Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La Auditoría de NL cede y promete revisar todas las cuentas 2019 pese a epidemia

Aunque en principio el auditor Jorge Galván planteó solo fiscalizar una parte de las cuentas públicas del año pasado, argumentando la contingencia sanitaria, finalmente prometió revisión al 100%.
vie 21 agosto 2020 07:37 PM
Comparecencia en Nuevo León
El auditor Jorge Galván (en la parte superior izquierda) compareció ante los diputados de Nuevo León de forma virtual.

MONTERREY, Nuevo León.— Tras la presión de diputados locales y activistas, la Auditoría Superior del Estado de Nuevo León (ASENL) decretó que todas sus actividades serán consideradas esenciales, lo que implicará que deberá fiscalizar al 100% las cuentas públicas de 2019, a pesar de la emergencia sanitaria causada por el COVID-19.

El anuncio representa un giro de 180 grados respecto de la posición inicial de la ASENL, que quería revisar a solamente el 26% de las instituciones locales, usando como justificación la contingencia por la pandemia de esta enfermedad.

Publicidad

Jorge Galván, titular de la ASENL, cedió este jueves ante la presión de activistas, quienes incluso pedían su renuncia por considerar que no ha dado resultados ni tiene el perfil para el cargo de auditor.

Galván compareció ante la Comisión de Vigilancia del Congreso local y se comprometió a entregar los resultados de las revisiones a las cuentas públicas de 2019 en el transcurso de noviembre.

El funcionario había sido criticado luego de que el 27 de julio se publicara en el Periódico Oficial un acuerdo que emitió la ASENL, en el que señalaba que, de las 145 cuentas públicas, solo se revisarían 18 municipales, 18 de institutos municipales y las correspondientes a la Comisión Estatal de Derechos Humanos y a la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información.

Con esto, dejaría suspendida la revisión de las cuentas correspondientes al gobierno central, al Poder Judicial, al Poder Legislativo, a 69 organismos descentralizados, a tres órganos autónomos, a 33 ayuntamientos y a cinco institutos municipales.

Publicidad

Ante esto, las voces ciudadanas reunidas en la Coalición Anticorrupción acusaron a Galván de “incompetencia” y “falta de compromiso”, por lo que pidieron su dimisión.

“Es claro que la pandemia ha afectado las actividades de todos los sectores (...) Sin embargo, estas circunstancias también sacan a relucir a aquellos oportunistas del servicio público que siguen dependiendo del erario, como es el caso de la Auditoría Superior del Estado, que de marzo a la fecha ha encontrado en la pandemia un sinfín de excusas por no hacer su trabajo”, señaló el bloque en un comunicado, en el que subrayó que la ASENL debe adaptarse a la nueva realidad.

Al respecto, la diputada de Movimiento Ciudadano (MC) y secretaria de la Comisión de Vigilancia, Mariela Saldívar, argumentó que la exigencia de auditar el 100% de las cuentas públicas de 2019 es para que no se queden fuera de la revisión los poderes y las instancias que más recursos ejercen.

De haber prevalecido la posición original de la ASENL, según Saldívar, 83,000 millones de pesos se habrían quedado sin fiscalizar, de los 101,000 millones que formaron parte del presupuesto de Nuevo León en 2019.

“Es muchísimo dinero que se queda fuera”, había advertido la legisladora de MC, antes de que el auditor superior finalmente cambiara de posición.

Publicidad
¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad