Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México respalda a Evo Morales y acusa golpe de Estado... ¿y el resto de América?

¿Qué posturas han tomado los países del continente? Unos, como México, acusan golpe de Estado. Otros dicen que no hubo tal y otros más, hasta ahora, han decidido mantenerse neutrales.
lun 11 noviembre 2019 09:09 PM
Evo Morales y políticos
Líderes de izquierda son quienes han destacado por apoyar al ahora expresidente boliviano.

En medio de las protestas que aún se viven en Bolivia, México aguarda la llegada de Evo Morales, a quien le concedió asilo político "por razones humanitarias", luego de que el pasado domingo renunciara a la presidencia de su país ante la presión del Ejército.

La crisis política en el país andino estalló tras los comicios del 20 de octubre, en los que Morales fue reelecto en un proceso fuertemente cuestionado por la oposición —que clamó fraude— y por el cual la Organización de los Estados Americanos (OEA) recomendó celebrar nuevos comicios.

Publicidad

No fue sino hasta el domingo que Morales y su gabinete renunciaron y, de inmediato, los gobiernos de la región empezaron a pronunciarse: "Sí fue golpe de Estado", "No fue golpe, fue un proceso legítimo", "Se debe buscar un proceso de transición pacífico".

Esto es lo que han manifestado algunos presidentes y líderes políticos de América y el Caribe respecto de la situación en Bolivia.

Conoce más: México denuncia golpe de Estado en Bolivia y urge a discutir el tema en la OEA

En apoyo a Evo Morales

México. Desde el primer momento, el canciller Marcelo Ebrard manifestó que en Bolivia había "una operación militar en curso", la cual, dijo, México rechaza por ser "similar a aquellos trágicos hechos que ensagrentaron nuestra América Latina el siglo pasado".

Este lunes, Ebrard reiteró que la postura del gobierno mexicano es la de revindicar y demandar el respeto al orden constitucional y a la democracia en Bolivia, por lo que se haría valer el derecho al asilo al exmandatario boliviano.

México, por supuesto, no vería con buenos ojos ningún tipo de gobierno que no emane de un proceso electoral legítimo".
Marcelo Ebrard

Venezuela. El presidente Nicolás Maduro rechazó categóricamente el "golpe de Estado consumado" contra Morales.

"Las mafias fascistas están asaltando el poder en Bolivia (...) Es un golpe de Estado que no le perdona a Evo haber llevado a Bolivia al mayor crecimiento económico y social de Latinoamérica", escribió el mandatario venezolano en Twitter.

Publicidad

Cuba. El presidente Miguel Díaz-Canel también señaló vía Twitter que lo ocurrido en Bolivia fue un golpe de Estado que "atenta contra la democracia".

"¿Cómo y quiénes se articularon (contra el) único gobierno boliviano que hizo obra (por) los humildes? Se quebró la legalidad y se debe velar por la integridad física de Evo, otros líderes y pueblo boliviano", agregó Díaz-Canel.

Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP). Las naciones miembro —además de Venezuela, Bolivia y Cuba— emitieron un posicionamiento conjunto denunciando los hechos contra Morales.

Nicaragua, Dominica, San Vicente y Granada, Antigua y Barbuda, Surinam y San Cristóbal y Nieves exigieron respeto a los derechos civiles, así como a la libertad e integridad física del expresidente boliviano, de su familia y de sus colaboradores.

"Se responsabiliza a Carlos Mesa (excandidato presidencial) y a Luis Camacho (líder político) de cualquier plan para asesinar a Evo Morales", advirtió la alianza.

Publicidad

Argentina. El presidente electo, Alberto Fernández, expuso que "sacar a un presidente con acciones que no están dentro del marco de las reglas de la democracia no puede llamarse de otra forma que golpe de Estado".

Calificó de "inaceptable" lo sucedido en Bolivia y manifestó que, después de este "quiebre institucional", su gobierno defenderá "firmemente la democracia en toda América Latina".

Brasil. La expresidenta Dilma Rousseff refirió que la maniobra contra el gobierno de Morales "muestra la repulsión de las élites latinoamericanas a la democracia cada vez que pierden las elecciones".

A favor de lo ocurrido en Bolivia

Brasil. En contraparte a la opinión de Rousseff, el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, declaró que lo de Bolivia no fue un golpe de Estado y, aunque no lo valoró como algo "positivo", señaló que se trata de una "advertencia" sobre el sistema electoral de ese país.

"La palabra 'golpe' se usa mucho cuando pierde la izquierda, ¿verdad? Cuando ganan, es legítimo; cuando pierden, es un golpe. No entraré en su narrativa allí", dijo Bolsonaro a medios brasileños.

Estados Unidos. El mandatario estadounidense, Donald Trump, indicó en Twitter que la renuncia de Morales envía un fuerte mensaje a "los regímenes ilegítimos de Venezuela y Nicaragua de que la democracia siempre prevalecerá".

Luego, en un mensaje a medios, insistió en que no se trató de un golpe de Estado, sino que "la cúpula militar solo dijo lo obvio".

"Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad, y al Ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino a la Constitución de Bolivia", sostuvo el republicano.

Recomendamos: Evo Morales viaja a México en un avión de la Fuerza Aérea

Por una transición pacífica

Los gobiernos de Colombia, Perú, Guatemala, El Salvador y Chile emitieron una postura neutral y se pronunciaron por un proceso electoral democrático y una transición pacífica.

A través de sus cancillerías, difundieron posturas como "Se deben buscar soluciones a la compleja situación institucional" y "(el país) hace votos por una transición pacífica que garantice un proceso electoral transparente, que permita el pronto retorno a la democracia".

Por su parte, Morales usó su cuenta de Twitter para despedirse del pueblo boliviano y acusar otra vez un golpe de Estado orquestado contra su gobierno.

Parto rumbo a México (...) Me duele abandonar el país por razones políticas (...) Pronto volveré con más fuerza y energía".
Evo Morales

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad