Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El riesgo de ser policía en México: en 2020, uno ha sido asesinado cada día

De enero a octubre de 2020 han sido asesinados en el país 464 uniformados; Guanajuato ocupa el primer lugar.
mar 24 noviembre 2020 05:50 AM
Policías
Guanajuato, Estado de México, Veracruz, Guerrero, Chihuahua y Michoacán concentran 239 de los homicidios de policías, equivalente al 51%.

En México ser policía es una profesión de alto riesgo en la que los propios agentes de seguridad se ven obligados a comprar su equipo de seguridad en medio de un ambiente hostil contra su labor que se cobra varias vidas.

De enero a octubre de 2020 han sido asesinados 471 uniformados, un promedio de 1.5 de estos crímenes por día, se desprende del Registro de Policías Asesinados , elaborado por la organización Causa en Común.

Esta cifra supera al total de los homicidios contra integrantes de estos cuerpos de seguridad que se registraron en 2019, cuando se contabilizaron 446, y de 2018, cuando fueron 452. Es decir este año se reporta un incremento del 4% y 2%, respectivamente.

Publicidad

A nivel nacional, Guanajuato es la entidad que más asesinatos registra en lo que va del año, con 76 homicidios, seguido por Estado de México, con 37; Veracruz, con 36; Guerrero, con 34, Chihuahua, con 31, y Michoacán con 25. Estas seis entidades concentran 239 de los asesinatos de policías, equivalente al 51%.

La investigadora de Causa en Común, Teresa García, explicó en entrevista con Expansión Política que estas cifras se explican en parte por el abandono de los gobiernos a las corporaciones civiles de seguridad que cada vez tienen menos presupuesto e incluso equipo de protección.

Hay un abandono que se ha acentuado en los últimos dos años en malas relaciones laborales relacionadas con equipamiento, infraestructura jornadas laborales largas, presupuesto".
Teresa García, investigadora de Causa en Común.

Hace unos días en la Cámara de Diputados, legisladores se pronunciaron en contra de que se eliminaran los recursos del subsidio para el Fortalecimiento del desempeño en materia de Seguridad Pública (Fortaseg), sin embargo, en el Presupuesto de Egresos de la Federación fue suprimida esa partida, lo que afectará a policías de los 286 municipios en los que habita el 70% de la población y se concentra el 90% de la incidencia delictiva.

Publicidad

Para 2020, habían sido aprobados 4,000 millones de pesos, para ese subsidio, sin embargo, en 2021 no habrá recursos para la profesionalización, certificación, equipamiento de las policías municipales, así como al fortalecimiento tecnológico, de las instituciones de seguridad pública y para la prevención de la violencia y la delincuencia.

La especialista de Causa en Común señala que la apuesta del gobierno federal por la militarización de la seguridad pública ha impactado en que se descuiden a las corporaciones civiles y se les disminuyan recursos, cuando la meta del gobierno debería ser trabajar en su fortalecimiento para que cuando las fuerzas armadas dejen sus tareas de seguridad se tengan con corporaciones capacitadas y confiables.

Para 2021, por ejemplo, se prevé un incremento para las Fuerzas Armadas, particularmente para la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), encargada de la Guardia Nacional, cuyo presupuesto pasará de 94,028 millones 694,246 pesos en 2020 a 112,557 millones 168,656 en 2021, es decir un aumento del 19.7%.

“La mayoría de las corporaciones tienen que poner de su propio bolsillo para sus uniformes, para equipo, gasolina, entonces las condiciones son muy precarias, pero también el alza delictiva está relacionada con los homicidios de policías”, detalló Teresa García.

De acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, las seis entidades donde más policías han sido asesinados en 2020, concentran 12,994 de los 29,182 homicidios dolosos que se reportan durante 2020, lo que representa el 44% del total.

Publicidad

El peligro de ser policía

Eduardo M. trabaja como policía municipal de Ixtapaluca, en el Estado de México, desde hace cinco años en un ambiente de temor. Comparte en entrevista que en la corporación que labora no todos cuentan con chalecos antibalas, por lo que tienen que adquirir los propios con su sueldo, mientras —dice— a las fuerzas armadas les sobran.

“De unos 700 chalecos, unos 200 o 300 placas están caducadas o próximas a caducar, por lo que, si tú quieres estar bien, tener un buen desempeño y sabes que de eso depende tu vida, compras tus placas y equipo de protección, porque las instituciones no le invierten al equipo policial”, comentó.

Lo señalado por Eduardo no es un caso aislado. De acuerdo con la encuesta ¿Qué piensa la policía? Edición 2019 , de la organización Causa en Común, el 51% de los policías reconocen que han tenido que pagar para adquirir botas, el 44% fornituras, el 42% uniforme, el 25% para reparar su patrulla, el 25% para comprar cartuchos, 12% para chalecos antibalas y 12% para gasolina para su unidad.

“Los uniformes o equipos nos tendrían que llegar a inicio de año, pero llega a final, pero de lo más bajo, a comparación de la Guardia Nacional que les daban 511 uniformes. Lo que nosotros adquirimos con nuestro dinero, se los da el gobierno, de que tienen tanto ya hasta lo venden y nosotros somos quienes se los compramos por la necesidad de estar seguros”, destacó.

Marcos C. es otro uniformado que labora en el Estado de México, la segunda con más homicidios de uniformados en 2020. Él aseguró que, si bien no tiene temor de ser policía, sabe que la profesión que desempeña desde hace 10 años, nunca tiene asegurado el regreso a casa.

“Sería deseable que mejorarán el salario y nos dieran un equipo mejor y suficiente para que podamos cumplir con nuestra labor porque para trabajar muchos compramos nuestro propio equipo”, comentó.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad