Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

"Me aferré a la vida por mi bebé", dice Martha, mamá con cáncer en su embarazo

A los cinco meses de gestación, los médicos le diagnosticaron cáncer de mama en etapa tres por un tumor maligno y los médicos le propusieron la interrupción de su embarazo.
lun 10 mayo 2021 04:35 PM
cáncer mujeres
En el Edomex, hay una clínica que se especializa en atender a embarazadas con cáncer. Martha es un caso de éxito y su pequeño ya tiene 2 años.

Martha es un ejemplo de la incondicionalidad de las madres con sus hijos. Cuando estaba embarazada, le informaron que tenía cáncer de mama y pese a la sugerencia de interrumpir su embarazo, su respuesta fue tajante a los médicos que la atendían en Chiapas: “Que avance la enfermedad, pero al bebé no lo tocan”.

“Había una orden para interrupción de embarazo, y los médicos se quedaron así de cómo es posible cuando les dije ‘al bebé no me lo tocan’. (…) Ahora que regresé se quedaron sorprendidos porque tiene 2 años 4 meses y dicen ‘qué te hicieron’, y pues lo que tenían que hacer, su tratamiento y me puse en manos de Dios como de los doctores”, cuenta la mamá de 33 años.

Publicidad

Martha acudió primero al Centro de Salud de Tonalá y después la mandaron a Tapachula, para examinar sus biopsias, pero sin un resultado certero. Fue hasta cuando iba por las 17 semanas de embarazo cuando detectaron que era cáncer de mama y los médicos consideraron interrumpir el embarazo.

Como ella se negó, la contactaron con un grupo de médicos en el Estado de México, quienes atienden casos como el suyo. Ahí le preguntaron si estaba dispuesta a seguir con el embarazo y al mismo tiempo recibir tratamiento contra el cáncer.

“Estando en el tratamiento me dijeron que todo era un riesgo y que le podía afectar al bebé, así como que se arriesgaba la vida de ambos. Allá estuve en tratamiento, me pusieron quimioterapias estando embarazada”, señala al comentar que todo salió bien y en diciembre de 2019 nació su hijo, y ahora solo va a revisiones al Edomex.

Gracias a Dios. Fue bastante fuerte, nunca me imaginé que fuera a resultar con cáncer, para mi familia fue igual doloroso, prácticamente estaba en riesgo la vida del bebé y la mía, era mucho miedo porque parecía mentira, el bebé estaba adentro y ya tenía vida y tenía miedo que le pasara algo, pero gracias a Dios salió todo bien.

Publicidad

Su caso es de los que más se presentan y los más “fuertes” de atender, de acuerdo con el hematólogo Álvaro Cabrera García, del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca (HRAEI), donde está la clínica especial para embarazadas con cáncer.

El especialista cuenta que de acuerdo con datos, 50% de las pacientes ya tenían cáncer antes y se embarazan; un 40%, aproximadamente, son las que no tenían cáncer y durante la gestación se encontraron con las dos cosas al mismo tiempo, como Martha, y 10% son aquellas que ya tuvieron a su bebé y en el mismo año o después, les diagnostican un cáncer.

“La (situación) más compleja (es) cuando coinciden embarazo y cáncer al mismo tiempo porque el impacto emocional, impacto social, familiar. Es muy fuerte, la parte de dar un tratamiento a una mujer embarazada (…) a pesar de que sea el panorama más complejo cuando están embarazadas debutando al mismo tiempo, nos da mucho gusto que cada vez se publican más artículos diciendo que es posible y que se puede lograr embarazos exitosos”, afirma.

Es algo muy complejo que te enfrentas, estás atendiendo a una paciente con embarazo, con cáncer, más pobreza, más desnutrición, problemas familiares, más lejanía de su sitio de origen, eso ocasiona muchas situaciones a las cuales tenemos que limar con todo el equipo.

Publicidad

La atención de embarazadas con cáncer

Martha es uno de los pocos casos que logra recibir atención. De acuerdo con el doctor Cabrera, de las 2,500 que existen aproximadamente, solo llegan a tener conocimiento de 25 o 30 y aún menos son los que llegan a la clínica para recibir atención. Por eso ellos son muy proactivos y tratan de encontrar los más casos como el de la joven chiapaneca, quien está contenta de haber recibido la atención adecuada.

Ve también: En un año de epidemia, 338 mujeres embarazadas han fallecido por COVID-19

Una de las preguntas que más le hacen a los médicos que atienden estos casos es sobre los efectos secundarios que puede haber, y si bien es posible que eso pase dado que están usando medicamentos durante el embarazo, el doctor Cabrera explica que es el mismo riesgo de una mujer sin cáncer.

“Puede haber efectos secundarios, al final estamos ocupando medicamentos en el embarazo, pero al final cualquier embarazo que no tenga cáncer ni quimioterapia también le puede pasar. El porcentaje de bebés que tienen alteraciones congénitas o malformaciones por la quimioterapia está aproximadamente entre 1.5 y 3%, es decir 97% de las mujeres embarazas no va a tener ninguna alteración su bebé”, afirma.

En tanto que para las mamás, es exactamente igual que una mujer no embarazada con cáncer, caída de cabello, alteraciones en glándulas, problemas de piel, infecciones, trombosis, detalla.

“Son los mismos, no hemos visto más efectos adversos en cuanto a las mamás que se someten a quimio, lo que hemos visto es que hay mayor morbilidad de mujeres embarazadas con cáncer, por eso hay que estar pendiente, mientras tengas una paciente en control, siempre revisada y con medicamentos, las complicaciones las vemos un poco”, dice.

Publicidad

A más de dos años de esta situación, Martha salió adelante y lo único que dice a otras mujeres en su caso es que se hagan revisiones y que los hijos “son motor” y que una pareja no es impedimento para salir adelante, dice al contar que ahora está en proceso de divorcio del padre de su hijo.

Ahorita se sorprenden, se sorprenden de ver al niño normal. Habla, corre, canta, baila, se va desarrollando bien. Hay que tener fe en Dios, si tienen cáncer, todo va a salir bien, que hay que aferrarse a la vida y si hay hijos, mucho más, yo me aferré mucho a la vida por estar con mi niño.

La joven recibió apoyo no solo de su familia, además de la motivación en la clínica de Ixtapaluca, también de la Fundación Padma que la ayudó con gastos de traslado y estancia. En 2020, apoyaron a 18 familias, en cuanto a medicamentos se donaron 736,925 pesos de valor en especie en medicamentos especializados oncológicos, y donaron 86,440 pesos para estancia y traslados.

El cáncer más frecuente en el país es el de mama, con 27,500 casos por año, causando 7,000 defunciones al año. En cuanto a muerte materna, diariamente mueren aproximadamente 810 mujeres por causas evitables relacionadas con el embarazo y el parto, aunque la tasa de mortalidad se redujo en un 38% aproximadamente en todo el mundo. Sin embargo, el 94% de todas las muertes maternas se producen en países de ingresos bajos y medios bajos.

Publicidad
Publicidad