Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La pelea por el puerto de Manzanillo sume a Colima en otra ola de violencia

Especialistas advierten que el estado resulta estratégico para el crimen organizado por sus puertos y aduanas, a través de los cuales es posible ingresar armas y cargamentos de droga.
mié 09 marzo 2022 11:59 PM
Un elemento de la Marina en el puerto de Manzanillo.
Los precursores químicos para elaborar el fentanilo ingresan a México por Manzanillo, provenientes de países de Asia, coinciden estudiosos del fenómeno de la violencia en México.

La disputa por el puerto de Manzanillo ha sumido a Colima en una nueva ola de violencia. Ese punto de entrada de precursores químicos procedentes de Asia y de tránsito de narcóticos hacia Estados Unidos busca ser controlado por grupos criminales como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el Cártel de Sinaloa y aliados locales.

Balaceras, rafagueos a comercios, ejecuciones, secuestros y más de 40 homicidios en dos semanas son parte de lo que ha dejado la ola de violencia en la entidad, que desde el 1 de noviembre de 2021 es gobernada por la morenista Indira Vizcaíno.

Publicidad

Expertos en seguridad consultados por Expansión Política explican que a pesar de tratarse de un territorio de 5,625 kilómetros cuadrados, Colima es un punto estratégico para el crimen organizado por sus puertos y aduanas desde los que ingresan armas, cargamentos de cocaína, precursores químicos para elaborar drogas sintéticas como la metanfetamina y el fentanilo.

“Esto no es nuevo, solo estamos viendo un nuevo capítulo de un proceso que ya viene de tiempo atrás. ¿Cuál es el motivo de esta irrupción de la delincuencia organizada en un estado pequeño, antes muy estable y pacífico? Es Manzanillo y las rutas de la delincuencia organizada que pasan por el estado”, explica Carlos Rodríguez, miembro del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia, A.C.

De acuerdo con una publicación de InSight Crime la clave para atender la violencia en el estado es su ubicación porque se trata de "un invaluable corredor para el narcotráfico".

En México, hay 117 puertos, que antes dependían de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT); sin embargo, el presidente López Obrador determinó que pasaran a ser controlados por la Secretaría de Marina. El de Altamira en Tamaulipas, Manzanillo en Colima, Lázaro Cárdenas en Michoacán y el de Veracruz en Veracruz son los más disputados por miembros del crimen organizado como el Cártel de Sinaloa, el Cártel Jalisco Nueva Generación, Los Zetas, y Los Caballeros Templarios.

“Sabemos que los precursores químicos para la elaboración de fentanilo y otras sintéticas llegan de puertos asiáticos y por eso es clave Manzanillo”, dice Víctor Hernández, coordinador del diplomado en seguridad nacional de la Universidad Iberoamericana de Puebla.

 

El porqué de la disputa

Los especialistas consultados coinciden en que cincuenta veces más potente que la heroína, el fentanilo es la droga con la que el CJNG ha invadido Estados Unidos, por lo que el control del puerto de Manzanillo es clave para su expansión.

De hecho, el gobierno de Joe Biden sancionó a cuatro mexicanos a los que acusó de liderar las operaciones del CJNG desde el Pacífico.

“El éxito criminal del CJNG se debe en parte a su influencia sobre lugares estratégicos como Manzanillo. Este puerto de la costa del Pacífico sirve como una importante puerta de entrada para la cocaína colombiana y los precursores químicos importados de Asia, incluidos los que se utilizan para sintetizar fentanilo para su distribución final en los Estados Unidos”, dijo la directora de la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro, Andrea Gacki.

Antes de dejar el cargo, el entonces gobernador Ignacio Peralta reconoció que el puerto de Manzanillo es un territorio disputado por bandas del crimen organizado.

“El puerto que es una estrategia federal no solo genera progreso, también es un motivo constante de disputa por grupos de la delincuencia organizada para impulsar sus propias tentativas ilícitas, eso se demuestra con los constantes aseguramientos de mercancías y sustancias ilegales”, reconoció en una visita del presidente López Obrador a la entidad en junio de 2020.

Por años, el territorio fue disputado por el Cártel de Sinaloa, el CJNG y Los Zetas que además del puerto de Manzanillo querían controlar rutas de tráfico costero en Colima.

En 2022, parte de la violencia se debe a que una de las organizaciones locales, el Cártel Independiente de Colima conocido como “Los Mezcales”, rompió su alianza con el CJNG para unirse al Cártel de Sinaloa, éste último busca el control del puerto de Manzanillo.

 

Uno de los episodios violentos tras esa ruptura fue la riña que se registró entre integrantes del CJNG y de “Los Mezcales” al interior del Centro de Reinserción Social de Colima y que tuvo como saldo la muerte de 10 personas.

En las calles del estado también se ha advertido de una supuesta guerra. En la zona metropolitana de Colima-Villa de Álvarez fueron hallados narcomensajes en los que hay advertencias cruzadas entre “Los Mezcales” y el CJNG, pero incluso han amenazado a la actual gobernadora. “Se viene una guerra”, se lee en uno de los narcomensajes colocados en calles de Colima.

Aunque en las últimas semanas la violencia ha arreciado, no es la primera vez que el estado está sumergido en una ola de inseguridad; sin embargo, este repunte también se explica por los reacomodos de los grupos de poder.

“Al llegar una nueva gobernadora, siempre hay un reacomodo de los grupos delictivos y de su relación con las autoridades, esto explica esta ola de violencia, pero también por la reestructura del CJNG y los socios locales que se quieren independizar”, agrega Carlos Rodríguez.

 

El estado con más homicidios por habitante

Ubicado en el Pacífico mexicano, Colima es un estado pequeño tanto en territorio como en población. En sus poco más de 5,600 kilométros cuadrados viven 731,391 habitantes. Sin embargo, esa entidad es la más violenta de México por el número de homicidios dolosos que se registran por cada 100,000 habitantes.

El gobierno federal aplicó el 10 de noviembre el “Plan de Apoyo a Colima”, con el que se anunciaron medidas para reforzar la seguridad y los programas sociales.

La Federación anunció el envío de más elementos de las Fuerzas Armadas a Manzanillo y la entrega de dos helicópteros.

Luis Cresencio Sandoval, secretario de la Defensa Nacional, informó que se enviarían a 707 elementos más para contribuir en la pacificación del estado. Sin embargo, luego de los hechos violentos en el Cereso, 200 elementos más fueron desplegados, y el 24 de febrero se enviaron 950 integrantes más de la Guardia Nacional y del Ejército.

“El despliegue de personal militar no pacifica ninguna zona y el mejor ejemplo es Michoacán. La llegada de más elementos puede inhibir la violencia por un tiempo, pero como no hay investigación del delito ni sentencias condenatorias, los grupos continúan delinquiendo”, advierte Víctor Hernández.

Publicidad
Publicidad