Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El aislamiento por COVID-19 afecta la salud mental de los adolescentes

La SSa advierte que la adolescencia es un grupo que se considera de alta vulnerabilidad a desequilibrios emocionales o conductuales.
lun 10 agosto 2020 12:20 PM
covid adolescentes
En el informe diario sobre el COVID-19 de este domingo, se alertó que la adolescencia es un grupo que se considera de alta vulnerabilidad y que por lo tanto puede generar mayores desajustes conductuales y emocionales.

Emmanuel Sarmiento Hernández, director del Hospital Psiquiátrico Infantil ‘Dr. Juan N. Navarro’ alertó este domingo que a cuatro meses de que los mexicanos tuvimos que iniciar un aislamiento social por el coronavirus COVID-19, los efectos de esta medida pueden comenzar a cobrar factura en la salud emocional y conductual de los adolescentes, "un grupo que se considera de alta vulnerabilidad", explicó.

El especialista indicó que debido a que ha habido un cambio radical y completo sobre las rutinas que los adolescentes estaban acostumbrados a realizar, no es para menos que se empiecen a generar una serie de problemas emocionales o conductuales que probablemente se vayan incrementando con el paso del tiempo.

Publicidad

"Desde hace más de cuatro meses (los adolescentes) dejaron de ir a las escuelas para cumplir con sus actividades académicas y para socializar, que es una parte muy importante dentro de las escuelas, desde hace más de cuatro meses han dejado de salir por las tardes, han dejado de salir los fines de semana a ver a sus amigos, a ver a sus familiares, a ver a sus novios, han dejado de salir a parques, a cines, a plazas comerciales, en fin", explicó Sarmiento Hernández.

De acuerdo con el director del Hospital Psiquiátrico Infantil ‘Dr. Juan N. Navarro', las principales reacciones que se pueden presentar en los adolescentes tras más de cuatro meses de confinamiento por COVID-19 son:

Alteraciones emocionales:

  • Miedo.
  • Irritabilidad.
  • Enojo.
  • Ansiedad.
  • Tristeza.

Alteraciones conductuales:

  • Desobediencia.
  • Discusiones.
  • Oposicionismo.
  • Berrinches.
  • Mayor tiempo frente a las pantallas.

Al respecto, Sarmiento Hernández expresó que aunque estas emociones deben de considerarse completa y absolutamente normales, también tienen que ser observadas y comprendidas, por lo que hizo un llamado a ser empáticos con lo que están sintiendo los adolescentes.

"Muchas veces los adolescentes por la misma etapa de desarrollo que están viviendo es difícil que sean tan platicadores, es difícil que se acerquen a contarnos cómo se sienten; entonces, mi principal recomendación es que no nos esperemos y que nosotros vayamos a preguntarles cómo se sienten", expresó.

Publicidad

¿A partir de qué momento una emoción ya no es normal?

El especialista también alertó que cuando una de esta emociones o conductas sea muy intensa, demasiado prolongada y comience a generar una disfunción importante en la vida personal y en la vida familiar, no es bueno tenerla y por tanto se puede decir que ya "no es normal".

Sarmiento Hernández explicó que por ejemplo la tristeza ya no será normal es un adolescente cuando:

  • Cursen un periodo de tristeza o de irritabilidad que se presenta la mayor parte del tiempo.
  • Los adolescentes pierden el interés por las cosas que normalmente les interesaban.
  • Empiezan a tener alteraciones en su ciclo de sueño-vigilia.
  • Fluctuaciones en su apetito, que van desde que pierden el hambre o de repente les dan muchas ganas de comer y hacen atracones.
  • Empiezan a sentirse muy fatigados, con pérdida importante de la energía.
  • Hipersensibilidad emocional, que se podría reflejar la mayoría de las veces como caer en episodios de llanto
  • Alteraciones en la memoria, en la atención y en la concentración.
  • La autoestima empieza a disminuir en ellos y, finalmente, llegan a tener en algunos de los casos una conducta suicida.

Repercusiones del confinamiento

De acuerdo con Sarmiento Hernández, algunas repercusiones reportadas en diferentes estudios indican que el confinamiento puede provocar algunas afectaciones:

  • Trastorno de Estrés Agudo.
  • Trastorno de Estrés Postraumático.
  • Trastorno de Adaptación.
  • Duelo.
  • Trastornos relacionados con sustancias (que incluyen a un amplio grupo de drogas en donde se ha determinado, se está viendo que existe un incremento en su consumo, como el alcohol, tabaco y cannabis).
Publicidad

Recomendaciones:

Ante este tipo de situaciones, el especialista sugirió:

  • Reconocimiento y validación de las emociones: El validar y reconocer una emoción es hacerle ver que yo también me puedo sentir como él, que yo lo comprendo, que yo también me siento triste, que yo también he estado preocupado y que tengo momentos de malhumor.
  • Transmitir seguridad y tranquilidad: Debemos de predicar con el ejemplo, o sea, si yo quiero transmitir algo tengo que demostrarlo, tiene que ser coherente lo que yo le pido que se calme, que esté tranquilo, eso yo también lo tengo que reflejar.
  • Empleo de estrategias como “el tiempo fuera” y “la técnica de extinción”: El tiempo fuera significa darle un espacio en el cual se recomienda que la persona que está ocupando ese espacio, ese espacio de tranquilidad, de soledad, se puede respetar; mientras que la conducta de la extinción -traducida en términos coloquiales- es ignorar esa conducta, no prestarle atención, ni positiva ni negativa.
  • Evitar utilizar el castigo como medida de control.
  • Evitar el exceso de información en noticias o redes sociales.
  • Enseñarles cómo cuidarse y evitar riesgos.

¿Necesitas ayuda?

En caso de necesitar orientación o apoyo, existe redes de profesionales como:

  • Contacto Joven, que es la Red Nacional de Atención Juvenil. En donde se puede pedir apoyo enviando la palabra ‘contacto’ al 55 72 11 20 09.
  • La Línea de la Vida, comunicandonos al 800 911 2000; esta Línea de la Vida conecta con las distintas líneas de atención telefónica que están prestando sus servicios como Centros de Integración Juvenil y hospitales siquiátricos como el Instituto Nacional de Psiquiatría, el Hospital Siquiátrico Infantil ‘Juan N. Navarro’ y el Hospital ‘Fray Bernandino Álvarez’.
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad