una excelente oportunidad para exigir una agenda de mejora sustantiva pública, precisa y monitoreable de cada uno de estos programas.

El pasado jueves, Expansión Política y CONNECTAS publicaron una investigación en la que se revela la opacidad y discrecionalidad con la que opera el programa . Se documentaron denuncias por malos manejos que se investigan con lentitud y, por ahora, con nulos resultados, mientras que a los sembradores los amonestan con facilidad y, en algunos casos, los expulsan de manera discrecional.

Esto aunado a la opacidad con la que se guardan más de 4,200 millones de pesos en ahorros de los más de 426,000 beneficiarios del programa, los cuales han sido cambiados de cuentas sin notificar a los campesinos, como tampoco sobre los rendimientos que su aportación obligatoria les dejará.

Sembrando Vida: los expulsados por alzar la voz

 
Publicidad
Publicidad