Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Encuesta: 87% de mujeres con cáncer han interrumpido su tratamiento en 2020

Pacientes encuestadas señalaron que la desaparición del Seguro Popular, el desabasto de medicamentos oncológicos y el COVID-19 han tenido repercusiones en su atención.
vie 23 octubre 2020 04:56 PM
Estamos Aquí
Encuesta #EstamosAquí revela que el 64% de las personas que interrumpieron su tratamiento de cáncer, no lo habían restablecido en agosto.

Entre junio y julio de 2020, 87% de 142 mujeres encuestadas reveló que tuvo que interrumpir o modificar su tratamiento de cáncer de mama, por diversas complicaciones como la transición al Instituto de Salud para el Bienestar (61%), el desabasto (23%) de medicamentos oncológicos o la epidemia de COVID-19 (38%).

En algunos casos, como el del hospital San José, en Nuevo León, se documentó que al menos ocho pacientes fallecieron de junio a septiembre por esta situación, mientras que el ejercicio alertó que hasta agosto, el 64% de las mujeres que habían interrumpido su tratamiento, no lo habían retomado.

Publicidad

Alejandra Platas, presidenta de MILC, explicó que con la transición del Seguro Popular al Insabi, mujeres con cáncer han tenido que enfrentar retos para el acceso a tratamientos y barreras en todas las etapas de la atención médica.

Por su parte, Araceli Tapia, explicó que en el hospital de San José, había 182 pacientes que se atendían con el Seguro Popular, y que derivado de su desaparición, han enfrentado dificultades y han tenido que suspender sus tratamientos.

“A causa de eso se dejó ver su gran incompetencia en hacer la transición porque a nosotras nos costará la vida. Nosotras exigimos que haga algo el gobierno federal, somos pacientes de gastos catastróficos (…) exigimos que respeten nuestro derecho a la salud”, afirmó en conferencia.

Isabelle Aloi, presidenta de Salvati, comentó que alrededor del 66% de las personas que interrumpieron su tratamiento señalaron que tuvieron que cubrirlos con sus medios, lo que implica un gasto mensual en promedio de 5,000 pesos, que muchas de ellas no pueden costear.

“El 33% de las pacientes que interrumpieron su tratamiento señalaron que no pudieron comprar el medicamento debido a la insuficiencia para realizar estos gastos adicionales, porque era muy alto”, detalló.

Publicidad

Diana Clavijo, paciente de Hidalgo, comentó que los “gastos de bolsillo” que tienen que cubrir son muchos, desde el desplazarse a los centros de atención y los propios tratamientos que llegan a los 50,000 pesos, hasta estudios de gabinete, mastografías, fisioterapia, entre otros, que frena su lucha contra la enfermedad.

“Muchas mujeres no saben qué hacer y por eso interrumpen su tratamiento. Es importante que tengamos apoyo, seamos empáticos, todos nacimos de una mujer. No nos alcanza el dinero”, expuso.

Tanto las representantes de las asociaciones como pacientes, insistieron que la pandemia y los cambios en el sector salud con la llegada del Insabi, han provocado que se enfrenten nuevos desafíos, y han tenido que interrumpir sus tratamientos, han sufrido la cancelación o postergación de citas de seguimiento, infusión de quimioterapias o cirugías, pero el cáncer no se detiene.

El cáncer no hace una pausa, no se detiene, el COVID ha sido una situación que ha complicado, pero el cáncer no se detiene.
Flora Ferrara, Unidos Contigo

Flora Ferrara, de Unidos Contigo, comentó que están enfrentando deficiencias en el sistema de salud de nuestro país, en especial en este 2020, y las que más están sufriendo son las pacientes por la frustración de no saber cómo continuar su tratamiento y recibir diagnóstico en tiempo y forma, porque no tienen los recursos ni los medios.

“Es una experiencia que no se desea a nadie, es una angustia y un impacto en las familias. El tormento lo viven ellas y sus familias. Nosotras hemos apoyado, pero ahorita estamos sintiendo que nos están dejando el peso completo de esta situación”, dijo.

Publicidad

El manifiesto #EstamosAquí

Adela Ayensa, directora general de Salvati, recordó que muchas veces las propias pacientes no tienen información de cómo enfrentar la situación, y por miedo o por falta de medios, no lo manifiestan. Expuso que están tratando de educar a las pacientes para que empiecen a alzar la voz y exigir que se les respeten sus derechos.

La encuesta reveló que solo 28% de quienes han interrumpido su tratamiento han presentado quejas, y un porcentaje aún más pequeño ha presentado amparos.

Las pacientes y organizaciones iniciaron una campaña #EstamosAquí, con la buscan concientizar a las mujeres con cáncer y hacerles el llamado a que están ahí para apoyarlas y que no están solas. Hicieron también un manifiesto con cuatro peticiones:

  1. Tratamiento inmediato, integral y gratuito: abasto permanente de medicamentos.
  2. Atención especializada y multidisciplinaria, garantizada y gratuita, en las instituciones públicas de salud (INSABI, IMSS, ISSSTE, PEMEX, SEDENA Y SEMAR).
  3. Que la transición del Seguro Popular al INSABI no deje sin atención a ninguna paciente.
  4. Presupuesto específico y suficiente para cubrir las necesidades de loas pacientes de cáncer de mama en todo el país.

Al termino de la conferencia, Tapia señaló que había recibido una llamada de la diputada de Morena, Tatiana Clouthier, quien le dijo que el titular de Insabi, Juan Ferrer, en breve se comunicará con ellas para atender la situación.

Ayer en su comparecencia en la Cámara de Diputados, Ferrer comentó que “a todos nos preocupa” las mujeres con cáncer y que en el 2020 han tenido continuidad en sus obligaciones.

Detalló que han empleado recursos de atención al cáncer cérvico-uterino, de mama, de ovario epitelial y germinal un monto por 1,042 millones 487,829 pesos, los cuales han transferido a los 32 estados con estos fines.

De acuerdo con datos de las organizaciones, el 58% de las pacientes que se atienden en una institución pública no han recibido atención ni tratamiento.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad