Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Habrá nuevas cifras de mortalidad por COVID-19 hasta fin de 2020, reconoce Salud

El director de Promoción de la Salud, Ricardo Cortés, señala que una vez que pase la crisis, comenzarán a realizar un modelaje matemático para estimar la cifra de muertos.
sáb 23 mayo 2020 10:00 AM
Ricardo Cortés
Ricardo Cortés es el inventor del personaje de Susana Distancia.

En medio de la polémica por las cifras de decesos en México, Ricardo Cortés Alcalá, director de Promoción de la Salud y creador del personaje de Susana Distancia, reconoce que aún se prepara el modelaje matemático para detectar los decesos por COVID, el cual se realizará una vez concluida la emergencia.

Explica que actualmente ya se trabaja en la medición de cuántas personas fallecen de manera regular en los últimos años –en particular en el periodo de interestacionalidad–, y las muertes que se detecten que “salen de la normalidad”, en este 2020, serán lo que se considere un “exceso de mortalidad” por COVID-19.

Participante en las conferencias de las 19:00 horas, Cortés Alcalá indica que debido a que los procesos de registros de mortalidad en México llevan algún tiempo, será hasta que termine la emergencia cuando se podrán empezar a analizar datos “preliminares” –incluso los de 2019 están en esta condición– por lo que será hasta finales de este año o a principios del siguiente año cuando se tengan mejores estimaciones.

Publicidad

“Si analizamos ahorita, todo lo que veamos de 2019 son datos preliminares, porque los únicos datos oficiales de mortalidad son los que están de 2018 para atrás, pero podemos hacer un análisis preliminar con lo de 2019 y con lo que vaya a registrarse en 2020, una vez que termine el 2020 o a lo mejor empezamos el proceso por octubre o noviembre, para poder dar mejores estimaciones a final de este año o principios del siguiente”, explica.

El médico cirujano por la Universidad de Guadalajara comenta en entrevista ésta y otras polémicas que han surgido a lo largo de la epidemia en México: el subregistro de mortalidad, la realización de pruebas, incluso la dificultad de diseñar mensajes que le lleguen a la población.

Cortés Alcalá cuenta con un posgrado en Epidemiología por la UNAM y con estudios por parte del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), y en implementación del Reglamento Sanitario Internacional por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Universidad de Ginebra, Suiza.

De acuerdo con su perfil en la página del gobierno federal, “es un apasionado de la inteligencia epidemiológica, la política pública en salud y la salud pública basada en evidencia”.

Desde febrero de 2019, ocupa su cargo actual en la Secretaría de Salud y en las últimas semanas responde dudas y sugerencias desde su cuenta de Twitter. Por ejemplo, en el tema de las pruebas, y por qué se decidió que no se harían de manera masiva en el país.

Publicidad

Para el funcionario, una de las cosas más difícil en esta pandemia es poder diseñar mensajes para que la gente sepa que “están haciendo lo correcto”, incluso cuando desde diferentes frentes ha habido controversias, reclamos, dudas y cuestionamientos por la estrategia para enfrentar el COVID-19.

“La única forma de darnos cuenta si esto sirve o no sirve hubiera sido, dejar a todo el mundo en la calle, para saber qué tantas personas se hubieran enfermados, cuántas se hayan infectado, hubieran estado hospitalizadas y hayan fallecido”, dice al señalar que de no haber hecho una intervención podría haber hasta cuatro veces más casos.

Conoce más: El regreso a la "nueva normalidad" contará con un semáforo

De cara al fin de la Jornada Nacional de Sana Distancia, comenta algunos cambios que tendrán que venir con las medidas de distanciamiento social, pues cuando el semáforo esté en rojo, se volverán a suspender actividades, por lo que de aquí en adelante la misión es "administrar el riesgo para la salud"; es decir, controlar la epidemia al tiempo que se reactiva la economía, pues si bien el coronavirus puso a prueba los sistemas de salud, también las debilidades socioeconómicas de los países.

(Destapó) muchísimas debilidades que tenemos como sociedad y gobierno, como estado mexicano completo, un sistema de salud que necesita un reforzamiento urgente, una recaudación fiscal que debe de recaudar más a los que más tienen y menos a los que menos para encontrar el equilibrio social.

Aquí un fragmento de la entrevista:

Publicidad

Otra cosa que ha causado polémica, además del exceso de mortalidad, es el tema de las pruebas, ¿por qué en México no se decidió hacerlas de manera masiva?
La estrategia que decidimos llevar a cabo fue mantener a toda la población, excepto las actividades esenciales, en sana distancia y aislamiento domiciliario. ¿De qué hubiera servido sacar muchas pruebas? Además, siempre la pregunta de los 64,000 es cuántas son muchas pruebas, porque para tal caso, deberíamos de tener 127 millones de pruebas y estar haciéndoselas a todos, pero además qué pasa si yo Ricardo Cortés me hago una prueba y a los 5 días tengo contacto con alguien enfermo, entonces me tengo que hacer otra prueba, si no tengo contacto con alguien más, cada cuándo me tienen que hacer una prueba de tamizaje general, cada cuándo me la tienen que repetir para saber cuándo me enferme. Son 127 millones de pruebas cada cuánto.
Cada prueba cuesta 2,500, baratito, baratito, sin utilidad, o sea en el laboratorio Estatal de salud pública, ¿cuánto tendríamos que invertirle para hacerle pruebas a todos, 80,000, 90,000, 100,000, mdp? ¿cada cuánto?, ¿no sería mejor utilizarlos en estos 307 hospitales que solo se inauguraron o en compra de ventiladores, o en la ampliación de la infraestructura sanitaria o en llevar agua potable en las comunidades?

Hay que ser muy inteligentes en el uso del recurso, y, definitivamente la decisión que se tomó de hacer vigilancia centinela para esta enfermedad fue la correcta para poder invertir el recurso en otras cosas que no fueran pruebas.

¿De qué hubiera servido hacer más pruebas?
Voy a poner el ejemplo que pongo en Twitter. Si tengo un cuadro leve y mi prueba es positiva, me van a decir vete a tu casa, cuídate, y los pañuelos desechables que uses tíralos en un bote de basura, la cierras y tiras a la basura; si la prueba es negativa, me van a decir exactamente lo mismo. (…) Con un cuadro grave de IRAG, infección respiratoria aguda grave, me hacen la prueba, resultó positivo, me ingresan al hospital, me van a dar antiinflamatorios y si necesito un ventilador me van a poner un tubo y me van a conectar a un respirador, si salgo negativo, de todas maneras me tienen ingresar al hospital, me van a dar antiinflamatorios y si necesito un ventilador, me lo van poner. Eso es lo que necesitamos hacer independientemente de si son pruebas positivas o negativas.

La prueba positiva o negativa no decide cuál es el tratamiento de la persona, por eso no necesitamos hacerle pruebas a medio mundo.

¿Para eso sirve la vigilancia centinela?
Para darnos cuenta cuál es el comportamiento de la enfermedad en nuestra población y para saber si hay diferencias con otras poblaciones. En México, tenemos una epidemia de obesidad, que desencandena en diabetes y en hipertensión y pues nosotros tenemos que estar con un mayor cuidado con las personas que tienen obesidad diabetes e hipertensión, porque vamos mayor letalidad secundaria más que al COVID, por vivir con diabetes o vivir con hipertensión o vivir con obesidad.

Con todos estos datos generados en estos dos meses de Jornada Nacional de Sana Distancia ¿México está listo para el desconfinamiento?
Esto es súper importante porque en realidad no estamos listos para el desconfinamiento, porque no es que vaya a haber un desconfinamiento. Lo que vamos a hacer es dejar de poner una regla nacional, donde ahorita todos están guardados en casa.
¿Qué es lo que va a suceder a partir del 1 de junio? Que vamos a hacer una evaluación local, Aguascalientes va a tener un nivel de alerta, que probablemente sea diferente al de Jalisco y diferente al de la Ciudad de México, y si en Jalisco se cumplen las características epidemiológicas y sanitarias para incrementar la actividad social y económica, se va a poder hacer, pero lo que tenemos que entender es que el incremento la actividad social y económica en Jalisco o en cualquier otro estado de la República, que incremente la actividad del virus SARS-CoV-2, va a transitar a un nivel de alerta mayor y va a necesitar de nuevo disminuir su actividad económica.

