Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

COVID-19: Chihuahua y Durango, en rojo y a la cabeza en ocupación hospitalaria

En solo una semana, la ocupación de camas generales en Chihuahua se incrementó en casi 10 puntos. Autoridades de ambos estados toman medidas, en tanto el gobierno federal promete enviar apoyo.
mar 03 noviembre 2020 04:20 PM
Chihuahua hospitales
Ante la alta ocupación hospitalaria, el gobierno federal envió dos unidades móviles a Chihuahua para atender a pacientes con COVID-19.

Dos estados que ya regresaron a rojo en el semáforo epidemiológico de COVID-19 están en los primeros lugares de ocupación hospitalaria en el país: Chihuahua y Durango. Ambos estados norteños decidieron retroceder en su reapertura de actividades debido al incremento de hospitalizaciones en sus territorios.

En el caso de Chihuahua, la ocupación de camas generales pasó de 61.19% el 26 de octubre a 70.62% al 1 de noviembre, periodo que coincide con la decisión de frenar la reactivación. En las camas con ventilador, tiene una ocupación de 44.77%, mientras que en las que tienen respirador mecánico y son de cuidados intensivos tiene una de 28.44%, de acuerdo con el registro de la Secretaría de Salud.

Publicidad

El gobernador Javier Corral (PAN) aseguró este lunes que ya no hay capacidad ni camas disponibles. En reunión con las autoridades sanitarias federales, señaló que la ocupación en Ciudad Juárez y Chihuahua supera 90%.

Desde que se detectó el incremento en la ocupación hospitalaria, el gobierno federal ordenó apoyar a Chihuahua, por lo que envió unidades móviles y equipo para atender la situación.

El subsecretario de Promoción y Prevención de la Salud, Hugo López-Gatell, explicó este martes que ya se envió el segundo hospital móvil a la entidad, para dotarla de mayor capacidad para atender a personas enfermas.

"Se expande, con estos dos hospitales móviles federales, 40 camas con ventilador para personas críticamente enfermas, se dotaron también de 50 miembros del personal de salud y 25 adicionales, incluye personal especializado en medicina crítica e inhaloterapia, y también el facilitar la contratación de personal local para que el estado tenga mayor capacidad de respuesta", aseguró en conferencia de prensa.

Publicidad

Durango también decidió este lunes regresar a semáforo rojo. La entidad ocupa el segundo lugar respecto de camas generales con 59.85% y de camas con ventilador en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), y el tercero en camas con ventilador.

El gobernador José Rosas Aispuro (PAN) consideró que la entidad enfrenta la "etapa más difícil" desde que se decretó la emergencia sanitaria por COVID-19. Dijo que tanto las casos como las defunciones van en aumento, mientras que el personal médico está "cansado y desgastado", por lo que decidió adelantar el pase a semáforo rojo para cuidar a la población.

López-Gatell señaló que un reto importante para Durango es que existe poco personal disponible, por lo que más pudiera ser contratado y se va a apoyar al estado movilizando gente de otras entidades.

"También expresamos nuestra solidaridad con el personal de salud del estado de Durango, en general de toda la República, pero luego de Durango, quien ha estado sometido a un importante estrés porque, en proporción a la población y a las necesidades de atención, es un estado que tiene menor número de miembros de personal de salud, históricamente, no estamos hablando de este periodo en particular", dijo.

Publicidad

De acuerdo con la Secretaría de Salud estatal, el estado cuenta con 37 hospitales (generales, de especialidad e integrales) y 1,598 camas censables, lo que corresponde a un índice de 0.87 camas por 1,000 habitantes, mientras que hay disparidades entre regiones sobre el personal médico: mientras que en el sur hay 1.83 médicos por 3,000 habitantes, en la Laguna solo hay 0.52.

"La región Laguna no cumple con el indicador que es de un médico por cada 3,000 habitantes, ya que sus índices son de 0.52. Las regiones norte, noroeste y sur están por encima del indicador, lo anterior deriva en la inferencia de que existe una distribución inadecuada del personal", señala un reporte.

Te puede interesar: México encara COVID-19 con déficit y personal en riesgo

Detalla también que, para el caso del personal de enfermería, los índices en todas las regiones son los adecuados, en tanto que de médicos especialistas en las regiones centro y norte se cumple con el indicador de uno por cada 3,000 habitantes; en el resto de las regiones el indicador está afectado, especialmente en el sur con solamente 0.53 por cada 3,000 habitantes. "Lo anterior nos sugiere un déficit de atención del segundo nivel", reconoce el reporte.

Los cuatro estados con mayor ocupación

A Chihuahua y Durango se suman Nuevo León y la Ciudad de México como las entidades con mayor ocupación hasta el 3 de noviembre. En todas estas entidades se ha registrado un incremento en la tendencia, por lo que se esperan medidas adicionales y de preparación.

Ocupación de camas para hospitalización general:

  • Chihuahua (65.88%)
  • Durango (59.85%)
  • Nuevo León (52.67%)
  • CDMX (51.54%)

Ocupación de camas con ventilador:

  • Nuevo León (50.93%)
  • Chihuahua (44.77%)
  • Durango (41.21%)
  • CDMX (40.64%)

Ocupación de camas con ventilador en UCI:

  • Nuevo León (48.03%)
  • Durango (47.50%)
  • CDMX (37.28%)
  • Chihuahua (28.44%)
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad