Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El coronavirus apaga la actividad en el corazón de Nuevo León

Para prevenir la propagación del COVID-19, las autoridades ordenaron el cierre de cines, bares y casinos. El gobernador de Nuevo León prevé que el virus golpee con fuerza a la economía local.
dom 22 marzo 2020 07:00 AM
COVID-19 en Monterrey
Algunas de las paredes de Monterrey ya registran el paso del COVID-19.

MONTERREY, Nuevo León.— Negocios cerrados, calles casi desiertas y patrullajes de las fuerzas de seguridad se han vuelto parte del panorama cotidiano en Monterrey después de la llegada del COVID-19 a México.

Como otras ciudades del país, la capital de Nuevo León ha resentido el paso del nuevo coronavirus, cuya eventual propagación es en estos días el principal tema de interés para las autoridades de todos los niveles.

Publicidad

En el caso del corazón de Nuevo León, para intentar prevenir los contagios no solamente se han puesto en marcha medidas ordenadas por el gobierno estatal —como el cierre temporal de cines, bares, casinos y antros—, sino que el municipio de Monterrey también realiza operativos para vigilar que no se lleven a cabo aglomeraciones de personas.

Así, policías patrullan en los alrededores de parques públicos y funcionarios municipales revisan que los establecimientos se mantengan cerrados. Estos últimos incluso tienen la facultad de imponer multas y hasta de cancelar permisos a los locales que desacaten las disposiciones de la Secretaría de Salud estatal.

El 11 de marzo, la dependencia confirmó el primer caso de coronavirus en Nuevo León.

Para el martes pasado, su titular, Manuel de la O Cavazos, informó que en tan solo ocho días el número de casos detectados en la entidad ascendió a 14, todos ellos concentrados en San Pedro Garza García, un municipio que colinda con Monterrey y que forma parte de su zona metropolitana.

Verdades y mentiras sobre el coronavirus

Publicidad

“El 80% de los pacientes son casos leves, el 14% tiene enfermedad grave y un 6% de esos pacientes se puede poner muy grave”, dijo el funcionario ante medios.

El gobernador Jaime Rodríguez Calderón aseguró que el cierre de establecimientos y espacios públicos fue una decisión consensuada con los alcaldes. Además, respaldó el que los municipios multen o cancelen los permisos de los establecimientos que desacaten la medida, que estará vigente hasta nuevo aviso.

“En la facultad que tiene el sistema de seguridad de salud, nos recomendó que los cines, casinos y los salones de fiesta tengan también un receso en su actividad hasta nuevo aviso, y eso hasta que las autoridades lo determinen. Recibimos la confianza de los presidentes municipales”, dijo.

Publicidad

El jueves, después de reunirse con los gobernadores de Coahuila y de Tamaulipas, Rodríguez Calderón reconoció que la situación tendrá un impacto económico tanto para Monterrey como para todo Nuevo León, por lo que se necesitará apoyo del gobierno federal.

Lee: Coahuila, NL y Tamaulipas anuncian cierres y operativo en la frontera con EU

Adrián de la Garza, el alcalde de Monterrey, se ha sumado al cierre temporal de establecimientos como una medida para prevenir la propagación del COVID-19, que se da a poco más de un año de que en el estado se realicen elecciones locales.

Por separado, el alcalde de San Pedro Garza García, Miguel Treviño, se declaró en estado de emergencia, por lo que incluso suspendió permisos para eventos sociales como bodas, fiestas de 15 años, despedidas y torneos.

Más aún, el municipio analiza el cierre temporal de hoteles, restaurantes y estéticas.

“(Por lo pronto) se ordena el cierre de bares, cantinas, centros de espectáculos deportivos o recreativos, centros nocturnos, centros sociales, cervecerías, clubes sociales, discotecas, gimnasios y mercados públicos”, dijo recientemente.

“(San Pedro Garza García) es un municipio que, por las características de su población, ha estado más conectado con otras partes del mundo que han vivido ya una etapa más adelantada en el avance de este virus. En la medida en que controlamos en el municipio la expansión del virus, estamos más cerca de salir adelante”, agregó.

El municipio regiomontano es uno de los más ricos del país y uno de los que tienen mejor percepción de seguridad pública, pero hoy por hoy su principal preocupación es la de que sus habitantes mantengan la salud y no se vean afectados por un virus que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya declaró una pandemia.

¿Qué ocurre en el país?
Recibe la información más relevante del gobierno y la sociedad.

Publicidad
Publicidad
Publicidad