¿Serían como curvas en subida y bajada todo el tiempo?
Exacto, eso es lo que se denomina es administración del riesgo para la salud. Si tenemos buena capacidad hospitalaria, no hay muchos contagios, la positividad está bajita, podemos regresar a nuestra actividad, cuando la positividad empiece a crecer, empiece a crecer el número de casos sospechosos y empiece a haber más hospitalizados, entonces hay que volver a cerrar la puerta de las actividades sociales y económicas, disminuirlas para la velocidad de transmisión y volver a empezar a ver bajar una curva, así vamos administrando el riesgo y vamos generando también inmunidad de rebaño que se requiere para tener una mejor protección como población.

¿Qué va a pasar con los estados? ¿Cada uno va a tomar sus decisiones cuando estén en situaciones o semáforos distintos?
Son decisiones que estamos revisando con todas las autoridades porque no es fácil. ¿Qué pasa si la CDMX está en semáforo rojo? ¿Cerramos la actividad de vuelos que provengan de la CDMX para disminuir la movilidad de personas que vengan de la Ciudad de México, que no quisieran hacer caso a la Jornada de Sana Distancia local, o dejamos que las personas reaccionen favorablemente a la solicitud de Jornada de Sana Distancia en la Ciudad de México y que se queden en su casa y que no incrementan el riesgo de otras regiones?

Hay que pensar bien y tomar buenas decisiones para saber cuál es la mejor opción para protegernos a todos e ir mitigando el riesgo y administrando el riesgo de la epidemia y los contagios.

¿Es confiable apostar por la cultura de los mexicanos? Cuando hemos visto ejemplos del Día del Niño o de Día de las Madres, que hubo más movilidad cuando se pidió que no.
Hay que confiar, hay que confiar, porque somos un país lleno de gente muy inteligente, somos un país libre, no queremos que el uso de la fuerza pública sea para estos efectos. Me parece que sí hay que confiar en la gente, y para que la gente tome mejores decisiones, tenemos que darles la mejor información.

¿Qué se espera de aquí en adelante?
Necesitamos una nueva cultura en muchos aspectos, uno es el laboral, la gente tiene miedo a reportarse como enferma, porque la van a correr, y en muchas ocasiones sucede, porque muchas personas en el país no tienen seguridad social, que a veces ni salario tienen. Esa cultura debe cambiar, todos tenemos que tener seguridad seguridad social mientras tengamos un trabajo formal.
También como sociedad debemos aprender que aquel que se levanta enfermo a trabajar, no es un guerrero, sino un irresponsable, aquel que se enferma y se queda en casa o va y acude por una incapacidad porque está realmente enfermo, no es un irresponsable, es una persona muy responsable con él, con ella y con el prójimo, porque lo que está haciendo es evitar una potencial epidemia, o al menos un pequeño brote de enfermedad respiratoria aguda en su sitio de trabajo.

¿Esto va a ser un catalizador para un cambio en la mentalidad de los mexicanos?
Es importante saber que nos tenemos que cuidar nosotros pero para proteger a los demás, si yo estoy enfermo, no solo me voy a recuperar mejor en casa por el descanso sino que estoy protegiendo a los otros de no estarles contagiando mi enfermedad.

Sí son cambios importantes, son cambios culturales, vamos a tener que cambiar hábitos higiénicos (…) mantener más limpios nuestros lugares de trabajo (…) Entonces esos son los cambios que vienen por eso es el tránsito a una nueva normalidad.

¿Susana Distancia llegó para quedarse?
Susana Distancia llegó para quedarse definitivamente. Es una gran aliada que tendremos que usar en cada temporada de influenza, que ahora ya no va a hacer temporada de influenza sino temporadas de enfermedades respiratorias agudas (IRAG), incluyendo al nuevo coronavirus, pero que también puede ser utilizada para muchas otras cosas Susana Distancia recomendándole a la gente Susana Alimentación, porque una vez que acabe esta emergencia sanitaria por coronavirus, seguiremos teniendo la emergencia sanitaria de enfermedades no transmisibles.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad