Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Artesanas oaxaqueñas pasaron de bordar trajes típicos a cubrebocas

Con la epidemia de COVID-19 vino la cancelación de la fiesta de las Velas de Juchitán y de los pedidos de trajes para Bellezas Juchitecas por lo que las artesanas tuvieron que bordar nuevos productos.
dom 10 mayo 2020 07:00 AM
cubre_color (1).jpg
Artesanas juchitecas elaboran cubrebocas bordados.

Hilos multicolor, agujas, dos bastidores de madera, y creatividad, es lo que requieren 20 mujeres artesanas de Oaxaca para elaborar un cubrebocas y bordarles diseños característicos del Istmo de Tehuantepec, luego de que la pandemia por el coronavirus las dejara sin empleo.

Bellezas Juchitecas es el nombre del grupo de mujeres artesanas que hasta antes de la epidemia se dedicaba a elaborar vestidos típicos y huipiles oaxaqueños para la fiesta de las Velas de Juchitán; sin embargo, el trabajo se terminó cuando comenzaron a cancelarles los pedidos.

Publicidad

Las opciones eran pasar hambre, pedir prestado o innovar. Fue así como se cooperaron entre todas para comprar material e iniciaron con la confección de cubrebocas artesanales que tienen un costo de 100 pesos y son reutilizables.

En entrevista con Expansión Política, Sarahí Flores Rasgado, explicó que la pandemia de coronavirus prácticamente canceló su fuente de trabajo.

“Nos afectó mucho porque nos cancelaron trabajos que ya teníamos que entregar, nuestra economía bajó bastante porque es a lo que nosotros nos dedicamos. Conforme íbamos entregando nuestros trabajos, pero con el coronavirus, nos cancelaron hasta nuevo aviso”.

Y es que por el coronavirus han sido canceladas fiestas patronales, las Velas de Juchitán y todavía está por definirse si se realizará en julio la Guelaguetza 2020, así que para quienes se dedican a confeccionar los trajes típicos, el trabajo está suspendido.

Publicidad

En el caso de Bellezas Juchitecas quedarse sin trabajo representa un problema porque varias de las 20 mujeres artesanas son jefas de familia y los esposos de otras más, van al día. En el caso de Sarahí, ella es madre de dos niñas, una de 11 y otra de cuatro años.

“Entre las mujeres que estamos hicimos una pequeña cooperación para poder sacar lo que es la materia prima, no teníamos contemplado hacer bastantes piezas, solo hicimos una demostración para que se conociera cómo está hecho nuestro trabajo”, explicó.

Para la confección de un cubrebocas artesanal se requieren tres telas: una cubierta de algodón, un pellón blanco y un satín, en éste último es donde plasman los bordados que antes ibaN en vestidos, faldas y blusas. Cada pieza les toma hasta ocho horas para su confección.

“El bordado es a mano. Ahora con los pedidos que tenemos estamos sentadas desde las 8 de la mañana hasta 9-10 de la noche”, comentó.

Cubrebocas

En un año normal, las mujeres dedicaban los meses de marzo, abril y mayo para elaborar entre tres y cinco trajes regionales, pero este 2020 no fue así porque fueron sorprendidas por el COVID-19; ahora están trabajando para cumplir con los pedidos de cubrebocas que les están realizando.

Publicidad

“Estábamos acostumbradas a realizar trajes tradicionales, ya sabíamos qué tiempo necesitábamos para terminar los trajes y entregarlos; hacer cubrebocas nos desconcertó un poquito, pero ahorita ya le estamos agarrando la manera más fácil”, compartió Sarahí Flores.

Para elaborar un cubreboca tuvieron que replicar los tamaños y formas de uno desechable, pero mejorándolo, incluso recibió la asesoría de un amigo enfermero de la Ciudad de México para que le explicara sobre qué medidas debía incluir en el artículo para que funcionara para protegerse del coronavirus.

¿Qué es el coronavirus? | #Clip

La artesana oaxaqueña de 26 años compartió que desde los 17 aprendió a bordar trajes típicos, faldas, huipules y rebozos con ayuda de sus familiares.

Si alguien quiere comprar un cubrebocas, solo necesita pagar el 50% y solicitarlo al número de Whats App 971-105-71-84.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad